eldiario.es

9

Con el agua al cuello

21 Comentarios

Las razones del minuto y medio de aplausos de los diputados del PP y el triunfalismo del Gobierno al finalizar el debate sobre el estado de la nación han durado 24 horas. A la Comisión Europea le han bastado 45 minutos para dejar en ridículo a Rajoy y mostrarnos de nuevo a los ciudadanos que tenemos un presidente que nos miente. El déficit de 2012 superará el 10%, más de 3 puntos por encima del triunfalista "no llegará al 7%" que exhibió Rajoy en sede parlamentaria, más de 30.000 millones de euros de desfase que nos condenan sin remisión a más recortes, a más dolor, porque este Gobierno ya ha demostrado que no tiene alternativa alguna al hachazo, pese a quedar en evidencia que es un camino suicida.

La enmienda de la Comisión Europea a las previsiones de Rajoy es completa: el paro y la deuda volverán a dispararse en este ejercicio, del crecimiento prometido tras tanto sacrificio no hay señales y la receta vuelve a ser que suframos los de siempre.

Estamos a finales de febrero y la cifra oficial de déficit de 2012 continúa siendo un misterio. Si creemos a Bruselas, superará el 10%. Si pudiéramos creer a Rajoy, no llegaría al 7%. La diferencia está en la millonada para la banca que no iba a contar en déficit (Guindos, dixit). Diferencias aparte, la realidad es que en febrero no hay cifra oficial. Recordemos que el principal reproche del PP al Gobierno anterior es que se fue de Moncloa en diciembre de 2011 sin acertar con la cifra de déficit del ejercicio aún no finalizado. Y que de sus previsiones a la realidad hubo una desviación.

Si todo aquello era razón suficiente para cambiar de Gobierno. ¿Qué debemos hacer con un Ejecutivo que ha dictado recortes insufribles para la ciudadanía con la única finalidad de reducir el déficit y acaba su primer año de mandato con una cifra superior a la que heredó del Gobierno Zapatero (9,3 en 2011, incluidas ayudas a la banca, y 10,2 en 2012, incluidas ayudas a la banca)?

Si sólo fueran incapaces para reconducir la economía del país, sería ineficacia. Pero si recordamos lo que dijeron de sus predecesores, se convierte en soberbia. Y si añadimos las mentiras diarias sobre caso Bárcenas, lo que tenemos es indecencia.

Los salvavidas no saben nadar. No estamos con la cabeza fuera del agua, estamos con el agua al cuello.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha