eldiario.es

9

España importa el talento de las científicas africanas

Nueve investigadoras africanas llegan a cinco centros españoles para desarrollar sus proyectos

"Estas mujeres han tenido que sortear todo tipo de dificultades para poder convertirse en investigadoras de primera línea", explica la coordinadora del proyecto Anna Fumarola

Solo el 24% de los científicos africanos son mujeres, aunque en algunos países como Kenia o Sudáfrica superan el 40%, por encima del 39% en España

Nueve investigadoras africanas trabajaran durante seis meses en centros de excelencia españoles

Nueve investigadoras africanas trabajarán durante seis meses en centros de excelencia españoles

"Dedicarse a la ciencia, especialmente si eres una mujer, no es una tarea fácil en Senegal". Coumba Niang nació en Senegal y desde muy pequeña tuvo claro que quería ser científica. Hoy, esta investigadora del Laboratorio de Física de la Atmósfera y el Océano Simeon Fongang (Nigeria), tiene dos máster y un doctorado en física, además de hablar con fluidez inglés, francés y español. Niang es la más joven de las nueve investigadoras africanas que durante las próximas semanas viajarán a España para trabajar en cinco centros de excelencia. Lo hacen gracias al proyecto Ellas investigan de la fundación Mujeres por África.

La carrera de Niang, al igual que la del resto de científicas becadas por la fundación, no ha sido fácil. "Estas mujeres han tenido que sortear todo tipo de dificultades para poder convertirse en investigadoras de primera línea", explica Anna Fumarola, coordinadora y principal responsable del proyecto. En el continente africano existe talento científico, pero las posibilidades de desarrollar una carrera investigadora varían mucho de un país a otro. Mientras que en países como como Mali o Etiopía, las mujeres científicas ni siquiera alcanzan el 20% del total, en otros países como Egipto, Kenia o Sudáfrica suponen el 40%, superando a España, con cerca de un 39%

Poco acceso a equipos de última tecnología

Precisamente de Sudáfrica es otra de las científicas becadas, la doctora Nosipho Moloto, quien reconoce que, aunque para ella "quizás no ha sido tan difícil", aún están "un paso por detrás de los países más desarrollados". Tanto Niang como Moloto tienen que enfrentarse a limitaciones a la hora de desarrollar su trabajo, "especialmente cuando se trata de equipos de última tecnología, herramientas computacionales o acceso a revistas de impacto", explican ambas científicas a eldiario.es. Sin embargo, lejos de clichés y estereotipos, la ciencia africana continua creciendo y abarcando diversos campos de investigación, como la creación de nuevos materiales para hacer paneles solares más eficientes o el estudio de modelos climáticos a escala global.

Éste es uno de los temas en los que la doctora Niang va a trabajar en el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT). El trabajo de esta investigadora se centrará principalmente en el estudio de la variabilidad estacional de los monzones en África Occidental, ya que las precipitaciones debidas al monzón son muy importantes para las poblaciones locales desde un punto de vista socioeconómico. "La investigación y la comprensión de esta variabilidad estacional supone un primer paso para la mejora de la predicción de los períodos secos y húmedos en África Occidental, lo que será muy útil en la toma de decisiones", asegura Niang.

Abengoa inaugura en Sudáfrica la mayor planta termosolar de África

La mayor planta solar de Sudáfrica EFE

La doctora Moloto trabajará en el Instituto de Ciencias Fotónicas, tratando de caracterizar nuevos materiales que sirvan para crear paneles solares más eficientes. El desarrollo de nuevas fuentes de energía es algo particularmente importante en Sudáfrica, donde gran parte de la producción de energía proviene del carbón y existe una necesidad acuciante de diversificar el mercado energético. "En pocas palabras, la energía solar es un imperativo nacional en Sudáfrica", asegura Moloto.

"Motivación y confianza sin límite"

Junto a estas dos investigadoras, otras siete científicas trabajarán durante un periodo de seis meses en cinco centros españoles con proyectos que están íntimamente ligados a las necesidades de sus respectivos países, como el estudio del papel de los mosquitos en la propagación de enfermedades, la caracterización de compuestos bioactivos de plantas medicinales o la creación de nanosensores para detectar la calidad del agua.

Pero además de potenciar los proyectos de investigación de estas científicas, otro de los objetivos de la fundación es potenciar las redes de colaboración científica entre mujeres. Según Anna Fumarola, el establecimiento de relaciones, no solo con centros españoles, sino también entre centros africanos, "es fundamental para impulsar el papel de la mujer en la investigación del continente". Fumarola confía en que el proyecto tenga una segunda edición y que se consigan los objetivos propuestos. "Éstas mujeres tienen una motivación y una confianza que no tiene limite, y son la clave y la garantía de que la ciencia se traduzca en beneficios para el continente africano".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha