eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

FOTOGALERÍA: Entrega de restos de víctimas por la dictadura fallecidos en la cárcel de Valdenoceda

- PUBLICIDAD -
Luis Ríos Frutos, Biólogo y miembro de la Comisión Docente de Antropología de la Universidad Autónoma de Madrid, introduce en una furgoneta los restos de los exhumados, a entregar el día siguiente | Álvaro Minguito \ DISO Press

Luis Ríos Frutos, biólogo y miembro de la Comisión Docente de Antropología de la Universidad Autónoma de Madrid, introduce en una furgoneta los restos de los exhumados, a entregar el día siguiente | Álvaro Minguito \ DISO Press

Homenaje y acto de entrega de restos de 23 fallecidos en la cárcel de Valdenoceda, organizado por la Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda (Burgos), en el mismo lugar donde se exhumaron sus restos | Álvaro Minguito \ DISO Press

Homenaje y acto de entrega de restos de 23 fallecidos en la cárcel de Valdenoceda, organizado por la Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda (Burgos), en el mismo lugar donde se exhumaron sus restos | Álvaro Minguito \ DISO Press

La antigua cárcel de Valdenoceda, centro de exterminio para republicanos, como fue calificada por sus prisioneros, estuvo en funcionamiento entre 1938 y 1943. Al menos 152 de ellos fallecieron allí de hambre y frío. / Álvaro Minguito | DISOPRESS

La antigua cárcel de Valdenoceda, centro de exterminio para republicanos, como fue calificada por sus prisioneros, estuvo en funcionamiento entre 1938 y 1943. Al menos 152 de ellos fallecieron allí de hambre y frío | Álvaro Minguito \ DISOPRESS

Cementerio de Valdenoceda, lugar donde se localizó la fosa común de los fallecidos en la cárcel, de los que ya han sido identificados 49 de los exhumados. / Álvaro Minguito | DISOPRESS

Cementerio de Valdenoceda, lugar donde se localizó la fosa común de los fallecidos en la cárcel, de los que ya han sido identificados 49 de los exhumados | Álvaro Minguito \ DISOPRESS

Algunos de los familiares solicitaron una misa en recuerdo de los represaliados. En la imagen, el cura ofrece un responso a los fallecidos republicanos en presencia de los restos de éstos. / Álvaro Minguito | DISOPRESS

Algunos de los familiares solicitaron una misa en recuerdo de los represaliados. En la imagen, el cura ofrece un responso a los fallecidos republicanos en presencia de los restos de éstos | Álvaro Minguito \ DISO Press

Los familiares observan el listado de los fallecidos en la cárcel, provenientes de distintas partes de España. En primer plano, los restos de algunos de ellos, cubiertos por la bandera republicana en homenaje a su memoria. / Álvaro Minguito | DISOPRESS

Los familiares observan el listado de los fallecidos en la cárcel, provenientes de distintas partes de España. En primer plano, los restos de algunos de ellos, cubiertos por la bandera republicana en homenaje a su memoria | Álvaro Minguito \ DISOPRESS

Los familiares de los represaliados que pasaron sus últimos días en la cárcel de Valdenoceda, en el homenaje / Álvaro Minguito | DISOPRESS

Los familiares de los represaliados que pasaron sus últimos días en la cárcel de Valdenoceda, en el homenaje | Álvaro Minguito \ DISOPRESS

En el centro, Nora Cortiñas, de las Madres de la Plaza de Mayo, y Ana Messuti, miembro del equipo de abogados de la Querella Argentina en España, durante el acto de entrega de los restos de 23 presos muertos en Valdenoceda, Burgos | Álvaro Minguito \ DISO Press

En el centro, Nora Cortiñas, de las Madres de la Plaza de Mayo, y Ana Messuti, miembro del equipo de abogados de la Querella Argentina en España, durante el acto de entrega de los restos de 23 presos muertos en Valdenoceda, Burgos | Álvaro Minguito \ DISO Press

José María González, impulsor de la Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda e hijo de uno de los allí fallecidos, entrega los restos de otro de los exhumados a su familiar. | Álvaro Minguito \ DISO Press

José María González, impulsor de la Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda e hijo de uno de los allí fallecidos, entrega los restos de otro de los exhumados a su familiar. | Álvaro Minguito \ DISO Press

Un momento del homenaje en Valdenoceda, al acudieron más de un centenar de personas venidas de distintas partes de España | Álvaro Minguito \ DISO Press

Un momento del homenaje en Valdenoceda, al que acudieron más de un centenar de personas venidas de distintas partes de España | Álvaro Minguito \ DISO Press

Dos familares de los identificados, naturales de Jaén, con los restos de sus familiares | Álvaro Minguito \ DISO Press

Dos familares de los identificados, naturales de Jaén, con los restos de sus familiares | Álvaro Minguito \ DISO Press

Los restos de 12 de los identificados son enterrados en el panteón en memoria de los republicanos fallecidos en la cárcel, construido en el cementerio donde fueron exhumados, junto a la iglesia de Valdenoceda | Álvaro Minguito \ DISO Press

Los restos de 12 de los identificados son enterrados en el panteón construido en el cementerio donde fueron exhumados, junto a la iglesia de Valdenoceda, en memoria de los republicanos fallecidos en la cárcel | Álvaro Minguito \ DISO Press

Nora Cortiñas, de las Madres de la Plaza de Mayo, y Ana Messuti, miembro del equipo de abogados de la Querella Argentina en España, caminan junto el resto de familiares hacía el edificio en ruinas donde se instalo la cárcel de Valdenoceda entre 1938 y 1943 | Álvaro Minguito \ DISO Press

Nora Cortiñas, de las Madres de la Plaza de Mayo, y Ana Messuti, miembro del equipo de abogados de la Querella Argentina en España, caminan junto el resto de familiares hacía el edificio en ruinas donde se instaló la cárcel de Valdenoceda entre 1938 y 1943 | Álvaro Minguito \ DISO Press

Dos familiares de los fallecidos en la cárcel contemplan una de sus galerías, en la planta baja. Por debajo transcurre el río Ebro, donde se encontraban las celdas de castigo y a veces los allí enviados soportaban el agua a la altura del cuello | Álvaro Minguito \ DISO Press

Dos familiares de los fallecidos en la cárcel contemplan una de sus galerías, en la planta baja. Por debajo transcurre un canal del río Ebro, y era el lugar donde se encontraban las celdas de castigo. En muchas ocasiones los allí enviados soportaron el agua a la altura de la cintura o el cuello | Álvaro Minguito \ DISO Press

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha