eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El viaje de la Inmaculada Concepción de María por la avenida de la fantasía

- PUBLICIDAD -
El viaje de la Inmaculada Concepción de María por la avenida de la fantasía

El viaje de la Inmaculada Concepción de María por la avenida de la fantasía

Tan pronto como llega diciembre a la Virgen de la Inmaculada Concepción de María se le puede ver de pie bajo una cascada de luces, atravesando las pirámides de Egipto o demostrando que también ella puede caminar sobre el agua, todo en una misma avenida en Nicaragua.

Este año, a pesar de la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano, no ha sido la excepción, y uno puede observar a la mismísima "madre de Dios" bajo luces, como toda una estrella de rock.

Las múltiples versiones de la "Purísima", como prefieren llamarla los nicaragüenses, se encuentran en la Avenida de Bolívar a Chávez, ubicada en el antiguo centro de Managua, el punto más iluminado de Nicaragua por estos días.

Cada imagen permanece estática en su altar, pero los fantasiosos arreglos parecen llevar a la Virgen de la Inmaculada Concepción en un viaje por mundos distintos, unos impactantes, otros inverosímiles, que pasan por delante de los ojos como una película sin los rigores de la edición.

Y aunque flores son las que más se repiten, no es como si fuera un paseo por el jardín, al contrario podría ser una experiencia trepidante, al punto que la Purísima unas veces parece haber olvidado su corona de estrellas en la escena anterior, y en otras se olvida de la media luna, eso sí, casi nunca de sus ángeles.

En unos altares se le ve imponente y dominante, en otros se confunde entre las flores y telas, o entre miles de platos de barro. Aparece viendo al cielo, o intercambia miradas con los curiosos.

Si lo surreal no es suficiente, de pronto aparece en la escena Santa Claus y árboles de Navidad que la Virgen María no imaginó, junto a cajas de regalos gigantes e imágenes luminosas de ángeles de hasta cinco metros de altura.

Es un escenario que se extiende por más de un kilómetro a ambos lados de la vía, ante el que es imposible ser indiferente.

Hasta el año pasado la exhibición atraía a tantas personas, que los seis carriles de la avenida se colmaban de gente y de vehículos, especialmente por la noche, con las clásicas imágenes de niños y familiares señalando los elementos más atractivos de cada altar.

Este año, en medio de la crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos en protestas antigubernamentales, las visitas son menos y uno se desplaza con holgura por el lugar. Que los altares sean puestos por el Gobierno tampoco ayuda.

A pesar del derroche de creatividad observado en los altares, estos tampoco transmiten la energía y suntuosidad de años anteriores, cuando algunos de los escenarios incluso ofrecían interacción con los curiosos, y los hacían sentirse parte de esos viajes fantasiosos de la "Purísima".

Pero el brío se mantiene, las personas de alguna manera siguen llegando y dejándose maravillar, y la Inmaculada Concepción de María continúa allí cada inicio de diciembre, exhibiendo su viaje por la avenida de la fantasía, siempre con su vestimenta azul y blanco.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha