Las bajas y la relajación de las cuarentenas multiplican la carga de trabajo de los profesores

Entre bajas, alguna ausencia voluntaria de alumnado y un cierto temor en el profesorado y las familias, ha vuelto el colegio. En el primer día de cole de este 2022, marcado por la relajación a la hora de aplicar cuarentenas en las aulas, los protagonistas han sido los recuentos. Recuentos de bajas, en concreto, especialmente de docentes, para evaluar el estado de las plantillas y los estragos que ómicron haya podido causar estas navidades de incidencia disparada.

Los menores de 12 años solo tendrán que guardar cuarentena si hay cinco o más positivos en su clase

Saber más

La situación varía mucho por barrios, desde centros sin bajas hasta aquellos que han sufrido muchas. En Navarra, la mitad de los 437 profesores que estaban de baja por el coronavirus la han registrado este lunes. En Cantabria, en la última semana han caído otros 182 docentes. Galicia ha notificado 800 ausencias de profesores (13.000 en toda la comunidad educativa, incluyendo alumnado y otros trabajadores) y Catalunya, otras 2.000. La incidencia es tan dispar como que las bajas en la Comunitat Valenciana apenas suponen un 0,6% entre los profesores mientras que en Madrid, a falta de datos oficiales, CCOO habla del 6% de la plantilla y en Córdoba el CSIF lo eleva hasta el 10%.

CCOO ha realizado un primer cálculo a nivel nacional que habla de que entre el 4% y el 6% del profesorado no ha acudido a su centro en la primera jornada del trimestre debido a la COVID, cifra que según la organización aún está por subir. Los directores de Secundaria, agrupados en la federación de asociaciones de directivos de centros públicos Fedadi, hablan de “entre un 7% y un 8% de bajas”, cifra que, admiten, es inferior a los cálculos previos que habían realizado, que subían hasta el 20% en el peor escenario posible.

“Se redobla el trabajo del profesorado”

Pero más allá de los datos concretos y puntuales, los directores alertan: la relajación de las condiciones necesarias para poner en cuarentena a una clase entera supone un quebradero de cabeza para ellos y exige –o, mejor dicho, aumenta la exigencia ya existente– agilizar los procesos de sustitución de docentes de baja. “Ahora no se confinan los grupos enteros hasta que hay cinco alumnos de baja”, explica Vicent Mañes, presidente de la federación de directores de colegios públicos de infantil y primaria Fedeip, “lo que quiere decir que se redobla el trabajo del profesorado porque hay que atender doblemente al alumnado que asiste a clase y al que no enviando tareas, implementando trabajos en las plataformas digitales...”, explica.

Hasta ahora, con alguna salvedad (por ejemplo, en Extremadura se enviaba a casa a las filas de delante y detrás de donde se sentara un contagiado), se confinaba a clases enteras, de manera que el docente podía atender a todo el alumnado a distancia.

“Lo más perentorio es que se sustituyan las bajas, aunque sean solo de siete días”, coincide el representante de los directivos de Secundaria, Toni González Picornell. “En centros de 150 profesores actualmente hablamos de 10-11 ausencias, es primordial trabajar con las sustituciones para poder atender de la mejor manera posible al alumnado”, sostiene, mientras valora positivamente que la información que les llega habla de “una predisposición de las comunidades autónomas para adjudicar estas sustituciones de la manera más ágil”.

La predisposición, al menos verbal, está ahí. “Estamos haciendo un gran esfuerzo para cubrir las bajas de inmediato”, ha comentado este lunes el consejero gallego de Educación, Román Rodríguez, “pero es posible que en los próximos días aumenten”. Rodríguez ha informado de que de las 800 bajas de profesorado registradas en la región se han sustituido ya a 700 personas. Su homóloga cántabra, Marina Lombó, se ha manifestado en términos parecidos: “El departamento es capaz de afrontarlo. No es novedoso”, y ha explicado que a principios de curso ya tuvieron que tramitar 400 sustituciones en una semana. En Extremadura la Junta informó de que este mismo lunes ha llamado ya a 250 docentes para sustituir bajas y vacantes. El Departament d'Educació catalán ha realizado este lunes 1.517 nombramientos de sustitutos, que se suman a los 571 del viernes.

Maribel Loranca, responsable del sector educativo de UGT, señala que la situación está siendo desigual por comunidades. “Las hay, como Castilla-La Mancha, que ya se preocuparon por esta cuestión la semana pasada” y estaban más preparadas para afrontar las bajas, aunque “luego la realidad te puede atropellar”. Porque también los docentes, como todas las demás personas, tienen dificultades administrativas para gestionar sus bajas ante el colapso generalizado de la Atención Primaria, recuerda Loranca. Y una baja sin tramitar es una baja sin sustituir.

“El alumnado va retrasado con la vacunación”

En cualquier caso, las numerosas bajas han recuperado el debate acerca de las plantillas docentes, que este pasado verano sufrieron un recorte en muchas comunidades respecto al curso anterior, cuando se reforzaron para desdoblar clases y reducir las ratios de alumnado por aula. “Sería importante también, además de cubrir las bajas, aumentar los recursos personales, que este año han decrecido mucho en algunas comunidades y en otras han desaparecido, volviendo a las cifras del periodo prepandemia. Necesitamos a todo el profesorado”, recuerda Mañes.

“Nos precipitamos a la hora de relajar las medidas” en este curso, insiste Loranca en un discurso que comparte la comunidad educativa en su conjunto.

La otra gran reivindicación para el trimestre, en este caso exclusiva de los directores de Primaria, es que se agilice la vacunación en el grupo de entre 5 y 11 años. “Aunque el profesorado ya está prácticamente todo con la tercera dosis, el alumnado va retrasado”, explica Mañes. Las cifras parecen darle la razón: en esa franja etaria la inoculación oscila entre el 20% de las Islas Baleares y el 54% de Galicia, la comunidad más aplicada en este apartado.

Con información de las ediciones de elDiario.es de Castilla La Mancha, Comunitat Valenciana, Cantabria, Extremadura, Galicia y Navarra.

Entre bajas, alguna ausencia voluntaria de alumnado y un cierto temor en el profesorado y las familias, ha vuelto el colegio. En el primer día de cole de este 2022, marcado por la relajación a la hora de aplicar cuarentenas en las aulas, los protagonistas han sido los recuentos. Recuentos de bajas, en concreto, especialmente de docentes, para evaluar el estado de las plantillas y los estragos que ómicron haya podido causar estas navidades de incidencia disparada.

Los menores de 12 años solo tendrán que guardar cuarentena si hay cinco o más positivos en su clase

Saber más

La situación varía mucho por barrios, desde centros sin bajas hasta aquellos que han sufrido muchas. En Navarra, la mitad de los 437 profesores que estaban de baja por el coronavirus la han registrado este lunes. En Cantabria, en la última semana han caído otros 182 docentes. Galicia ha notificado 800 ausencias de profesores (13.000 en toda la comunidad educativa, incluyendo alumnado y otros trabajadores) y Catalunya, otras 2.000. La incidencia es tan dispar como que las bajas en la Comunitat Valenciana apenas suponen un 0,6% entre los profesores mientras que en Madrid, a falta de datos oficiales, CCOO habla del 6% de la plantilla y en Córdoba el CSIF lo eleva hasta el 10%.

CCOO ha realizado un primer cálculo a nivel nacional que habla de que entre el 4% y el 6% del profesorado no ha acudido a su centro en la primera jornada del trimestre debido a la COVID, cifra que según la organización aún está por subir. Los directores de Secundaria, agrupados en la federación de asociaciones de directivos de centros públicos Fedadi, hablan de “entre un 7% y un 8% de bajas”, cifra que, admiten, es inferior a los cálculos previos que habían realizado, que subían hasta el 20% en el peor escenario posible.

“Se redobla el trabajo del profesorado”

Pero más allá de los datos concretos y puntuales, los directores alertan: la relajación de las condiciones necesarias para poner en cuarentena a una clase entera supone un quebradero de cabeza para ellos y exige –o, mejor dicho, aumenta la exigencia ya existente– agilizar los procesos de sustitución de docentes de baja. “Ahora no se confinan los grupos enteros hasta que hay cinco alumnos de baja”, explica Vicent Mañes, presidente de la federación de directores de colegios públicos de infantil y primaria Fedeip, “lo que quiere decir que se redobla el trabajo del profesorado porque hay que atender doblemente al alumnado que asiste a clase y al que no enviando tareas, implementando trabajos en las plataformas digitales...”, explica.

Hasta ahora, con alguna salvedad (por ejemplo, en Extremadura se enviaba a casa a las filas de delante y detrás de donde se sentara un contagiado), se confinaba a clases enteras, de manera que el docente podía atender a todo el alumnado a distancia.

“Lo más perentorio es que se sustituyan las bajas, aunque sean solo de siete días”, coincide el representante de los directivos de Secundaria, Toni González Picornell. “En centros de 150 profesores actualmente hablamos de 10-11 ausencias, es primordial trabajar con las sustituciones para poder atender de la mejor manera posible al alumnado”, sostiene, mientras valora positivamente que la información que les llega habla de “una predisposición de las comunidades autónomas para adjudicar estas sustituciones de la manera más ágil”.

La predisposición, al menos verbal, está ahí. “Estamos haciendo un gran esfuerzo para cubrir las bajas de inmediato”, ha comentado este lunes el consejero gallego de Educación, Román Rodríguez, “pero es posible que en los próximos días aumenten”. Rodríguez ha informado de que de las 800 bajas de profesorado registradas en la región se han sustituido ya a 700 personas. Su homóloga cántabra, Marina Lombó, se ha manifestado en términos parecidos: “El departamento es capaz de afrontarlo. No es novedoso”, y ha explicado que a principios de curso ya tuvieron que tramitar 400 sustituciones en una semana. En Extremadura la Junta informó de que este mismo lunes ha llamado ya a 250 docentes para sustituir bajas y vacantes. El Departament d'Educació catalán ha realizado este lunes 1.517 nombramientos de sustitutos, que se suman a los 571 del viernes.

Maribel Loranca, responsable del sector educativo de UGT, señala que la situación está siendo desigual por comunidades. “Las hay, como Castilla-La Mancha, que ya se preocuparon por esta cuestión la semana pasada” y estaban más preparadas para afrontar las bajas, aunque “luego la realidad te puede atropellar”. Porque también los docentes, como todas las demás personas, tienen dificultades administrativas para gestionar sus bajas ante el colapso generalizado de la Atención Primaria, recuerda Loranca. Y una baja sin tramitar es una baja sin sustituir.

“El alumnado va retrasado con la vacunación”

En cualquier caso, las numerosas bajas han recuperado el debate acerca de las plantillas docentes, que este pasado verano sufrieron un recorte en muchas comunidades respecto al curso anterior, cuando se reforzaron para desdoblar clases y reducir las ratios de alumnado por aula. “Sería importante también, además de cubrir las bajas, aumentar los recursos personales, que este año han decrecido mucho en algunas comunidades y en otras han desaparecido, volviendo a las cifras del periodo prepandemia. Necesitamos a todo el profesorado”, recuerda Mañes.

“Nos precipitamos a la hora de relajar las medidas” en este curso, insiste Loranca en un discurso que comparte la comunidad educativa en su conjunto.

La otra gran reivindicación para el trimestre, en este caso exclusiva de los directores de Primaria, es que se agilice la vacunación en el grupo de entre 5 y 11 años. “Aunque el profesorado ya está prácticamente todo con la tercera dosis, el alumnado va retrasado”, explica Mañes. Las cifras parecen darle la razón: en esa franja etaria la inoculación oscila entre el 20% de las Islas Baleares y el 54% de Galicia, la comunidad más aplicada en este apartado.

Con información de las ediciones de elDiario.es de Castilla La Mancha, Comunitat Valenciana, Cantabria, Extremadura, Galicia y Navarra.

Entre bajas, alguna ausencia voluntaria de alumnado y un cierto temor en el profesorado y las familias, ha vuelto el colegio. En el primer día de cole de este 2022, marcado por la relajación a la hora de aplicar cuarentenas en las aulas, los protagonistas han sido los recuentos. Recuentos de bajas, en concreto, especialmente de docentes, para evaluar el estado de las plantillas y los estragos que ómicron haya podido causar estas navidades de incidencia disparada.

Los menores de 12 años solo tendrán que guardar cuarentena si hay cinco o más positivos en su clase

Saber más

La situación varía mucho por barrios, desde centros sin bajas hasta aquellos que han sufrido muchas. En Navarra, la mitad de los 437 profesores que estaban de baja por el coronavirus la han registrado este lunes. En Cantabria, en la última semana han caído otros 182 docentes. Galicia ha notificado 800 ausencias de profesores (13.000 en toda la comunidad educativa, incluyendo alumnado y otros trabajadores) y Catalunya, otras 2.000. La incidencia es tan dispar como que las bajas en la Comunitat Valenciana apenas suponen un 0,6% entre los profesores mientras que en Madrid, a falta de datos oficiales, CCOO habla del 6% de la plantilla y en Córdoba el CSIF lo eleva hasta el 10%.