Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Los clérigos iraníes que apagan los incendios de las relaciones

Clérigos asesoran por teléfono o internet a los iraníes más píos sobre una gran variedad de asuntos personales en el Centro Nacional de Respuesta a Preguntas Religiosas de la ciudad de Qom (Irán).

EFE

0

Su profesión puede asemejarse a la de los bomberos, pero su herramienta es el Corán y no el agua. Miles de clérigos en Irán se dedican a responder basándose en las normas islámicas las sensibles dudas que amenazan con destruir el hogar de los más creyentes.

Las infinitas preguntas de los musulmanes más píos de la República Islámica han dado lugar a la apertura de una multitud de centros especializados en asesorar sobre un gran abanico de temas entre los que destacan los problemas en el seno del matrimonio o de la familia o las relaciones premaritales.

"La gente realmente necesita nuestro consejo, esto es como un parque de bomberos", asegura a Efe Mohamad Hoseiní, un clérigo de 38 años que desde hace un lustro desempeña esta función en el Centro Nacional de Respuesta a Preguntas Religiosas de la ciudad santa de Qom, el principal del país.

Sentado en su cabina frente a un teléfono y un ordenador, Hoseiní destaca la importancia de responder con delicadeza para calmar situaciones de peligrosas consecuencias.

LA SOLUCIÓN EN LA RELIGIÓN

"A veces las personas que llaman están a punto de suicidarse o cometer una locura. Hablamos con ellos y mediante las soluciones que ha dado nuestra religión los convencemos y calmamos", explica.

El libro sagrado del islam es la principal herramienta para resolver las dudas, pero también lo son los dichos de los imanes chiíes, la historia del islam y en general los conceptos de moralidad aceptados en la República Islámica.

Tras el triunfo de la Revolución Islámica de 1979 se estableció en Irán un sistema teocrático que basó su legislación en la "sharía" o ley islámica y que impuso una normas morales que abarcan desde la segregación de sexos, la obligatoriedad del velo para la mujeres o la prohibición del alcohol.

Esta moralidad requiere en ocasiones de la opinión de los expertos de estos centros de consulta, que han obtenido un certificado para realizar esa función.

Hoseiní, quien estudió en uno de los famosos seminarios chiíes de Qom, señala que a veces los temas resultan "tan delicados" que la persona se encuentra en una encrucijada entre suicidarse o seguir viviendo, vengarse de su pareja o divorciarse, etc...

Muchos de los que llaman tienen "problemas con sus hijos o de infidelidades dentro del matrimonio y es como si estuvieran en fuego", de ahí el símil con los bomberos, apunta.

Otros de los asuntos planteadas en la página web del centro versan sobre las relaciones sexuales premaritales con preguntas como si es "halal" (permitido por el islam) ver el cuerpo desnudo de una mujer con la que se quiere contraer matrimonio.

MILES DE CONSULTAS DIARIAS

Los fieles entran en contacto con este centro por diversas vías: en persona, por llamada o mensaje telefónicos, por carta, por correo electrónico o mediante conversaciones en línea en internet.

Además, el Centro Nacional de Respuestas a Preguntas Religiosas de Qom, que cuenta con unos 260 expertos, otorga asesoramiento a otros establecimientos más pequeños ubicados lo largo y ancho del país.

Qom es junto con Mashad la principal ciudad religiosa de Irán ya que alberga el mausoleo de Fatemeh Masumeh, la hermana del octavo imán chií Reza, y los seminarios más importantes de esta rama del islam.

El director del citado centro de Qom, Mohamad Yavad Asgharí, desgrana en una conversación con Efe que diariamente reciben entre unas 4.000 y 12.000 llamadas, cartas y mensajes y que esa cifra asciende notablemente en los meses sagrados de muharram, safar y ramadán.

Asgharí, de 41 años y una década de experiencia en el centro, comenta que hay seis grupos que trabajan por turnos para estar disponibles 12 horas al día, desde las 8 de la mañana a las 8 de la tarde.

En sus cabinas, pendientes del ordenador y del teléfono, con los auriculares sobre sus turbantes, los expertos son mayoritariamente hombres, aunque hay algunas mujeres para atender el sector de jurisprudencia islámica femenino.

El sector más contactado es el del "asesoramiento a la familia", según Asgharí, quien afirma que en esa zona del centro "los teléfonos siempre están ocupados y los asesores no tienen ningún rato libre".

Artemis Razmipour

Etiquetas
Publicado el
3 de junio de 2020 - 11:40 h

Descubre nuestras apps

stats