eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

"Las mujeres no les importan. Y con esta ley del aborto lo están demostrando"

"Esta ley responde a lo que piden los que sólo piensan en la mujer embarazada como una incubadora", asegura Justa Montero, de la plataforma Mujeres ante el Congreso

Esta militante por el derecho de las mujeres a decidir afirma que la dificultad para acceder a un aborto es una nueva forma de criminalizarlo

¿Cómo afecta a las mujeres la reforma de la ley aprobada por el Consejo de Ministros?

Esta ley es una verdadera bofetada a los derechos de las mujeres y supone que muchas de las mujeres que van a abortar tendrán que hacerlo de forma clandestina. Esta ley apuesta por el aborto clandestino, lo que significa la desprotección de las mujeres, de su salud y de su vida. El Consejo de Ministros ha respondido a lo que piden la jerarquía eclesiástica y los sectores más patriarcales, fundamentalistas, conservadores y reaccionarios de la sociedad, a los que poco importan los derechos de las mujeres. Es más, sólo piensan en la mujer embarazada como incubadora, por lo que plantean respetar la vida de la mujer en la medida en que es funcional a la vida del feto.

El ministro habla en cambio de que se trata de dos bienes jurídicos protegibles, el 'nascituru' o no nacido y la mujer.

Creo que el nombre de la ley deja claro su carácter profunda y exclusivamente ideológico, en la medida en que lo que dicen que les interesa es el no nacido como algo contrapuesto al derecho de las mujeres a decidir. Para nosotras lo que hay que defender es la vida de las personas. Pero ellos son los primeros que no protegen ni a uno ni a la otra. Nosotras somos las primeras que defendemos que las mujeres que se quedan embarazadas y quieren tener un hijo puedan hacerlo en condiciones de dignidad. Y por esa misma razón también somos las defensoras del derecho al aborto. Esta ley lo único que hace es ponerlo más difícil.

Justa Montero, miembro de la Plataforma Mujeres ante el Congreso

Justa Montero, miembro de la Plataforma Mujeres ante el Congreso.

¿Cómo encaja esta reforma en un contexto de crisis económica?

Llevamos tiempo manifestándonos en contra de los recortes que hace el Gobierno en los servicios públicos y que son los que ponen trabas a la maternidad: recortes en la atención a la dependencia, en las escuelas infantiles, el no permitir la prolongación de los permisos de paternidad y maternidad… El Gobierno que aplica una política de recortes brutal a los derechos de las mujeres que quieren ser madres no puede venderse como  defensor de la maternidad. Las mujeres no les importan. Y con esta ley lo están demostrando. Es una ley cruel con las mujeres.

¿Qué supone eliminar la decisión libre de la mujer en las 14 primeras semanas de gestación que recoge la ley de 2010?

Con la ley actual hasta las 14 semanas se respeta la decisión de la mujer. No hay problema porque no hay nada que interpretar, pero con este supuesto de riesgo para la salud de la mujer que se introduce ahora se abre la puerta a la interpretación, por lo que existe la posibilidad de que en muchos casos se asegure que no existe tal riesgo o que no se han hecho las pruebas suficientes para determinarlo, lo cual deja a la mujer en una inseguridad jurídica total y la condena a la clandestinidad.

La nueva ley obliga a las menores de 16 y 17 años a ser acompañadas por sus padres o tutores legales. ¿Qué consecuencias puede traer esto para aquellas que tienen problemas para comunicar la decisión a sus padres?

Esto lo único que supone es que avalan el aborto clandestino, porque estas mujeres van a abortar, sólo que lo harán fuera de la ley. De esta forma, la ley deja en una total desprotección a estas menores que tienen serias razones para no informar a sus padres o tutores.

El ministro Alberto Ruiz-Gallardón ha dicho que la discapacidad o anomalía del feto "no es en sí misma merecedora de disminución de derechos de protección".

Sólo se debería suprimir el supuesto fetal en el caso de que se permitiera la libre decisión de las mujeres. Porque sabemos que muchos de estos casos quedarán fuera de la ley, ya que los especialistas que deben elaborar los informes -ya los estamos viendo en muchas Comunidades- muchas veces son contrarios al aborto. Así, hay mujeres se van a encontrar con un dictamen negativo o que tarde mucho y se pase el plazo. Esto significa introducir un dolor terrible para estas mujeres. Es de una crueldad que no sé cómo no se les cae la cara de vergüenza. 

El ministro ha dicho que esta ley protege también el derecho a la objeción de conciencia de los médicos. ¿Esto puede significar en la práctica que la interrupción del embarazo no esté garantizada?

Lejos de regular la objeción de conciencia, que era algo muy importante para garantizar que estas intervenciones se realicen en la red sanitaria pública, esta ley hace lo contrario: dar más facilidades para los médicos y personal sanitario para que puedan negarse a hacer un aborto. En realidad, la ley está protegiendo más el derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario que el derecho de las mujeres a ser atendidas. Es una nueva forma de condenar y criminalizar el aborto.

Desde una perspectiva global, ¿cuáles creen que serán las principales consecuencias de esta ley?

Efectivamente, incluso con la ley de 2010, al estar considerado el aborto como delito, cualquiera puede interpretar que el motivo que ha llevado a una mujer a abortar no es el que está despenalizado. Por eso se producen denuncias y juicios. Pero esta nueva ley va más allá y va a generar una inseguridad jurídica absoluta para las mujeres y para los profesionales que realizan las intervenciones. Va a suponer que la mayoría de las mujeres van a tener que recurrir a abortar a otros países o a abortos clandestinos, con lo que eso supone de riesgo para su vida y para su salud, como sabemos por los estudios comparativos con otros países. Estamos en el siglo XXI, las mujeres llevamos mucho tiempo peleando por esto y yo creo que hay un respeto social al derecho de las mujeres a decidir. Que venga este señor a tratar de devolvernos a los años setenta es algo que no se explica de ninguna forma, nada más que por ese afán de contentar a los sectores más ultra.

Una de las principales quejas de las asociaciones de mujeres ha sido que para la elaboración de este proyecto no se ha contado con ellas. Sin embargo, Ruiz-Gallardón ha hablado de retomar un consenso acorde con tres sentencias del Tribunal Constitucional desde 1985, roto con la ley de 2010.

No había ninguna demanda social en el sentido de hacer una ley más restrictiva. Solamente de estos sectores ultra, que se movilizan y vociferan mucho, pero son una minoría. Y efectivamente, una de las cuestiones más increíbles de este proceso es que siempre que se hace una modificación de ley se monta un órgano consultivo, se consulta a las asociaciones en defensa de los derechos de las mujeres, a los especialistas… y en este caso no se han puesto en contacto con ellos y nadie sabe quién forma parte de esa comisión de expertos que ha elaborado este proyecto. El proceso se ha llevado a cabo con un oscurantismo absoluto. Esto, además de una falta de transparencia absoluta, incumple un principio elemental en el desarrollo de derechos humanos, que es la necesidad de consultar abiertamente y de forma transparente a la sociedad. Lo segundo denunciable es que el Gobierno ha estado utilizando el aborto permanentemente como moneda de cambio, creando cierta alarma social, creando mucha intranquilidad entre las mujeres y entre los profesionales que realizan las interrupciones.

Desde que se planteó la contrarreforma de Gallardón, nosotras hemos solicitado reuniones con todos los grupos políticos para plantearles nuestra preocupación por la situación, nuestra propuesta de en qué sentido podría haber un cambio de ley y la importancia y la gravedad que tendría que saliera adelante esta contrarreforma. En general hubo mucha receptividad por parte del PSOE, el grupo mixto, BNG, Amaiur… Todos los que están en la oposición nos han escuchado, pero el partido de Gobierno no ha tenido el menor interés.

Después de solicitar en repetidas ocasiones una reunión con el ministro, finalmente antes del verano las recibió el subsecretario de Justicia. ¿Cómo fue esa reunión? ¿Cómo recibió sus propuestas?

Fue absolutamente formal. El ministerio nos han dejado perfectamente claro que su planteamiento está en las antípodas del nuestro, que su preocupación es la defensa de la vida del feto, que efectivamente no tiene nada que ver con la nuestra, que es el derecho de las mujeres a decidir, y que, por lo tanto, no había diálogo posible ni interés por su parte en que lo hubiera.

El ministro no ha dado muchos detalles sobre la educación afectivo-sexual que, dice, se potenciará desde las instituciones.

Se les llena la boca de decir que lo que defienden es el derecho de las mujeres a la maternidad, cuando ellos mismos están aprobando y aplicando políticas que suponen que lo poco que se llegó a implantar de educación afectivo-sexual ahora ya sea inexistente. Y ha desaparecido también la asignatura de Educación para la Ciudadanía, en la que algo se podía hablar al respecto. Además, en agosto han retirado la financiación en la Seguridad Social a los anticonceptivos de última generación, los más modernos, y cada vez un mayor número de anticonceptivos se tienen que pagar, con lo cual las mujeres con más dificultades económicas (inmigrantes, jóvenes y muchas otras) tienen complicado acceder a ellos. Es un discurso totalmente cínico, porque en realidad ellos no quieren prevenir el embarazo no deseado ni facilitar el acceso de las mujeres al control sobre su propio cuerpo. Realmente somos las feministas las que queremos trabajar por la prevención de embarazos no deseados, las que defendemos las políticas de anticoncepción, la educación sexual... Y, llegado el caso, defendemos por supuesto el derecho de las mujeres a decidir interrumpir un embarazo no deseado.



El Consejo de Ministros ha aprobado hoy elanteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebidoy los Derechos de la mujer Embarazada, presentado por el ministro deJusticia, Alberto Ruiz Gallardón. Se trata de una ley de supuestosque recoge la posibilidad de interrumpir el embarazo sólo en caso deviolación, dentro de las 12 primeras semanas de gestación, y depeligro para la vida y la salud física o psíquica de la madre, enlas 22 primeras. Hablamos sobre esta controvertida reforma con JustaMontero, miembro de la Asamblea Feminista de Madrid y de Mujeres anteel Congreso, una plataforma nacida en 2009 y compuesta porasociaciones del Estado español que lucha por la despenalizacióndel aborto voluntario y por el derecho de las mujeres a decidir.



¿Cuál es su primera valoración de esteanteproyecto?


La propuesta aprobada hoy por el Consejo de Ministroses una verdadera bofetada a los derechos de las mujeres y supone quela inmensa mayoría de las mujeres que van a abortar tendrán quehacerlo de forma clandestina. Esta ley apuesta por el abortoclandestino, lo que significa la desprotección de las mujeres, de susalud y de su vida. Esta ley responde, y con ello el Consejo deMinistros, a lo que piden los sectores ultra de esta sociedad y lajerarquía eclesiástica, a los que poco importan los derechos de lasmujeres, que sólo piensan en la mujer embarazada como incubadora yque por lo que plantean respetan la vida de la mujer en la medida enque es funcional a la vida del feto. Esto es de una gravedad y de unaindignidad para las mujeres. Nosotras no sólo nos manifestamostotalmente en contra de cualquier modificación en sentido regresivocon respecto a la ley de 2010, sino que además creemos que lospartidos en el Congreso tendrían que llegar a un acuerdo paraampliar la ley en aquellos aspectos que siguen siendo problemáticospara que las mujeres puedan interrumpir un embarazo con libertad ycon dignidad cuando así lo decidan. Que sepa este Gobierno que nosva a tener enfrente hasta conseguir que esta ley no salga adelante ypara demostrar a qué intereses responde este proyecto.



PREGUNTA: El ministro habla de dos bienes jurídicosprotegibles, que sitúa al mismo nivel, el 'nascituru' o no nacido yla mujer. Esto queda claro desde el mismo nombre de la ley. ¿Quéopinas de este planteamiento?


Creo que el nombre de la ley deja claro el carácterprofunda y exclusivamente ideológico de la propuesta del Gobierno.En el contenido de la ley lo único que hace es crear más problemaspara las mujeres que van a abortar, es decir, que no responde a lasnecesidades de las mujeres, y en su título muestra claramente esecarácter ideológico en la medida en que lo que dicen que lesinteresa es el no nacido como algo contrapuesto al derecho de lasmujeres a decidir. Para nosotras lo que hay que defender es la vidade las personas. Ellos son los primeros que no protegen ni a uno ni aotra. Nosotras somos las primeras que defendemos que las mujeres quese quedan embarazadas y quieren tener un hijo lo puedan tener encondiciones de dignidad. Y por esa misma razón también somos lasdefensoras del derecho al aborto. Por eso nos manifestamos en contrade los recortes que están haciendo desde el Gobierno en losservicios públicos y que ponen trabas a la maternidad, recortes enla atención a la dependencia, en las escuelas infantiles, el nopermitir la prolongación de los permisos de paternidad y maternidad…Es decir, este Gobierno, que está aplicando una política derecortes brutal a los derechos también de las mujeres que quierenser madres, no puede decir que son ellos los defensores de lamaternidad. El título de esta ley se hace eco de lo que plantean lossectores más conservadores y la jerarquía católica, contraria alaborto pero también al divorcio, a los métodos anticonceptivos… atodo lo que supone un paso adelante en los derechos de las mujeres.Las mujeres no les importan. Y con esta ley lo están demostrando. Esuna ley cruel con las mujeres.


PREGUNTA: ¿Qué supone para ustedes que se eliminela decisión libre de la mujer en las 14 primeras semanas degestación, como recoge la ley de 2010?

Con la ley del 2010, como hasta las 14 semanas serespeta la decisión de la mujer, no hay problema porque no hay nadaque interpretar, pero con este supuesto de riesgo para la salud de lamujer que se introduce ahora se puede interpretar que en algunoscasos no existe tal riesgo o que no se han hecho las pruebassuficientes para determinarlo, lo cual deja a la mujer en unainseguridad jurídica total y la saca de la ley hacia laclandestinidad.


PREGUNTA: La nueva ley obliga a las menores a seracompañadas por sus progenitores o tutores legales. ¿Quéconsecuencias puede traer este último punto para aquellas menoresque tienen problemas para comunicar su decisión a sus padres, y que,por cierto, son tan sólo un 13% del total de menores que abortan?


Esto lo único que supone es que avalan el abortoclandestino, porque estas mujeres van a abortar, sólo que lo haránfuera de la ley. De esta forma, la ley deja en una totaldesprotección a estas menores que tienen serias razones para noinformar a sus padres o tutores.



PREGUNTA: Finalmente se ha confirmado que lamalformación del feto sale de los supuestos y sólo se contemplasiempre que esa anomalía suponga un daño físico o psíquico"importante y duradero" para la mujer, algo que debendemostrar dos especialistas mediante sendos informes, uno que pruebela anomalía y otro que pruebe el daño, y que no pueden ser el mismomédico que va a realizar o dirigir el aborto. Ruiz-Gallardón hadicho que la discapacidad o anomalía del feto "no es en símisma merecedora de disminución de derechos de protección".¿Qué te parece que desaparezca este supuesto?


A estas mujeres que quieran interrumpir su embarazopor malformación del feto nuevamente se las lleva al abortoclandestino. Nosotras opinamos que sólo se podría suprimir estesupuesto en el caso de que se permitiera la libre decisión de lasmujeres. Porque sabemos que muchos de estos casos quedarán fuera dela ley, ya que los especialistas que deben elaborar los informes yaestamos viendo en muchas Comunidades que muchas veces son médicoscontrarios del aborto, con lo cual esta vía queda en muchos casoscerrada, porque muchas mujeres se van a encontrar con un dictamennegativo o que tarde mucho y se pase el plazo. El que no quepa estaposibilidad al quitar este supuesto y la libre decisión de lasmujeres significa introducir un dolor terrible para estas mujeres quees de una crueldad que no sé cómo no se les cae la cara devergüenza. Que quede claro que el problema es que al quitar estesupuesto hay muchos casos quei se suprime este supuesto,



PREGUNTA: El ministro ha dicho que esta ley protegetambién el derecho a la objeción de conciencia de los médicos, quedeben explicitar su posición, para organizar la atención a lasmujeres, pero que pueden apelar a él hasta el último momento. Estopuede significar en la práctica que el derecho de las mujeres ainterrumpir su embarazo no esté garantizado…


Lejos de regular la objeción de conciencia, que eraalgo muy importante para garantizar que estas intervenciones serealicen en la red sanitaria pública, esta ley hace lo contrario:dar más facilidades para los médicos y personal sanitario para quepuedan negarse a hacer el aborto. En realidad, la ley estáprotegiendo más el derecho a la objeción de conciencia del personalsanitario que el derecho de las mujeres a ser atendidas. Es una nuevaforma de condenar y criminalizar el aborto.


PREGUNTA: Desde una perspectiva global, ¿cuálescreen que serán las principales consecuencias de esta ley?


Efectivamente, incluso con la ley de 2010, al estarconsiderado el aborto como delito, cualquiera puede interpretar queel motivo que ha llevado a una mujer a abortar no es el que estádespenalizado. Por eso se producen denuncias y juicios. Pero estanueva ley va más allá y va a generar una inseguridad jurídicaabsoluta para las mujeres y para los profesionales que realizan lasintervenciones. Va a suponer que la mayoría de las mujeres van atener que recurrir a abortar en otros países y que muchas mujeresrecurran al aborto clandestino, con lo que eso supone de riesgo parala vida y para la salud de las mujeres, como sabemos por los estudioscomparativos con otros países. Pero es que estamos en le siglo XXI,las mujeres llevamos mucho tiempo peleando por esto y yo creo que anivel social hay un respeto al derecho de las mujeres a decidir. Quevenga este señor a tratar de devolvernos a los años setenta es algoque no se explica de ninguna forma, nada más que por ese afán decontentar a los sectores más ultra.



PREGUNTA: Una de las principales quejas de lasasociaciones de mujeres ha sido que para la elaboración de esteproyecto no se ha contado con ellas ni con profesionales y expertosen el asunto, y que el ministro sólo atiende a las demandas de lossectores más conservadores de la sociedad y de la Iglesia.Ruiz-Gallardón ha hablado de retomar un consenso, acorde además contres sentencias del Tribunal Constitucional desde 1985, roto con laley de 2010.


Efectivamente, una de las cuestiones más increíblesde este proceso es que siempre que se hace una modificación de leyse monta un órgano consultivo, se consulta a las asociaciones endefensa de los derechos de las mujeres, a los especialistas… y eneste caso no se han puesto en contacto con ellos y nadieabsolutamente conoce quién forma parte de esa comisión de expertosque ha estado elaborando este proyecto. El proceso se ha llevado acabo con un oscurantismo absoluto. Esto en sí mismo indica unproblema, porque denota que efectivamente no hay ningún interés enconocer la opinión de las personas implicadas, ni en que se sepa,incluso, a quiénes están escuchando. Esto es muy preocupante porquemuestra una falta de transparencia absoluta, y además incumple unprincipio elemental en el desarrollo de derechos humanos, que es lanecesidad de consultar abiertamente y de forma transparente a lasociedad. Lo segundo denunciable es que el Gobierno ha estadoutilizando el aborto permanentemente como moneda de cambio, creandocierta alarma social, creando mucha intranquilidad entre las mujeresy entre los profesionales que realizan las interrupciones.

Desde que se planteó la contrarreforma de Gallardón,nosotras hemos solicitado reuniones con todos los grupos políticospara plantearles nuestra preocupación por la situación, nuestrapropuesta de en qué sentido podría haber un cambio de ley y laimportancia y la gravedad que tendría que saliera adelante estacontrarreforma. En general, hubo mucha receptividad por parte delPSOE, el grupo mixto, BNG, Amaiur… Todos los que están en laoposición nos han escuchado, pero el partido de Gobierno no hatenido el menor interés.



PREGUNTA: Después de solicitar en repetidasocasiones una reunión con el ministro, finalmente antes del veranolas recibió el subsecretario de Justicia. ¿Cómo fue esa reunión?¿Cómo recibió sus propuestas?


Fue absolutamente formal. El partido de Gobierno y,en este caso, el Ministerio nos han dejado perfectamente claro que suplanteamiento está en las antípodas del nuestro, que supreocupación es la defensa de la vida del feto, que efectivamente notiene nada que ver con la nuestra, que es el derecho de las mujeres adecidir, y que, por lo tanto, no había diálogo posible ni interésninguno por su parte en que lo hubiera.



PREGUNTA: Por otro lado, el ministro no ha dadomuchos detalles sobre la educación afectivo-sexual que, dice, sepotenciará desde las instituciones.


Su propuesta es de tal hipocresía… Se les llena laboca de decir que lo que defienden es el derecho por excelencia delas mujeres a la maternidad, cuando ellos mismos están aprobando yaplicando políticas que suponen que lo poco que se llegó aimplantar de educación afectivo-sexual ahora ya sea inexistente. Yha desaparecido también la asignatura de Educación para laCiudadanía, en la que algo se podía hablar al respecto. Los pocosresquicios que había para ir implantando en el sistema educativo deforma normalizada la educación afectivo-sexual ahora mismo hanquedado en nada. No existe. Además, en agosto han retirado lafinanciación en la Seguridad Social a los anticonceptivos de últimageneración, los más modernos, y cada vez un mayor número deanticonceptivos se tienen que pagar, con lo cual las mujeres con másdificultades económicas (inmigrantes, jóvenes y muchas otras)tienen serias dificultades para acceder a ellos. También estánhaciendo desaparecer escuelas infantiles o encareciéndolas,dificultando, así, la maternidad. Es decir, que restringen lasmedidas que podrían ayudar a evitar los embarazos no deseados y, conello, los abortos. Es un discurso totalmente cínico, que secontradice permanentemente con lo que en realidad hacen. Porque, enrealidad, ellos no quieren prevenir el embarazo no deseado nifacilitar el acceso de las mujeres al control sobre su propio cuerpo.Es una cuestión ideológica del ministro de Justicia y a tono con laidea represora del Gobierno de prohibir y negar los derechos ylibertades, en este caso el derecho de la mujer a decidir sobre supropio cuerpo. Esto demuestra que realmente somos las feministas lasque queremos trabajar por la prevención de embarazos no deseados,las defendemos las políticas de anticoncepción, la educaciónsexual, etcétera. Aunque, llegado el caso, defendemos por supuestoel derecho de las mujeres a decidir, y que puedan, en el caso de queasí lo deseen, interrumpir un embarazo no deseado.



PREGUNTA: ¿Cuáles son las demandas de Mujeres anteel Congreso?


Nosotras venimos planteando un cambio en un sentidototalmente contrario al de esta reforma, centrado en ampliar ysolucionar los límites que tiene la actual legislación,fundamentalmente en dos ámbitos. Por un lado, que el aborto no puedeestar tipificado como delito en el Código Penal. Mientras seaconsiderado un delito y no un derecho, el desarrollo legislativo va aestar plagado de trampas y obstáculos para las mujeres. El abortotiene que ser un derecho y tiene que estar reconocido como tal. Lasegunda cuestión clave es garantizar que efectivamente se puedarealizar dentro de la red sanitaria pública. Sin estos dos puntos nose puede hablar de un reconocimiento del derecho de las mujeres adecidir la interrupción del embarazo, ya que no se estaríagarantizando este derecho. Garantías que no se cumplen con la ley de2010. Y lo que nos encontramos es que el cambio que plantea elministro de Justicia no atiende precisamente a esas necesidades, sinoal planteamiento ideológico de los sectores más patriarcales,fundamentalistas, conservadores y reaccionarios de la sociedad, entreellos de la jerarquía católica, a la que sabemos que nunca le hanimportado la libertad, la autonomía y los derechos de las mujeres,sino al contrario. Hay que tener en cuenta que hay muchas mujerescatólicas que están de acuerdo en que las mujeres puedan decidir einterrumpir el embarazo en ciertas condiciones y otros católicos quelo piensan así pero no se pronuncian. Porque además, efectivamente,con dificultades o problemas, hasta ahora las mujeres ibanresolviendo su situación, y no había ninguna demanda social en elsentido de hacer una ley más restrictiva. Solamente de estossectores ultra, que se movilizan y vociferan mucho, pero son unaminoría. En realidad, lo que quieren es un modelo social en el quelas mujeres ocupen el papel tradicional que veníamos ocupando en laépoca del franquismo. Si ellos quieren vivir así, que lo hagan,pero que hagan el favor de dejarnos en paz a los demás.



El Consejo de Ministros ha aprobado hoy elanteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebidoy los Derechos de la mujer Embarazada, presentado por el ministro deJusticia, Alberto Ruiz Gallardón. Se trata de una ley de supuestosque recoge la posibilidad de interrumpir el embarazo sólo en caso deviolación, dentro de las 12 primeras semanas de gestación, y depeligro para la vida y la salud física o psíquica de la madre, enlas 22 primeras. Hablamos sobre esta controvertida reforma con JustaMontero, miembro de la Asamblea Feminista de Madrid y de Mujeres anteel Congreso, una plataforma nacida en 2009 y compuesta porasociaciones del Estado español que lucha por la despenalizacióndel aborto voluntario y por el derecho de las mujeres a decidir.



¿Cuál es su primera valoración de esteanteproyecto?


La propuesta aprobada hoy por el Consejo de Ministroses una verdadera bofetada a los derechos de las mujeres y supone quela inmensa mayoría de las mujeres que van a abortar tendrán quehacerlo de forma clandestina. Esta ley apuesta por el abortoclandestino, lo que significa la desprotección de las mujeres, de susalud y de su vida. Esta ley responde, y con ello el Consejo deMinistros, a lo que piden los sectores ultra de esta sociedad y lajerarquía eclesiástica, a los que poco importan los derechos de lasmujeres, que sólo piensan en la mujer embarazada como incubadora yque por lo que plantean respetan la vida de la mujer en la medida enque es funcional a la vida del feto. Esto es de una gravedad y de unaindignidad para las mujeres. Nosotras no sólo nos manifestamostotalmente en contra de cualquier modificación en sentido regresivocon respecto a la ley de 2010, sino que además creemos que lospartidos en el Congreso tendrían que llegar a un acuerdo paraampliar la ley en aquellos aspectos que siguen siendo problemáticospara que las mujeres puedan interrumpir un embarazo con libertad ycon dignidad cuando así lo decidan. Que sepa este Gobierno que nosva a tener enfrente hasta conseguir que esta ley no salga adelante ypara demostrar a qué intereses responde este proyecto.



PREGUNTA: El ministro habla de dos bienes jurídicosprotegibles, que sitúa al mismo nivel, el 'nascituru' o no nacido yla mujer. Esto queda claro desde el mismo nombre de la ley. ¿Quéopinas de este planteamiento?


Creo que el nombre de la ley deja claro el carácterprofunda y exclusivamente ideológico de la propuesta del Gobierno.En el contenido de la ley lo único que hace es crear más problemaspara las mujeres que van a abortar, es decir, que no responde a lasnecesidades de las mujeres, y en su título muestra claramente esecarácter ideológico en la medida en que lo que dicen que lesinteresa es el no nacido como algo contrapuesto al derecho de lasmujeres a decidir. Para nosotras lo que hay que defender es la vidade las personas. Ellos son los primeros que no protegen ni a uno ni aotra. Nosotras somos las primeras que defendemos que las mujeres quese quedan embarazadas y quieren tener un hijo lo puedan tener encondiciones de dignidad. Y por esa misma razón también somos lasdefensoras del derecho al aborto. Por eso nos manifestamos en contrade los recortes que están haciendo desde el Gobierno en losservicios públicos y que ponen trabas a la maternidad, recortes enla atención a la dependencia, en las escuelas infantiles, el nopermitir la prolongación de los permisos de paternidad y maternidad…Es decir, este Gobierno, que está aplicando una política derecortes brutal a los derechos también de las mujeres que quierenser madres, no puede decir que son ellos los defensores de lamaternidad. El título de esta ley se hace eco de lo que plantean lossectores más conservadores y la jerarquía católica, contraria alaborto pero también al divorcio, a los métodos anticonceptivos… atodo lo que supone un paso adelante en los derechos de las mujeres.Las mujeres no les importan. Y con esta ley lo están demostrando. Esuna ley cruel con las mujeres.


PREGUNTA: ¿Qué supone para ustedes que se eliminela decisión libre de la mujer en las 14 primeras semanas degestación, como recoge la ley de 2010?

Con la ley del 2010, como hasta las 14 semanas serespeta la decisión de la mujer, no hay problema porque no hay nadaque interpretar, pero con este supuesto de riesgo para la salud de lamujer que se introduce ahora se puede interpretar que en algunoscasos no existe tal riesgo o que no se han hecho las pruebassuficientes para determinarlo, lo cual deja a la mujer en unainseguridad jurídica total y la saca de la ley hacia laclandestinidad.


PREGUNTA: La nueva ley obliga a las menores a seracompañadas por sus progenitores o tutores legales. ¿Quéconsecuencias puede traer este último punto para aquellas menoresque tienen problemas para comunicar su decisión a sus padres, y que,por cierto, son tan sólo un 13% del total de menores que abortan?


Esto lo único que supone es que avalan el abortoclandestino, porque estas mujeres van a abortar, sólo que lo haránfuera de la ley. De esta forma, la ley deja en una totaldesprotección a estas menores que tienen serias razones para noinformar a sus padres o tutores.



PREGUNTA: Finalmente se ha confirmado que lamalformación del feto sale de los supuestos y sólo se contemplasiempre que esa anomalía suponga un daño físico o psíquico"importante y duradero" para la mujer, algo que debendemostrar dos especialistas mediante sendos informes, uno que pruebela anomalía y otro que pruebe el daño, y que no pueden ser el mismomédico que va a realizar o dirigir el aborto. Ruiz-Gallardón hadicho que la discapacidad o anomalía del feto "no es en símisma merecedora de disminución de derechos de protección".¿Qué te parece que desaparezca este supuesto?


A estas mujeres que quieran interrumpir su embarazopor malformación del feto nuevamente se las lleva al abortoclandestino. Nosotras opinamos que sólo se podría suprimir estesupuesto en el caso de que se permitiera la libre decisión de lasmujeres. Porque sabemos que muchos de estos casos quedarán fuera dela ley, ya que los especialistas que deben elaborar los informes yaestamos viendo en muchas Comunidades que muchas veces son médicoscontrarios del aborto, con lo cual esta vía queda en muchos casoscerrada, porque muchas mujeres se van a encontrar con un dictamennegativo o que tarde mucho y se pase el plazo. El que no quepa estaposibilidad al quitar este supuesto y la libre decisión de lasmujeres significa introducir un dolor terrible para estas mujeres quees de una crueldad que no sé cómo no se les cae la cara devergüenza. Que quede claro que el problema es que al quitar estesupuesto hay muchos casos quei se suprime este supuesto,



PREGUNTA: El ministro ha dicho que esta ley protegetambién el derecho a la objeción de conciencia de los médicos, quedeben explicitar su posición, para organizar la atención a lasmujeres, pero que pueden apelar a él hasta el último momento. Estopuede significar en la práctica que el derecho de las mujeres ainterrumpir su embarazo no esté garantizado…


Lejos de regular la objeción de conciencia, que eraalgo muy importante para garantizar que estas intervenciones serealicen en la red sanitaria pública, esta ley hace lo contrario:dar más facilidades para los médicos y personal sanitario para quepuedan negarse a hacer el aborto. En realidad, la ley estáprotegiendo más el derecho a la objeción de conciencia del personalsanitario que el derecho de las mujeres a ser atendidas. Es una nuevaforma de condenar y criminalizar el aborto.


PREGUNTA: Desde una perspectiva global, ¿cuálescreen que serán las principales consecuencias de esta ley?


Efectivamente, incluso con la ley de 2010, al estarconsiderado el aborto como delito, cualquiera puede interpretar queel motivo que ha llevado a una mujer a abortar no es el que estádespenalizado. Por eso se producen denuncias y juicios. Pero estanueva ley va más allá y va a generar una inseguridad jurídicaabsoluta para las mujeres y para los profesionales que realizan lasintervenciones. Va a suponer que la mayoría de las mujeres van atener que recurrir a abortar en otros países y que muchas mujeresrecurran al aborto clandestino, con lo que eso supone de riesgo parala vida y para la salud de las mujeres, como sabemos por los estudioscomparativos con otros países. Pero es que estamos en le siglo XXI,las mujeres llevamos mucho tiempo peleando por esto y yo creo que anivel social hay un respeto al derecho de las mujeres a decidir. Quevenga este señor a tratar de devolvernos a los años setenta es algoque no se explica de ninguna forma, nada más que por ese afán decontentar a los sectores más ultra.



PREGUNTA: Una de las principales quejas de lasasociaciones de mujeres ha sido que para la elaboración de esteproyecto no se ha contado con ellas ni con profesionales y expertosen el asunto, y que el ministro sólo atiende a las demandas de lossectores más conservadores de la sociedad y de la Iglesia.Ruiz-Gallardón ha hablado de retomar un consenso, acorde además contres sentencias del Tribunal Constitucional desde 1985, roto con laley de 2010.


Efectivamente, una de las cuestiones más increíblesde este proceso es que siempre que se hace una modificación de leyse monta un órgano consultivo, se consulta a las asociaciones endefensa de los derechos de las mujeres, a los especialistas… y eneste caso no se han puesto en contacto con ellos y nadieabsolutamente conoce quién forma parte de esa comisión de expertosque ha estado elaborando este proyecto. El proceso se ha llevado acabo con un oscurantismo absoluto. Esto en sí mismo indica unproblema, porque denota que efectivamente no hay ningún interés enconocer la opinión de las personas implicadas, ni en que se sepa,incluso, a quiénes están escuchando. Esto es muy preocupante porquemuestra una falta de transparencia absoluta, y además incumple unprincipio elemental en el desarrollo de derechos humanos, que es lanecesidad de consultar abiertamente y de forma transparente a lasociedad. Lo segundo denunciable es que el Gobierno ha estadoutilizando el aborto permanentemente como moneda de cambio, creandocierta alarma social, creando mucha intranquilidad entre las mujeresy entre los profesionales que realizan las interrupciones.

Desde que se planteó la contrarreforma de Gallardón,nosotras hemos solicitado reuniones con todos los grupos políticospara plantearles nuestra preocupación por la situación, nuestrapropuesta de en qué sentido podría haber un cambio de ley y laimportancia y la gravedad que tendría que saliera adelante estacontrarreforma. En general, hubo mucha receptividad por parte delPSOE, el grupo mixto, BNG, Amaiur… Todos los que están en laoposición nos han escuchado, pero el partido de Gobierno no hatenido el menor interés.



PREGUNTA: Después de solicitar en repetidasocasiones una reunión con el ministro, finalmente antes del veranolas recibió el subsecretario de Justicia. ¿Cómo fue esa reunión?¿Cómo recibió sus propuestas?


Fue absolutamente formal. El partido de Gobierno y,en este caso, el Ministerio nos han dejado perfectamente claro que suplanteamiento está en las antípodas del nuestro, que supreocupación es la defensa de la vida del feto, que efectivamente notiene nada que ver con la nuestra, que es el derecho de las mujeres adecidir, y que, por lo tanto, no había diálogo posible ni interésninguno por su parte en que lo hubiera.



PREGUNTA: Por otro lado, el ministro no ha dadomuchos detalles sobre la educación afectivo-sexual que, dice, sepotenciará desde las instituciones.


Su propuesta es de tal hipocresía… Se les llena laboca de decir que lo que defienden es el derecho por excelencia delas mujeres a la maternidad, cuando ellos mismos están aprobando yaplicando políticas que suponen que lo poco que se llegó aimplantar de educación afectivo-sexual ahora ya sea inexistente. Yha desaparecido también la asignatura de Educación para laCiudadanía, en la que algo se podía hablar al respecto. Los pocosresquicios que había para ir implantando en el sistema educativo deforma normalizada la educación afectivo-sexual ahora mismo hanquedado en nada. No existe. Además, en agosto han retirado lafinanciación en la Seguridad Social a los anticonceptivos de últimageneración, los más modernos, y cada vez un mayor número deanticonceptivos se tienen que pagar, con lo cual las mujeres con másdificultades económicas (inmigrantes, jóvenes y muchas otras)tienen serias dificultades para acceder a ellos. También estánhaciendo desaparecer escuelas infantiles o encareciéndolas,dificultando, así, la maternidad. Es decir, que restringen lasmedidas que podrían ayudar a evitar los embarazos no deseados y, conello, los abortos. Es un discurso totalmente cínico, que secontradice permanentemente con lo que en realidad hacen. Porque, enrealidad, ellos no quieren prevenir el embarazo no deseado nifacilitar el acceso de las mujeres al control sobre su propio cuerpo.Es una cuestión ideológica del ministro de Justicia y a tono con laidea represora del Gobierno de prohibir y negar los derechos ylibertades, en este caso el derecho de la mujer a decidir sobre supropio cuerpo. Esto demuestra que realmente somos las feministas lasque queremos trabajar por la prevención de embarazos no deseados,las defendemos las políticas de anticoncepción, la educaciónsexual, etcétera. Aunque, llegado el caso, defendemos por supuestoel derecho de las mujeres a decidir, y que puedan, en el caso de queasí lo deseen, interrumpir un embarazo no deseado.



PREGUNTA: ¿Cuáles son las demandas de Mujeres anteel Congreso?


Nosotras venimos planteando un cambio en un sentidototalmente contrario al de esta reforma, centrado en ampliar ysolucionar los límites que tiene la actual legislación,fundamentalmente en dos ámbitos. Por un lado, que el aborto no puedeestar tipificado como delito en el Código Penal. Mientras seaconsiderado un delito y no un derecho, el desarrollo legislativo va aestar plagado de trampas y obstáculos para las mujeres. El abortotiene que ser un derecho y tiene que estar reconocido como tal. Lasegunda cuestión clave es garantizar que efectivamente se puedarealizar dentro de la red sanitaria pública. Sin estos dos puntos nose puede hablar de un reconocimiento del derecho de las mujeres adecidir la interrupción del embarazo, ya que no se estaríagarantizando este derecho. Garantías que no se cumplen con la ley de2010. Y lo que nos encontramos es que el cambio que plantea elministro de Justicia no atiende precisamente a esas necesidades, sinoal planteamiento ideológico de los sectores más patriarcales,fundamentalistas, conservadores y reaccionarios de la sociedad, entreellos de la jerarquía católica, a la que sabemos que nunca le hanimportado la libertad, la autonomía y los derechos de las mujeres,sino al contrario. Hay que tener en cuenta que hay muchas mujerescatólicas que están de acuerdo en que las mujeres puedan decidir einterrumpir el embarazo en ciertas condiciones y otros católicos quelo piensan así pero no se pronuncian. Porque además, efectivamente,con dificultades o problemas, hasta ahora las mujeres ibanresolviendo su situación, y no había ninguna demanda social en elsentido de hacer una ley más restrictiva. Solamente de estossectores ultra, que se movilizan y vociferan mucho, pero son unaminoría. En realidad, lo que quieren es un modelo social en el quelas mujeres ocupen el papel tradicional que veníamos ocupando en laépoca del franquismo. Si ellos quieren vivir así, que lo hagan,pero que hagan el favor de dejarnos en paz a los demás.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha