La portada de mañana
Acceder
El PP refuerza su bloqueo de las instituciones tras la decisión del Constitucional
Mapa - Los hospitalizados se multiplican hasta por nueve en la mitad de las provincias
Opinión - Pedro en Wonderland, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Las obras del Centro del Urogallo cantábrico de León entran en su recta final

Las obras del Centro del Urogallo cantábrico de León entran en su recta final
León —

0

León, 13 jun (EFE).- Las obras del nuevo Edificio Polivalente del Centro del Urogallo Cantábrico de Caboalles de Arriba (León) entran en su recta final, mientras que los trabajos del Voladero del Urogallo Cantábrico acumulan retrasos y se prevén iniciar durante este verano, ha informado el Centro.

El nuevo edificio ha contado con un presupuesto que supera los 430.000 euros y se ha construido sobre una cimentación ya existente en una parcela anexa al actual centro.

El edificio de una sola planta, de unos 280 metros cuadrados, permitirá al Centro del Urogallo ampliar sus actividades educativas y culturales con la celebración de talleres, encuentros y zonas expositivas habilitadas.

Por su parte, las obras del Voladero de Urogallos que permitirá a los visitantes observar a esta esquiva y emblemática ave, acumula meses de retrasos tras renunciar el primer adjudicatario de los trabajos debido a la pandemia.

Tras licitarse de nuevo las obras por parte de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León por un montante de 174.000 euros, desde el centro han informado que se prevé que los trabajos se inicien definitivamente en los próximos meses estivales, aunque aún no se ha confirmado la fecha.

El Voladero del Urogallo Cantábrico se proyecta dentro del recinto del Centro del Urogallo de Caboalles de Arriba, emplazándose en una parcela donde la orografía y abundancia de vegetación ayudará a recrear el hábitat del urogallo.

La vegetación existente en la zona se respetará situando sobre el área una malla con la que se cubrirá el voladero.

Las obras prevén la construcción de un edificio donde se habilitará un mirador hacia el interior del voladero donde los visitantes podrán observan las aves, que dispondrán de una superficie superior a los 500 metros cuadrados.

Las nuevas instalaciones permitirán educar y crear conciencia para la protección de este ave en peligro de extinción, de las que, según el censo del año 2018, apenas quedan menos de 300 individuos en todo el ámbito cantábrico.

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2021 - 18:10 h

Descubre nuestras apps

stats