eldiario.es

9
Menú

TECNOLOGÍA

China y Taiwán luchan por comerse la manzana con los dispositivos de Apple

- PUBLICIDAD -
China y Taiwán luchan por comerse la manzana con los dispositivos de Apple

China y Taiwán luchan por comerse la manzana con los dispositivos de Apple

Las compañías taiwanesas luchan por seguir liderando el suministro de componentes y el montaje de los dispositivos de Apple después de que la estadounidense comenzara a desviar pedidos a proveedores chinos que ofrecen mejores precios.

El iPhone es el teléfono preferido del 56,2 % de los usuarios taiwaneses -un total de 18,6 millones-, pero muchos de ellos no saben mucho sobre el montaje o el origen de sus componentes.

Selina Chang es una de los millones de taiwanesas que utilizan un iPhone, pero pensaba que la mayor parte de sus componentes era estadounidense y que se fabricaba principalmente en ese país.

Sin embargo, tras mirar su dispositivo e investigar en internet, se dio cuenta de que estaba hecho en China y de que muchas de sus partes eran taiwanesas, algo que le resultó sorprendente: "Sí había oído que algunos iPhones estaban hechos en China, pero pensaba que el mío era de Estados Unidos, y no sabía nada de que tuviese tantos componentes taiwaneses".

Las compañías isleñas son las que aportan más componentes a muchos de los dispositivos de Apple -incluido el iPhone, su producto estrella-: según datos de la empresa de Cupertino, 42 de sus 200 suministradores de 2018 son taiwaneses, tres más que el año anterior.

Entre ellas destacan Hon Hai Precision (conocida también como Foxconn), que es la principal ensambladora de los iPhones, y TSMC, la primera fabricante mundial de semiconductores para marcas e importante suministradora de chips de alta tecnología para Apple.

En la lista también se cuentan el encapsulador de chips Advanced Semiconductor Engineering (ASE), los fabricantes de módulos de lentes Largan Precision y Genius Electronic Optical (GSEO) y los ensambladores Pegatron, Inventec, Wistron y Compal Electronics, entre otros.

El matrimonio a tres bandas entre la empresa estadounidense, los proveedores taiwaneses y la mano de obra de China ha funcionado durante años con pingües beneficios para todas las partes, aunque con márgenes manifiestamente mayores para la gigante estadounidense.

De hecho, "desde el 2010, las empresas de Taiwán, que contribuyen con la mayoría de los componentes y ensamblan los iPhone, sólo se llevan el 0,5 % del precio del dispositivo, mientras que Apple se embolsa el 58,5 % y China, el 1,8 % por la mano de obra", explicó a Efe la profesora de la Universidad de Cultura China en Taipei Cristina Chen, experta en inversiones taiwanesas en China.

La preferencia de Apple por los componentes y el montaje taiwaneses se debe a que "ofrecen manufactura de alta calidad y disponen de logísticas y de producción de alto nivel", afirmó a Efe la portavoz del Instituto de Inteligencia de Mercados de la isla, Catherine Hung.

Sin embargo, ante la nueva estrategia de Apple, consistente en lanzar productos de consumo a precios más bajos -como el iPhone XR-, en la isla se teme que cambie a algunos proveedores taiwaneses por otros chinos con el fin de reducir costos y aumentar aún más los márgenes de beneficio.

Uno de los grandes perjudicados de estos cambios puede ser la isleña Catcher Technology, fabricante de chasis de metal, sobre la que la prensa local ya especula con una reducción de los pedidos en favor de sus competidoras chinas Everwin Precision Technology y AAC Technologies.

Sin embargo, Apple ha continuado apostando por la taiwanesa Pegatron, especialista en pantallas LCD, para el montaje de entre el 50 y el 60 % de los iPhone XR, el modelo más vendido actualmente, junto a Foxconn, que hará lo propio con otro 30 %.

"No es probable que Apple desvíe una parte significativa del montaje o suministro de componentes a empresas chinas, dada la actual superioridad tecnológica de las empresas taiwanesas y el siempre latente peligro de nuevos conflictos comerciales con Estados Unidos", señaló Chen.

Algunos de los suministradores y montadores taiwaneses de dispositivos de Apple ya han iniciado el traslado del ensamblaje o producción de China a Taiwán y otros países, incluidos Vietnam, ante la pugna comercial entre Washington y Pekín.

Con todo, por ahora, las empresas suministradoras y ensambladoras para Apple mantienen la mayor parte de su manufactura en China y esperan mantener sus negocios con la gigante estadounidense.

La Bolsa isleña se ve muy afectada por la bajada o subida de las ventas de los dispositivos de la estadounidense, ya que seis de sus diez mayores empresas por ingresos netos cooperan con Apple, lo que resulta en una "dependencia excesiva y a la larga preocupante", afirmó a mediados de noviembre el taiwanés Servicio de Información de Crédito de China.

Francisco Luis Pérez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha