eldiario.es

Menú

José Juan Barajas: "El ruido continuado produce inestabilidad emocional y puede condicionar la convivencia"

El otorrinolaringólogo y presidente de la Fundación Doctor Barajas para la Prevención e Investigación de la Sordera afirma que "sabemos cuál es la intensidad permitida del ruido, pero que la norma se cumpla es otra historia"

"Este año la Fundación Doctor Barajas ha atendido a 53 personas; de ellas, 40 han sido finalmente beneficiarias de las audioprótesis en la isla de Tenerife"

- PUBLICIDAD -
José Juan Barajas, en su despacho de médico, en Santa Cruz de Tenerife

José Juan Barajas, en su despacho de médico, en Santa Cruz de Tenerife ÁLEX ROSA

Al doctor José Juan Barajas de Prat su amor por la medicina le viene de familia. Amable, señorial y siempre atento, es la persona de referencia (y de hecho la preside) en la Fundación Doctor Barajas para la Prevención e Investigación de la Sordera (una organización sin ánimo de lucro) y a su vez en la Clínica Barajas de la capital tinerfeña. Médico otorrinolaringólogo y experto en audición, también ha sido el presidente de la Sociedad Internacional de Audiología (ISA, en sus siglas en inglés) y hoy está considerado como un profesional de referencia en su campo asistencial tanto en España como a escala internacional.

En esta entrevista, el doctor Barajas repasa las acciones desplegadas por su fundación en una coyuntura en la que toca hacer balance del programa EscuhARTE para 2018 y además reflexiona sobre la discapacidad auditiva, con los avances logrados y las cosas que quedan por hacer.

No siempre resulta sencillo desempeñar la atención sanitaria, en este caso para el tratamiento de la sordera, por parte de una entidad sin ánimo de lucro como es la Fundación Canaria Doctor Barajas para la Prevención e Investigación de la Sordera. ¿Cómo les ha ido a ustedes con su programa anual de atención a esa discapacidad en personas con escasos recursos?

El desarrollo de los proyectos este año se está llevando a cabo con mucha dedicación y eficacia. Cada año mejoramos la coordinación entre los profesionales y además tenemos una visión mucho más clara de cómo alcanzar nuestros objetivos, que no son otros que mejorar las condiciones de comunicación en personas con precariedades no solo económicas sino también en muchos casos con problemas asociados de salud. Con la realización de estos proyectos, aparte de mejorar las condiciones de comunicación de la gente, intentamos ayudar a que esta aumente su autoestima y su autonomía personal; también a favorecer la interacción con el entorno familiar, social y laboral. Con estas medidas se consiguen resultados que logran cambiar aspectos significativos de la vida de las personas. Este es nuestro principal propósito.

¿Cómo definiría, incluso en el plano más social, el papel de esa actividad desarrollada por la Fundación Doctor Barajas?

El papel de nuestra fundación en general y del proyecto EscuchARTE en particular consiste en ayudar a las personas con discapacidad auditiva que, de otra forma, tendrían pocas posibilidades de acceder a ese tipo de prestaciones. Los proyectos que actualmente desarrolla la fundación, aunque son modestos, ayudan a paliar las situaciones de necesidad en las que viven muchas personas de nuestro entorno. Nuestras actividades tienen un marcado papel social. Las personas a las que atendemos presentan otra serie de dificultades, además del déficit auditivo. La precariedad económica, el escaso nivel de autonomía, la presentación de múltiples patologías y/o discapacidades, la escasa red de apoyo o de referentes familiares o el aislamiento social son algunas de las características que acompañan a la pérdida auditiva.

¿Qué cree usted, y seguro que esto lo ha compartido con los profesionales, que es lo más gratificante para su equipo de trabajo?

Lo más enriquecedor siempre es la sensación íntima de poder ayudar a alguien. Esta experiencia interior es sin duda la mayor recompensa. Por supuesto, también ver que nuestra intervención es de importancia fundamental para que esas personas se comuniquen mejor y se sientan más integradas en su ambiente familiar, social y laboral. Ello constituye, sin duda, una enorme satisfacción.

Para nosotros es importante ofrecer aspectos en nuestros proyectos que van más allá de la colocación de las prótesis [audífonos]. También ayudamos a afrontar situaciones de la vida cotidiana relacionadas con la pérdida auditiva. Este año hemos incorporado talleres de terapias artísticas para mejorar el estado de ánimo, potenciar la autoestima, resolver conflictos, mejorar la gestión emocional... Los resultados están siendo muy gratificantes. Sin embargo, en algunos casos hay ciertas reticencias a la hora de acudir a esas actividades, a pesar de ser gratuitas. Confiamos en que esto cambie con el tiempo.

Equipo profesional de la Fundación Doctor Barajas que gestiona el programa 'EscuchARTE'

Equipo profesional de la Fundación Doctor Barajas que gestiona el programa 'EscuchARTE' ÁLEX ROSA

Pero ¿por qué es tan importante prestar atención a la sordera? ¿En qué influye en la vida diaria una deficiente audición?

La comunicación fundamenta las relaciones humanas. El vehículo para entendernos, aunque no el único, es el lenguaje. La expresión oral se aprende por la audición. Como usted sabe, venimos programados para aprender cualquier lengua, que adquirimos por imitación de lo que oímos a nuestro alrededor. Esta capacidad la perdemos gradualmente a partir del tercer año. Por eso es importante la intervención temprana en los casos de defecto auditivo. La sordera repercute negativamente en el rendimiento escolar y laboral, aísla y produce cambios de carácter.

Hasta hace poco, el programa de atención a la sordera de personas con escasos recursos se centraba en los mayores. Ahora ya no es así, pues se atiende el problema sin tener en cuenta las edades. ¿Por qué?

En un principio nos centramos en las personas mayores porque existen menos recursos públicos para ese sector de la población. Esta situación no ha cambiado, pues hay mayores prestaciones públicas para la población infantil que para las personas con más edad. A lo largo del tiempo, tras ir escuchando las demandas de las diferentes entidades colaboradoras con las que trabajamos, hemos constatado que no tiene sentido centrar la ayuda solo en las personas mayores, dado que la discapacidad auditiva es un problema que atañe a la población en general. No obstante, el porcentaje de mayores entre las personas que atendemos sigue siendo superior.

¿A cuántos pacientes llega el programa de la Fundación Doctor Barajas al año en la isla de Tenerife y con qué resultados medios?

En lo que va de año hemos atendido a un total de 53 personas. De ellas, 40 han sido finalmente beneficiarias de las audioprótesis. A esto le tiene usted que añadir el seguimiento de numerosos pacientes con adaptación de audífonos en años anteriores. Este punto quiero resaltarlo pues la adaptación protésica no es un acto único, sino que implica un seguimiento de hasta dos años del rendimiento del audífono. Los resultados obtenidos son positivos, ya que muestran un incremento significativo de los niveles de audición en el 100% de los casos. Como consecuencia de ello, se logra el aumento de la autonomía en los diferentes ámbitos de la vida. Esto nos impulsa a seguir realizando proyectos de esta índole cada año.

¿Cómo se realiza la selección de los pacientes y cuál es el papel de los ayuntamientos?

La participación de los ayuntamientos es crucial, pues el reclutamiento y la derivación de personas potencialmente usuarias se realiza, en su gran mayoría, a través de las áreas de servicios sociales de las corporaciones locales. El papel de los trabajadores y trabajadoras sociales es garantizar la situación de precariedad económica de esas personas, condición sine qua non para participar en los proyectos. Hay que señalar que la labor que realizan esos profesionales es magnífica. Y no solo remiten a los candidatos apropiados para la adaptación de audífonos, lo que es muy importante, sino que además se coordinan perfectamente con el personal de la fundación.

A veces parece, en la calle, que la sordera es un problema menor. ¿Está de acuerdo?

Efectivamente, socialmente a veces no se contempla el efecto devastador de la sordera. Se dice que se trata de una discapacidad oculta. De otra parte, el sordo a veces disimula su sordera por la idea generalizada de que el audífono se ve como un signo de declive en la vida. Esto se va superando en buena parte por la mejor tecnología de los audífonos y, sin duda, por la reducción del tamaño de estos, toda vez que se trata de aparatos cada vez más pequeños y no se detectan.

¿Cómo ha evolucionado la medicina y las técnicas vinculadas a esta discapacidad y qué avances son los que podemos esperar en adelante?

Se ha mejorado en el aspecto del diagnóstico. Ahora podemos estudiar a un niño sobre un posible defecto auditivo desde el mismo momento del nacimiento y establecer el diagnóstico de una sordera en los primeros seis meses de vida, así como en la parte del tratamiento con una pronta intervención que restaura las condiciones auditivas y permite el desarrollo del lenguaje.

Aparte de los medios y los recursos materiales y humanos que pone la Fundación Doctor Barajas en su programa de atención a la sordera, ¿qué otras entidades privadas y públicas colaboran en esta acción anual?

La fundación puede llevar a cabo estas iniciativas porque cuenta con la inestimable ayuda de entidades públicas y privadas como el Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife (IMAS), el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, la Fundación DISA, la Obra Social La Caixa, Radio ECCA, la Fundación Pedro Modesto Campos-Cajasiete y la Clínica Barajas.

¿Qué consecuencias puede tener el afianzamiento del ruido en la salud de las personas y qué medidas cree que ya se deben poner en marcha para acotarlo?

El ruido a determinados niveles es verdaderamente desbastador, y no solo porque afecta a la audición, sino que el ruido a determinados niveles puede producir sordera. Además, el ruido continuado produce inestabilidad emocional y puede condicionar la convivencia. Los ruidos intensos que se presentan de forma súbita tienen más probabilidades de producir sordera al sorprender al oído desprevenido. La sordera producida por ruido es en muchos casos irreversible. Creo que nunca antes se ha legislado tanto sobre los niveles de ruido. Sabemos cuál es la intensidad permitida de los sonidos, pero que la norma se cumpla ya es otra historia.

El doctor Barajas, también en una estancia de su clínica, en la capital tinerfeña

El doctor Barajas, también en una estancia de su clínica, en la capital tinerfeña ÁLEX ROSA

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha