eldiario.es

9

INTERNACIONAL

Un documento secreto del gobierno británico revela los planes para el caos de un Brexit sin acuerdo

Ante una salida 'dura', el periódico británico The Guardian ha publicado el informe que ilustra los planes de actuación ante la "fase crítica" que se abriría

Entre ellos, el de que los parlamentarios y funcionarios británicos deban someterse a rutinas de debate y discusión durante casi 24 horas al día por varias semanas

Las áreas con mayor índice de riesgo: fronteras, transporte, importaciones, servicios sanitarios, industria energética, alimentación, banca o seguridad nacional

Operación Yellowhammer (martillo amarillo): manual en caso de un Brexit sin acuerdo. Fuente: theGuardian

Operación Yellowhammer (martillo amarillo): manual en caso de un Brexit sin acuerdo. Fuente: theGuardian

El caos que sucedería a la salida de Reino Unido de la Unión Europea sin un acuerdo consensuado ya cuenta con un plan de contingencia, que ha sido revelado en un documento clasificado del gabinete del Gobierno de Theresa May al que ha tenido acceso el periódico The Guardian. En él se retrata la "fase crítica" de los tres meses posteriores al Brexit, un período marcado por la saturación que provocaría dejar colgando aspectos como la permanencia en la unión aduanera o la salvaguarda. 

"La estructura fallará rápidamente si un número indeterminado de decisiones se elevasen a niveles más altos que podrían haberse resuelto de manera interna", asegura el documento. En él se traza la hoja de ruta que seguiría el Gobierno británico si se enfrenta a una salida 'dura' y avisa de que los ministerios tendrán que lidiar con los problemas surgidos de forma autónoma. Entre ellos, que aumente el número de causales que recoge la Operación Yellowhammer (martillo amarillo), el nombre con el que se hace referencia los planes acordados para este escenario.

La dedicación a discutir la manera de hacer frente al impacto que generaría abandonar la UE sin acuerdo se intensificaría: las reuniones de representantes y funcionarios comenzarían cada día a las siete de la mañana y el gabinete tendría que tener preparados informes sobre la situación de varios ámbitos para discutirlos a lo largo del día e incluso de la noche. Esta rutina podría prolongarse durante meses.

"Bajo las asunciones sobre el plan se asume que las órdenes, el control y la coordinación de las gestiones podrán durar, al menos durante la fase crítica, un mínimo de 12 semanas y requerirá la participación de los departamentos y las agencias afectadas durante las 24 horas del día", asegura el informe. "Algunos de los impactos podrán ser perceptibles hasta 24 semanas después".

Esquema de la rutina que podrían llevar los funcionarios británicos durante al menos doce semanas.

Esquema de la rutina que podrían llevar los funcionarios británicos durante al menos doce semanas. THE GUARDIAN

El informe también señala hasta una docena de áreas con mayor índice de riesgo ante una retirada no acordada: fronteras, transporte, importaciones, servicios sanitarios, industria energética, alimentación, banca o seguridad nacional, entre otras.

Según reveló previamente esta semana la BBC, entre las medidas de contención aparece la construcción de un búnker debajo del Ministerio de Defensa (situado en la misma calle que el 10 de Downing Street)  para coordinar una posible respuesta militar ante el Brexit. Esta decisión aviva la creciente preocupación sobre las perturbaciones que causaría este fenómeno: desde la falta de medicinas hasta la de productos como el papel higiénico.

La primera ministra está al mando del subcomité dedicado a discutir las decisiones más importantes en relación con cualquier crisis desencadenada por las alteraciones en el flujo comercial con la UE. En él se debaten este tipo de medidas de emergencia, incluida la de movilizar al Ejército y "evitar las regulaciones que sean necesarias".

Algunos condados ya han puesto en práctica un simulacro de un Brexit 'duro': en la región sureste de Kent ya han llevado a cabo ensayos para estudiar cómo afectaría a sus hospitales o a sus colegios el hecho de que no llegaran los productos necesarios por que los camiones que los transportan se quedaran atascados en las carreteras que llevan a los puertos del país.

Aunque caótico, el escenario que plantea el documento podría tener lugar según están las negociaciones actuales. El miércoles, Theresa May escribió pidió en una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el aplazamiento de la fecha de salida de la UE, con la intención de llevar su acuerdo al Parlamento una tercera vez, obtener el visto bueno de los parlamentarios y efectuar la salida el 30 de junio. La respuesta del organismo fue más restrictiva: si May consigue pasar el acuerdo, Reino Unido saldrá el 22 de mayo.

May ya ha perdido dos votaciones para sacar adelante su acuerdo, pero los parlamentarios también han votado en contra de salir sin uno, así como una moción a favor de un segundo referéndum sobre el Brexit.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha