eldiario.es

9

INTERNACIONAL

MINUTO POLÍTICO Los temas del día

Morirse es caro: cada vez más chinos se entierran en frascos biodegradables

El precio del metro cuadrado en los cementerios en China ya supera al de la vivienda

En un cementerio con capacidad para acoger entre 500 y 600 tumbas convencionales pueden guardarse más de 2.000 tarros en diferentes capas de tierra

China necesitará tiempo para cambiar sus mitos milenarios en torno a la muerte, pero cada vez más personas optan por este tipo de inhumaciones

Un grupo de personas visita un cementerio durante la celebración del día de los muertos en China.

Un grupo de personas visita un cementerio durante la celebración del día de los muertos en China.

Hasta siete familias han depositado esta semana los restos de sus seres queridos en el cementerio de Tianshou, a las afueras de Pekín. Pero no han sido entierros convencionales. Los familiares se desplazaban en carros de golf con apariencia de coche fúnebre y, en lugar de en una tumba, arrojaban pétalos de flores sobre una pequeña parcela de césped en la que enterraron los frascos biodegradables que contenían las cenizas de los fallecidos.

El espacio reservado para estos entierros eco, a modo de parque, tiene capacidad para más de 2.000 tarros. No es necesario delimitar parcelas concretas y se emplean diferentes capas del suelo. Según calculan los responsables del cementerio, en esta misma superficie solo cabrían entre 500 y 600 tumbas convencionales.

El dicho "No me puedo permitir morir, porque no me puedo permitir ser enterrado" gana popularidad en un país que se queda sin espacio para enterrar a sus muertos y en el que el precio del metro cuadrado en los cementerios ya supera al de la vivienda. Por eso, las autoridades chinas tratan de promover este tipo de sepulturas eco.

Así que los viernes los cementerios de China se llenan de gente que rinde homenaje a sus antepasados en el qingming jie, un festival en el que se limpian las tumbas. Se barren, se hacen ofrendas de comida y se quema incienso y billetes. Cada vez son más los que optan por alternativas más baratas pese a que los entierros tradicionales siguen siendo mayoría, según Tianshou, el operador privado que ofrece este servicio ecológico y gratuito en colaboración con la oficina local de asuntos civiles.

"Los entierros ecológicos están cada vez más aceptados socialmente. Al principio, la gente se mostraba reticente, pero ya hace dos años que los promovemos y cada vez más las personas los quieren", explica Sun Ying, director de marketing y estrategia de Tianshou. "Creo que en el futuro habrá más y más gente pedirá esta forma de entierro en la que espacio se comparte", comenta.

Cementerio chino durante el Festival del Quinming, que se celebra los viernes.

Cementerio chino durante el Festival del Quinming, que se celebra los viernes. EFE

Entierros en el mar y flores digitales

Es difícil modificar prácticas con más de 2.500 años de antigüedad y tradiciones de culto a los antepasados fuertemente arraigadas. Cuidar de los muertos es, todavía en muchas regiones, una importante tradición cultural y una muestra de devoción filial.

Consecuencia de la rápida urbanización, las familias que alguna vez enterraron a sus parientes en propiedades familiares cerca de sus casas ya no tienen espacio. La especulación también juega un papel importante: las parcelas de las tumbas se compran con anticipación por temor a que los precios sean más altos en el futuro y existen grandes propietarios que después se dedican a venderlas.

Por esto existe una fuerte demanda. En ciudades como Pekín el precio medio supera los 100.000 yuanes (13.200 euros). Los nichos en Tianshou, uno de los cementerios más populares la capital, oscilan entre 29.800 y 88.000 yuanes (entre 3.900 y 11.600 euros), como indica su página web. Y en algunas ciudades las familias han llegado a comprar apartamentos donde descansar los restos incinerados de sus fallecidos, según varias agencias inmobiliarias.

Por su parte, el Gobierno chino está impulsando directivas y sistemas de incentivos para cambiar la manera en la que se concibe la muerte. En 2016, las autoridades publicaron directrices para fomentar los entierros en la naturaleza. Y a través de una reforma en septiembre de la gestión de funerales, el Gobierno pidió a las autoridades locales que proporcionaran apoyo financiero a los cementerios públicos, de manera que se abaratasen los costes.

Shanghai ya lleva tiempo promoviendo los entierros en el mar, a través de subvenciones a funerarias y familias, y hay ciudades que ofrecen servicios adicionales para aumentar el atractivo de los entierros eco. El cementerio Anxian Yuan, en la provincia de Zhejiang, en el este de China, ha puesto en marcha una aplicación con la que las familias pueden encender velas digitales o dejar flores virtuales cerca de los árboles o instalaciones cercanas al lugar donde están enterrados sus familiares.

Sin embargo, este tipo de medidas también han sido objeto de polémica. El año pasado funcionarios locales de la provincia de Jiangxi, en el sur del país, donde se había puesto en marcha una política de "cero entierros", recibieron numerosas críticas tras salir a la luz vídeos que mostraban a ancianos llorando mientras las autoridades destrozaban ataúdes, en un caso llegando a arrojar un cadáver frente a una familia.

"Todavía es muy difícil para un chino saber que no va a ser enterrado en la tierra", cuenta Keping Wu, antropólogo de la Universidad de Xi'an Jiaotong-Liverpool experto en religión y memoria social.

Wu considera que modificar los cultos y tradiciones en torno a los funerales lleva tiempo. "Creo que las actitudes hacia los entierros cambiarán en las nuevas generaciones. A la gente, especialmente la generación más joven de entre 20 y 30 años, probablemente no le preocupa tanto ser enterrada bajo tierra. Así que tal vez los entierros eco sean una tendencia en el futuro", sentencia.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha