eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Un Gran Acuerdo Social Verde para Madrid

Madrid Central.

Una metrópoli de seis millones de habitantes, como es Madrid y su área metropolitana, es insostenible casi por definición. Todas las grandes ciudades importan ingentes cantidades de recursos en forma de energía, alimentos, agua, materias primas para la industria y la construcción, y emiten miles de toneladas de contaminantes y residuos. Es una situación que hay que tratar de compensar activamente, con políticas públicas que tiendan al autoabastecimiento y a la reducción de la huella ecológica de las ciudades. Y hay que hacerlo, no sólo porque sea imprescindible para el planeta y el medio ambiente, en términos de lucha contra el cambio climático y la contaminación, sino porque es necesario para mejorar nuestro bienestar y calidad de vida, proteger nuestra salud y en definitiva ser más felices.

Para ello, para hacer de nuestra región y nuestra ciudad un lugar mucho más justo, solidario, sostenible y verde, desde Más Madrid hemos ideado el Plan V. El Plan V es un Gran Acuerdo Social Verde que ponga la sostenibilidad en el centro de la política, de todas las políticas, que nos permita luchar contra el cambio climático, proteger la biodiversidad y los espacios naturales y generar miles de empleos procedentes de las energías renovables, el transporte sostenible, la economía circular, la agroecología, el turismo rural, etc.

Durante los últimos cuatro años las políticas verdes han sido eje prioritario de las actuaciones del Ayuntamiento de Madrid de la mano de Manuela Carmena, Inés Sabanés y todas las áreas del gobierno municipal. Ahí están Madrid Central, la renaturalización del Manzanares, Bicimad, la renovación de los autobuses, los nuevos carriles bici, la reforma de la Gran Vía, la recogida separada de la materia orgánica, el Plan Madre o los presupuestos participativos, que han permitido hacer de Madrid una ciudad puntera a nivel mundial, más verde, más justa y por lo tanto más sostenible.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Otra mirada para Madrid

Gran Vía de Madrid.

Sin duda, es posible hacer importantes consideraciones sobre las excelencias de la Comunidad de Madrid. El asunto cobra otro alcance si nos centramos no tanto en las políticas globales o en la proclamación de peculiaridades de nuestra región, cuanto en las efectivas necesidades y en el modo en que se hacen realidad los recursos y oportunidades para resolverlos. Todo adquiere otra perspectiva si la política se plantea desde la existencia concreta de los ciudadanos. Y se requiere esa mirada. Y entonces no basta con la descalificación de los demás. Será preciso dilucidar, debatir y decidir, tras argumentar adecuadamente. Así, en lugar de limitarnos a decir que hay menos paro, nos preocuparemos de las personas que, aun teniendo empleo, no logran las condiciones para una vida digna, de calidad. Trabajo precario, o mal remunerado, o de más horas que las pagadas, con contratos breves… En definitiva, con tal tasa de temporalidad que les dejan en situación de vulnerabilidad. Que el 51% de los desempleados en la Comunidad de Madrid no tenga prestación alguna, que el 58’6% de los parados sean mujeres, que persista la brecha de género en las condiciones y remuneración es suficientemente elocuente.

Ante la persistente desigualdad, solo con adecuadas políticas públicas, servicios públicos y políticas sociales es posible lograr la cohesión y la paz social, que se sustenta en el respeto a los derechos.

Madrid dispone de magníficos centros de salud y centros de enseñanza. Pero no podemos refugiarnos en ello, ni en la subrayada, con razón, competencia de los profesionales. Mientras la atención primaria o las listas de espera quirúrgica no se mejoren, no cabe hablar de excelencia. Mientras las infraestructuras no se atiendan adecuadamente o no haya una efectiva igualdad de oportunidades en la educación, mientras no sea realmente inclusiva, mientras la falta de recursos impida una enseñanza más personalizada, con mayor apoyo al profesorado o planes eficaces de permanente formación, mientras quepa aún hablar lamentablemente de ámbitos de segregación, no bastará ampararse en los resultados de PISA para hacer declaraciones gradualmente sobre la educación en la región, cuando, a la par, es la que menos invierte para ello por habitante.

Seguir leyendo »

El "voto útil" a Más Madrid podría dar a la derecha la alcaldía de Madrid

52 Comentarios

El candidato a la Alcaldía de Madrid por Madrid en Pie Municipalista, Carlos Sánchez Mato.

Se están dedicando muchos medios (de comunicación) a invisibilizar la candidatura de Madrid en Pie Municipalista encabezada por Carlos Sánchez Mato, y a crear la percepción de que los votos a dicha candidatura se "perderán" y podrían dar el gobierno a la derecha.

Empiezo reconociendo que siempre me han molestado las llamadas al "voto útil". Considero que apelan a ese instinto de miedo que todo bicho viviente tiene, con el objetivo de eliminar las opciones más críticas con el sistema y mantener el status quo.

Personalmente, me irrita que haya quien pretenda culpabilizar de no sé cuantos desastres a quien vote con honestidad, y con todo su derecho, a la opción que políticamente más le convenza porque dicha opción no alcance representatividad.

Seguir leyendo »

Carta abierta a los vecinos y vecinas de Barcelona

33 Comentarios

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona desde 2015.

Estimados vecinos y vecinas de Barcelona,

Vivimos tiempos de gran incertidumbre. Alrededor del mundo, las desigualdades crecen, la extrema derecha ataca los fundamentos de la democracia y el cambio climático amenaza la vida misma.

Sin embargo, ante este panorama, podéis estar orgullosos de una Barcelona que se ha convertido en un faro de esperanza. Barcelona está demostrando que no hay que tener miedo a plantar cara a los poderes económicos. Y, al mismo tiempo, evidenciando que hay otras formas de hacer política que ponen a las personas en el centro.

Seguir leyendo »

Las medicinas no deberían ser un lujo

Las medicinas no deberían ser un lujo.

El mundo se enfrenta a una crisis de acceso a los medicamentos y Europa no es una excepción. Estamos viendo cómo, en países de ingresos altos, se están racionando medicamentos vitales a causa del incremento de la presión financiera sobre los sistemas de salud que ejercen sus sobreprecios. España no es ajena a este problema. Así, en los últimos cuatro años, el gasto en fármacos hospitalarios se ha incrementado un 31%, según datos del Ministerio de Hacienda: una escalada imparable que limita la capacidad de nuestro sistema de salud para invertir en otras necesidades sanitarias. Un ejemplo son las nuevas inmunoterapias para un tipo específico de cáncer, cuyo precio ha sido fijado por las compañías farmacéuticas en 320.000 euros por paciente.

¿Por qué son tan caros los medicamentos? El precio astronómico de muchos de ellos proviene, sobre todo, de los monopolios de patentes de las corporaciones farmacéuticas y de la falta de competencia. Los altos precios de las medicinas han restringido, durante mucho tiempo, el acceso a tratamientos asequibles y que resultan vitales para millones de personas en países en desarrollo. En Médicos Sin Fronteras (MSF) fuimos testigos de cómo los medicamentos genéricos redujeron el precio de los antirretrovirales para el tratamiento del VIH desde los más de 10.000 dólares por paciente y año que costaban en el 2000, a menos de 100 dólares en la actualidad. Estas contundentes reducciones de precios han hecho posible brindar tratamiento contra el VIH a más de 22 millones de personas en todo el mundo.

Desde su aprobación en 2014, el sofosbuvir, un nuevo medicamento para tratar la hepatitis C que, combinado con otros tratamientos, tiene una efectividad de más del 90%, continúa siendo racionado en varios países europeos debido a su alto precio (20.000 euros para un tratamiento completo de tres meses). En España, el precio fue la causa de que, durante más de dos años, solo los pacientes en los estadios más avanzados de la enfermedad tuvieran acceso a este efectivo tratamiento.

Seguir leyendo »

Capacitar a las personas, construir el futuro

Juncker en un reciente acto con jóvenes europeos.

En los cinco últimos años hemos logrado notables avances en la Europa social. La tasa de desempleo es la más baja jamás registrada, vivir y trabajar en el extranjero es más fácil y se hace en condiciones más justas y los padres de toda Europa podrán disfrutar de un permiso de paternidad remunerado. Además, las personas con discapacidad podrán disfrutar de productos y servicios más accesibles, lo que contribuirá a su participación igualitaria en la vida social y laboral. En muchos ámbitos, Europa ha aportado mejoras tangibles.

Pero ¿conseguiremos que siga siendo así en el futuro? Vivimos en un mundo cambiante: la tecnología está cambiando a un ritmo sin precedentes y la globalización avanza. En términos generales, los europeos se declaran felices y satisfechos de sus vidas. Sin embargo, cuando se les pregunta sobre el futuro, dicen estar preocupados por su trabajo, por su pensión y por el futuro de sus hijos. ¿Cuál es nuestra respuesta para tomar el control de nuestro futuro? El pilar europeo de derechos sociales. Con él, la Unión Europea fue la primera organización internacional en el mundo que definió su programa sobre el futuro del trabajo, lo que ha impulsado iniciativas nuevas y audaces.

Las capacidades constituyen uno de los factores que determinarán cada vez más el futuro de nuestras sociedades y economías. Por ejemplo, existen ya robots que hacen pizzas. Ahora bien, los robots no podrán sustituir totalmente a las personas, sino que estas deberán adquirir capacidades digitales para utilizarlos. También necesitaremos personas que diseñen, construyan y reparen los robots. Hemos puesto en marcha un programa para que las personas adquieran las capacidades necesarias en el mercado de trabajo y puedan llevar una vida gratificante. La posibilidad de adquirir nuevas capacidades es tan esencial en este ámbito como en otros, porque el futuro del trabajo no solo tiene que ver con el cambio digital. Tiene que ver también con la ecologización de nuestra economía, las cadenas de valor mundiales y el cambio demográfico, especialmente con el envejecimiento.

Seguir leyendo »

La doble amenaza del neofascismo en Europa

Saludo fascista en el Valle de los Caídos, durante una jornada de oración organizada por la Fundación Francisco Franco. (Foto de archivo)

Ahora que han vuelto a extenderse los movimientos de extrema derecha en casi todo el mundo, hay quien meramente se interesa por distinguir si los partidos surgidos de esos movimientos son galgos o podencos. Muchos analistas tratan de averiguar en qué medida fenómenos como el de Vox en España encajan o no en las características del fascismo tradicional. Una tarea que, en mi opinión, no es la que debe concentrar nuestros esfuerzos.

La experiencia y la naturaleza del fascismo italiano y del nazismo (o del franquismo) han sido ampliamente estudiadas. Sabemos de dónde surgieron, qué intereses defendieron y qué efectos provocaron. Por tanto, creo que lo menos relevante del auge de los actuales movimientos de extrema derecha en casi todos los continentes es el hecho de que éstos puedan ser reflejo de una u otra experiencia histórica anterior, por mucho que ellos mismos se presenten como nostálgicos herederos de un pasado mitificado y, por tanto, idealizado y tergiversado.

Me parece, por el contrario, que lo fundamental es acertar a la hora de determinar su naturaleza actual, las amenazas que representan y la forma en que mejor se les puede hacer frente. Pero sin olvidar lo que decía Umberto Eco en una conferencia de 1995, posteriormente resumida y publicada en The New York Review of Books y hace poco editada como libro en España con el título de Contra el fascismo: hay un "fascismo eterno" que puede disfrazarse con ropajes muy diferentes.

Seguir leyendo »

Por un puñado de dólares

39 Comentarios

Miquel Iceta

Jaume Collboni le soltó a Ernest Maragall que no cuente con él para su investidura o Gobierno en la capital de Catalunya. La pieza más preciada del Reyno. Barcelona es poderosa, Barcelona tiene poder. Tampoco es que Maragall se lo hubiera pedido, ni por activa ni por pasiva. Por contra, esa misma Declaración no se la hemos oído a Iceta con la misma rotundidad, en ningún caso, sobre el candidato de esa derecha rancia que espolea los comandos del cúter y el pasamontañas. Es decir, el paracaidista Valls y sus consortes de Ciudadanos.

Además Collboni lo proclama a los cuatro vientos, justo cuando el PSC y el PSOE exigían a los republicanos que den su apoyo Iceta para que pueda estar en el Senado y presidirlo. Como el capataz a sus jornaleros. El único argumento hasta la fecha ha sido que Iceta es catalán. Catalán, por lo menos de ancestros, también es Valls. Menudo argumento el de ser catalán, como menudo argumento sería el de ser español. Semejante chorrada, que tiene algo de casposa, es de una pobreza política e intelectual que ralla el patriotismo chusquero. Para que luego digan de los posconvergentes.

Esta misma semana, el bueno de Iceta siguió haciendo puntos y en una entrevista con Ana Rosa Quintana soltó que él no se abstendría en una votación del 155 como hizo Montilla, que a él no temblaría el pulso. Vamos, que Iceta es un machote y no tiene esas debilidades sentimentales que llevaron a Montilla a no votar la suspensión de la autonomía junto a Ciudadanos y PP. Claro que Iceta ya ha dado muestras de su lealtad. Algunos parecen no recordar que Iceta -que en 1982 ya estaba con Felipe González en el Gobierno de España- protagonizó una célebre anécdota. Cuando Maragall sacó el Estatut del Parlament y lo mandó a Madrid a negociar (con Carod, Mas, Saura y Manuela de Madre de escuderos del texto votado en el Parlament) se encontraron con una enorme sorpresa, puesto que en el otro lado de la mesa estaba Miquel Iceta, pasando el cepillo junto a Alfonso Guerra. Puigcercós (entonces diputado en Madrid) no salía de su asombro, y aún suele recordar como se quedó pasmado puesto que una semana antes el mismo Iceta había votado el Estatut junto a él en el Parlament.

Seguir leyendo »

Por qué hay que buscar alternativas al glifosato

Manifestación contra el glifosato

El pasado 10 de febrero de 2019 fue un mal día para el glifosato y para las grandes multinacionales que lo comercializan, entre otras, las inevitables Bayer y Monsanto. Ese día, la revista ScienceDirect publicó los resultados de una investigación que relacionaba la exposición a herbicidas con glifosato con un aumento del 41 % en la probabilidad de desarrollar linfoma no Hodgkin (LNH).

Más recientemente, esta misma semana, Monsanto ha sido condenada a indemnizar con más de 2.000 millones de dólares a una pareja de ancianos que usaron durante décadas el producto y que desarrollaron LNH. La multinacional ya había sido condenada el año pasado a pagar 78 millones de dólares a un trabajador por no informarle del posible efecto cancerígeno del herbicida.

Las conclusiones del estudio publicado en febrero se unían a que, en marzo de 2015, el herbicida fue clasificado por la Agencia Internacional para la Investigación contra el Cáncer (IARC) como "probablemente cancerígeno". Si bien es cierto que hay otros trabajos que no han encontrado dicha relación, y que otros organismos como la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria consideran "improbable" el riesgo carcinogénico del glifosato, son numerosas las investigaciones y las evidencias que sugieren que podría tener efectos negativos sobre la salud.

Seguir leyendo »

Un año después del destape del caso más grande de abuso clerical en Ecuador, ¿qué ha pasado?

Una mañana de agosto de 2017, escurrido en un sillón de un hotel en Guayaquil, un joven veinteañero me contó que había sido víctima de abuso sexual, y que su abusador era un sacerdote: Luis Fernando Intriago.

Dijo que había vivido con el cura hasta enero de ese año, que había sido su asistente personal y había pasado por la dinámica del pecado. "La famosa dinámica", dijo. Fue la primera de cientas de veces que escucharíamos esa frase.

Intriago, quien a inicios de los 2000 había ayudado a traer de Lima a Guayaquil al Sodalicio de Vida Cristiana —fundado por el hoy perseguido por la justicia peruana por abuso sexual, Luis Fernando Figari—, dirigía grupos de jóvenes en la casa parroquial, donde vivía en el norte de Guayaquil.

Seguir leyendo »