eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Correos no "pasa" el corte

Una empleada de Correos

"Afronto esta nueva etapa teniendo muy presentes a los más de 51.000 empleados del Grupo Correos, así como a sus familias, cuya vida gira en torno a esta gran empresa. Sin duda, lo mejor que tiene la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos es su capital humano, sus trabajadoras y sus trabajadores". Así se estrenaba el nuevo Presidente Juan Manuel Serrano en la Carta que el 23 de julio nos dedicaba a toda la plantilla de Correos S.A.

Desde luego no puede discutirse que este hombre tiene la marca del PSOE de Pedro Sánchez: marketing político y buenas palabras dirigidas a la mayoría trabajadora. Ahora bien, la realidad -que es siempre la más tozuda- viene a demostrar que las cosas se cambian con nuestra acción y no con declaraciones melosas. Y para muestra un botón.

El verano en Correos se ha saldado de la peor forma posible. La sobrecarga de trabajo ocasionada por la bajísima tasa de contratación y el incumplimiento del ya de por sí bochornoso  "acuerdo de coberturas" (que abrió la puerta a tener secciones de reparto permanentemente sin cubrir, cargando ese trabajo entre el resto de la plantilla del centro) ha generado todo un caos laboral perjudicial tanto para la salud de los trabajadores como para la satisfacción de los usuarios del servicio. Compañeros que entraron a través de las nuevas bolsas de empleo eventual el pasado 1 de junio han decaído voluntariamente al ver los entresijos de lo que supone trabajar en Correos por no hablar de la cretina actuación de algunos jefes que, a través de evaluaciones negativas, han fulminado a nuevos eventuales en lugar de enseñarles a desempeñar correctamente sus labores.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Catalunya merece claridad

El independentismo necesita a los 'comuns' para aprobar sus presupuestos.

¿Dónde estamos?

No hace aún un año de las elecciones del 21-D y hemos vivido estos días los aniversarios de los hechos de octubre, que finalizaron en aquellos comicios convocados por el Gobierno de Mariano Rajoy previa intervención del autogobierno de Catalunya vía artículo 155 de la Constitución, el encarcelamiento de líderes independentistas, la represión violenta del 1 de octubre y el reprobado discurso del Rey.

En una situación de excepcionalidad política, los resultados arrojados por las urnas fueron paradójicos: Ciudadanos se convirtió en la primera fuerza política de Catalunya, pero el independentismo volvía a ganar la mayoría parlamentaria con la suma de los neoconvergentes (Junts per Catalunya), ERC y la CUP. Desde entonces y hasta ahora, la judicialización de la política ha seguido teniendo efectos perversos, y mientras, el Govern no tenía ni tiene un programa claro: de un lado, insisten en el mandato del 1-O de la construcción de la República y, de otro, se conjuran para ganar tiempo y moverse dentro de la legalidad, aunque solo sea de manera temporal hasta la llegada de un nuevo "momentum" más propicio para la enésima convocatoria electoral. Estrategias contradictorias que generan desorientación entre propios y ajenos; en definitiva, un gobierno que no gobierna y que está desaparecido del día a día de la gente.

Seguir leyendo »

Neoliberalismo y la minoría de edad

Brasileños celebran en las calles de todo el país el triunfo de Bolsonaro

Hemos empezado esta semana con la desagradable noticia de las elecciones en Brasil. Un señor ultraderechista, misógino, racista, homófobo y militarista hasta la médula se ha hecho con la presidencia de dicho país. Pero esta noticia no debería sorprender a nadie, pues con dar un breve vistazo al panorama mundial podemos ver la deriva que estamos tomando.

Trump como el paradigma de lo inimaginable sigue siendo el presidente de Estados Unidos y Colombia primero con un NO a la paz y que luego elige al títere de Uribe. Pero Europa no está mucho mejor, un Brexit que no sabemos como acabará o la extrema derecha asaltando parlamentos en países que parecen haber olvidado su historia. Pero, ¿y España? Aquí no nos quedamos atráS, cuatro nostálgicos nos decían hasta que Abascal los reunió en Vistalegre. Son mucho más que cuatro, ocupando cada vez un espacio que ahora también quieren los populares de Casado.

¡Ay la historia!, esa que al desconocerla, parecemos condenados a repetir. Pero si algo está claro, es el desalentador panorama que nos han colado y que ahora tenemos en frente. Ahora toca dar crédito a lo que vemos. Una realidad que de no enfrentarla, ahora se enfrenta a nosotras. Hay que pensar y nombrar con todas sus letras esta amenaza contra la democracia y los valores ilustrados. Hay que pararle los cascos a esta tropa de gobernantes que se están haciendo con el poder. Caricaturas de ellos mismos con discursos ya, descaradamente antidemocráticos.

Seguir leyendo »

Madrid Central, un beneficio para todas las personas

Señalización del área de Madrid Central

Estamos a un mes de la entrada en vigor de Madrid Central, la Zona de Bajas Emisiones (y a la vez una “superárea de prioridad residencial de 472 hectáreas) que convertirá la práctica totalidad del Distrito Centro de Madrid en un espacio con un 37% menos de tráfico y, por ello, en un entorno más saludable, más amable, más seguro... en definitiva, en un centro más vivo y más vivible. Y, sin embargo, Madrid Central no es una medida exclusiva para el centro de Madrid: Madrid Central beneficiará a todas y todos.

Tratándose de una medida con incidencia no solo en el espacio público sino, más aún, en la calidad del aire, su ámbito de repercusión se extenderá a todo Madrid (e, incluso, más allá de nuestra Comunidad Autónoma). Como medida principal del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, esta gran zona de bajas emisiones tiene como objetivo garantizar la protección de la salud frente a los efectos de los contaminantes atmosféricos y contribuir a la lucha contra el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. ¿Y por qué actuar directamente en el centro de la ciudad será beneficioso para todo Madrid? La clave es la concentración por acumulación de emisiones contaminantes, producidas por miles de coches atravesando simultáneamente y día a día un espacio reducido como es el centro de Madrid. Una vez producida la concentración de emisiones, la dispersión irá arrastrando esa nube tóxica según la dirección del viento en cada momento, pudiendo llegar a alcanzar ciudades vecinas. Sin embargo, si se distribuyen los viajes de paso entre otros modos sostenibles y las circunvalaciones (autopistas creadas precisamente con este objetivo) ya sea la M30, la M40 o la M50, la concentración de emisiones será menor, y por lo tanto menos contaminante; su efecto, consecuentemente, será menos negativo en la salud de Madrid y todo su entorno: de Torrelodones, a Toledo; de Guadalajara, a Talavera de la Reina.

Además los incentivos e impulso de tecnologías más limpias, especialmente vehículos eléctricos tendrán su efecto de transición para el conjunto de la ciudad Pero, como hemos dicho, Madrid Central en tanto que área de prioridad residencial, supondrá igualmente una medida muy beneficiosa en términos de movilidad. El colectivo más beneficiado será el de usuarios del transporte público (1.200.000 viajes, el 59% de los desplazamientos diarios en Madrid Central) especialmente autobús , metro o cercanías (pero también taxi o BiciMad), que se disfrutará de mejores frecuencias gracias a una menor intensidad del tráfico y, por tanto, mayor fluidez. Igualmente, favorecerá enormemente a todas aquellas personas que realizan sus desplazamientos caminando (el 27% de los viajes que se producen en Madrid Central son a pie, unos 550.000 desplazamientos al día). Todas estas personas agradecerán sin duda la reducción y pacificación del tráfico, que junto a las rehabilitaciones y ampliaciones de aceras, la generación de ejes peatonales y la mejora progresiva de diversos entornos del ámbito, ya facilitan, y facilitarán aún más, su deambular diario. Un deambular que, además, se realizará en un entorno mucho más saludable, con menos humos y mejores condiciones de accesibilidad universal y seguridad vial. Por último, tampoco se debe olvidar que también los usuarios del coche notarán la mejora: hablamos fundamentalmente de residentes del distrito y sus personas invitadas, pero también profesionales de transporte y servicios, y demás colectivos autorizados; en definitiva, todos los viajes internos, así como los externos con origen o destino en Madrid Central. Y es que, lejos de lo que han tratado de hacer ver quienes defienden el uso del coche privado por encima de todo, los criterios de acceso al área no supondrán ni mucho menos una restricción generalizada. De los 230.000 viajes diarios en coche que se producen actualmente en Madrid Central, que corresponde únicamente a un 11% del total de desplazamientos, tan solo se pretende actuar sobre el tráfico de paso y los vehículos más contaminantes. Todos somos conscientes que los centros de las ciudades no son atajos, y sin embargo 58.000 coches diarios utilizan el centro de la ciudad como un atajo (hablamos de un 2,8% del total de desplazamientos en Madrid Central, pero que supone hasta un 25% de los que se realizan en coche). Ello a pesar de que se trata de desplazamientos que tienen múltiples recorridos alternativos, y a menudo incluso más rápidos. Más allá de estos vehículos, que realmente no necesitan acceder al centro porque no es el centro el destino de su viaje, únicamente verán limitado su acceso aquellos coches muy contaminantes que no se benefician de las excepciones, unos 18.000 vehículos que suponen un muy reducido 0,70% del conjunto de viajes en un área con una enorme oferta de transporte público, y que además cuenta con otras muchas posibles formas de transporte. Y sin embargo, con la afección como vemos a menos de un 1% de los viajes diarios en Madrid Central y, especialmente, la eliminación de los viajes de paso, vamos a conseguir una reducción del 37% del tráfico en la zona y un ahorro de emisiones de más del 40% que beneficiará muchas personas, afectando a muy pocas. El resto de coches encontrarán un área mucho más despejada con un tráfico más fluido para realizar sus actividades. 

Seguir leyendo »

Realidad o ficción: ¿Habrá límites sostenibles en la captura de especies de profundidad?

Pescadores

El proceso es, a grandes rasgos, el siguiente. El Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), proporciona consejo científico a la Comisión Europea sobre los totales admisibles de capturas (TACs) que deberían implementarse en las diferentes especies para una explotación sostenible de las mismas. A partir de esta información, la Comisión Europea realiza una propuesta a los Estados miembros y esta propuesta se negocia y discute posteriormente en el Consejo de Ministros de Pesca de la UE, órgano que finalmente decide los límites de pesca para las diferentes especies de aguas profundas.

Como resultado de estas negociaciones, que tendrán lugar los próximos 19 y 20 de noviembre en Bruselas, los Ministros podrían volver a establecer numerosos límites de pesca ignorando el consejo científico y alejándose un año más de la consecución de la pesca sostenible. Un resultado nada deseable y que la ciudadanía no debería permitir.

La Política Pesquera Común, en vigor desde hace 4 años, obliga acabar con la sobrepesca como muy tarde en 2020. Desafortunadamente, aunque ha habido algunas mejoras, parece improbable que esta meta pueda llegar a cumplirse, ya que muchas poblaciones de peces siguen estando altamente sobreexplotadas. Esto se debe a que los responsables políticos ignoran voluntariamente el consejo científico aportado al principio del proceso, generando una perpetuación de la sobrepesca. Una decisión especialmente grave cuando las especies en cuestión son altamente vulnerables en términos biológicos, como por ejemplo las especies de profundidad, incluidos los tiburones. Estas especies son muy longevas en condiciones naturales, presentan un lento crecimiento, maduración sexual muy tardía y muy poca descendencia, lo que las hace extremadamente vulnerables a la sobrepesca ya que son incapaces de recuperarse rápidamente del impacto de la pesca.

Seguir leyendo »

Un poso de una verdad para hacer país

Imagen de archivo de una fosa exhumada

En julio pasado el Gobierno anunció su intención de crear una Comisión de la Verdad para conocer lo ocurrido y contribuir al esclarecimiento de los crímenes de lesa humanidad y de guerra cometidos durante la Guerra Civil Española y la dictadura franquista, entre otras medidas que implican una reforma integral de la denominada ley de memoria histórica, la Ley 52/2007. Esta decisión responde a una de las reivindicaciones de numerosos ciudadanos y ciudadanas, asociaciones memorialistas, activistas de derechos humanos y, muy especialmente, la Plataforma por la Comisión de la Verdad. Desde la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR) no podemos sino valorar positivamente el hecho de que, por primera vez, un Gobierno de la Nación manifieste la voluntad expresa de abordar (por fin) el derecho a la verdad en nuestro país.

Lo cierto es que en España no ha habido hasta el momento una verdadera voluntad de conocer lo acontecido desde la Guerra Civil y hasta el final de la dictadura. Se han desarrollado, sin duda, numerosas iniciativas para llevar a cabo exhumaciones, lograr el acceso a los archivos o rescatar la memoria, pero no tantas que apunten a la creación de una Comisión de la Verdad. Frente a esta propuesta, han existido siempre profundas reticencias. Tanto es así que ni la Ley de 2007 la prevé, ni existe acuerdo entre las Comunidades Autónomas en torno a su creación, y las propuestas, en caso de haberlas, suelen estar más orientadas a la construcción de una verdad histórica y no "comisionizada". La Proposición de Ley presentada por el PSOE en diciembre de 2017 sí incluyó la creación de una Comisión de la Verdad y ahora, ya en Gobierno, el PSOE reitera esta voluntad.

Existe en un cierto sector de la sociedad el temor profundo a lo que pueda conocerse. El miedo que antes era a las víctimas, tantas décadas silenciadas, pertenece ahora a aquellos que prefieren no saber, por lo que se pueda desvelar. Este temor es la causa de que no tengamos datos objetivos, que se nos haya negado cualquier ejercicio de aproximación a una verdad contrastada y, con mucho mayor motivo, a cualquier verdad que tenga una connotación judicial, y que nos permitiría conocer, por ejemplo, la identidad de la víctima o las circunstancias en las que fue asesinada y tener, de esta forma, una suerte de verdad "oficializada" por el poder judicial.

Seguir leyendo »

Por qué fui a ver a Puigdemont: no es traición, se llama democracia y libertad

Mi familia quedo marcada de por vida por el exilio de mi padre durante el franquismo. Más de veinte años viviendo fuera de España; tres hijas, cada una nacida en un país.  Él siempre me dijo que fuera aprendió un hecho importante que no había querido olvidar: el sabor de la libertad. Siempre ha sido un espíritu libre y ha hecho lo que le ha dado la gana sin que le importaran las consecuencias ni el qué dirán. Por eso no se calló en relación a Cataluña. Sin embargo, incluso alguien tan respetado como él fue vilipendiado e insultado por manifestar su opinión. No dejo de sorprenderme de la acritud y la violencia con la que muchos lo trataron. Cuando ves los tiros que le pegaron por manifestar eso, su opinión, te das cuenta que llevamos varias décadas de retraso en materia de democracia y tolerancia con respecto a los países de nuestro entorno. Al fin y al cabo, nos incorporamos a las democracias modernas con más de cuarenta años de retraso y eso se nota nada más asomar la patita.

Le ha venido de perlas a Ciudadanos mi visita a Puigdemont para que se hablara de todo menos de  la carta en la que expongo los motivos de mi despedida del partido y más de este episodio. Dice Rivera que es incompatible con el ideario del partido sentarse con un fugado de la justicia que representa todo lo que él combate. Permítanme dudar que el problema sea que sea un fugado. Creo que se hubiera montado el mismo cirio si hubiera ido a ver a Junqueras que no está fugado de la justicia. El problema, por tanto, no se refiere a su situación procesal, sino más bien al hecho de que la conversación se produce con un independentista y por lo que se ve, hay quien piensa que el nacionalismo es más contagioso que la viruela. No lo es. Por hablar con el Sr. Puigdemont yo no le estoy dando la razón en sus planteamientos. Por sentarme delante de él y preguntarle cómo puede compensarles en un país tan descentralizado como España romper la paz social con el procés, en ningún caso le refrendo. Si le planteo que considero nefasta y un atraso la inmersión lingüística y él me lo rebate sin estar yo de acuerdo, no le respaldo. Todo lo contrario. Escucharlo me reafirma en mis convicciones, pero lo hago con tolerancia, sin odio.

Incompatible con el ideario de Ciudadanos es ser independentista, no debatir con el independentismo. En eso consiste precisamente la democracia representativa, en departir con quién representa a más de dos millones de personas. Unas veces se encuentran puntos de acuerdo, y otras no, como es mi caso. Pero nunca hay que dejar de hacerlo, no solo por respeto a los adversarios políticos, sino por respeto a los cientos de miles de conciudadanos catalanes a los que representan. Aunque me cuesta, me gustaría poder entenderles mejor. No era otro el objetivo. Entenderles mejor. No es traición, se llama democracia y libertad.

Seguir leyendo »

Prisión sin sentencia, pena anticipada. ¿Una excepcionalidad?

27 Comentarios

Sede del Tribunal Supremo en Madrid

Hace un año que se decretaron las primeras prisiones provisionales para diferentes miembros de entidades sociales y el gobierno de Catalunya y la presidenta del Parlament. Muchos días, muchas horas en cautividad, sin haber sido condenados, sin haber sido juzgados, sin haber sido oídos por la autoridad judicial respecto al fondo del asunto.

Claro está que hemos tenido diferentes oportunidades de comparecer ante el juez instructor, o incluso ante la sala de apelaciones del Tribunal Supremo, pero solamente para discutir las peticiones de libertad, la improcedencia del mantenimiento de la situación de prisión provisional, nunca entrando en el fondo del asunto ni en la defensa de nuestros actos ni en la demostración de la inexistencia de delitos.

Desde el pleno convencimiento de nuestra inocencia, de que no hubo actos violentos, de la legitimidad de nuestra actuación política y de la defensa de unas ideas por las vías democráticas y pacíficas, decimos que se nos está sometiendo a una pena de prisión sin sentencia generando una vulneración de la presunción de inocencia.

Seguir leyendo »

2019: construyendo un futuro violeta que ponga a las mujeres en el centro de las relaciones laborales

Concentración feminista el 8 de marzo en Bilbao

Esta semana conocíamos cómo la brecha de género crece en la Comunidad de Madrid, y es que, si pudiéramos hacer un análisis de los perfiles de trabajadores y trabajadoras en nuestra región, acertaríamos al decir que si bien la precariedad es un rasgo común, ésta se acentúa aún más en las mujeres, al igual que los datos de pobreza y de pobreza extrema.  

En el ámbito estatal, durante 2018, la brecha salarial entre hombres y mujeres llegó hasta el 30% lo que a la larga -si esta diferencia se mantiene en el tiempo- lastra no sólo nuestra vida presente sino también nuestra vida futura, condicionándonos también a percibir pensiones más bajas: cotizamos menos años, nuestra vida laboral se ve más veces interrumpida que la de nuestros compañeros y muchas de nosotras regresamos al ámbito doméstico -o ni siquiera salimos del mismo- con lo que somos las principales receptoras de pensiones no contributivas. Además, la brecha de género se extiende también a la viudedad, cobrando una pensión menor que la de nuestras parejas en caso de fallecimiento y haciendo que la brecha de las pensiones nos sitúe hasta en un 73% de desigualdad frente a los hombres en nuestro país.

Pero la precariedad no sólo se percibe en el salario que hombres y mujeres recibimos a final de mes, sino también en la temporalidad en el empleo. Las mujeres somos campeonas nacionales en trabajos parciales forzosos con el 78% de estos empleos y sólo un 71% de privilegiadas pueden optar a un puesto de trabajo a jornada completa. Pero en ambos casos la promoción sigue siendo una utopía para nosotras.

Seguir leyendo »

Hablar de Carmen Alborch

La exministra socialista Carmen Alborch.

Un día soleado y caluroso, quizá demasiado para ser 24 de octubre. Estábamos conmemorando que el Instituto de la Mujer cumplía 35 años y, precisamente por ello, para celebrarlo, nos habíamos trasladado por unas horas a la Plaza de Isabel II de Madrid. La mañana había transcurrido rápida, entre la sorpresa de las personas que pasaban y se encontraban con las oficinas a pie de calle y la alegría del reencuentro de mujeres que habían formado parte del Instituto, de un modo u otro, a lo largo de todos estos años. Nada hacía presagiar que apenas una hora después nos darían la noticia de que nuestra querida amiga se había marchado.

Hablar de Carmen. Escribir sobre Carmen. ¿Por dónde empezar? No lo sé, me faltan las palabras y, a la vez, me asaltan multitud de recuerdos que la definen y que explican, con total claridad, porque era única e irrepetible.

La primera vez que la vi fue en televisión. Ha pasado mucho tiempo y sin embargo tengo grabada en mi memoria la imagen de aquella elegante mujer, de melena roja, rojísima, andando con paso decidido sobre una larga alfombra, ataviada con un vaporoso vestido y pertrechada con esa maravillosa sonrisa tan suya que, ahora lo sé, la ha acompañado siempre. Esa mujer potente, decidida, segura de sí misma era la ministra de Cultura del Gobierno de Felipe González y para muchas mujeres de mi generación se convirtió en un referente.

Seguir leyendo »