eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los jueces no pueden disponer del secreto profesional de los periodistas

Periodistas de Europa Press y Diario de Mallorca en una concentración por la libertad de prensa en Palma.

Agentes de la Policía Nacional requisaron hace dos días por orden judicial los teléfonos móviles y los ordenadores de dos redactores del Diario de Mallorca y de Europa Press en el marco de la investigación de una presunta trama de corrupción en torno al empresario de ocio nocturno Bartolomé Cursach. La actuación judicial, que cuenta con el apoyo del Ministerio Público, ha suscitado una oleada de reacciones y protestas de la profesión periodística, pero también de numerosos juristas que consideramos la medida como una vulneración del secreto profesional.

Aquí explico por qué.

El secreto profesional de los periodistas es una garantía de la libertad de información específicamente prevista en el artículo 20 de la Constitución. El texto constitucional encarga a la ley su regulación, pero su mención supone reconocer la eficacia directa del derecho. El Tribunal Constitucional en la sentencia 199/1999 señala que el reconocimiento constitucional del secreto profesional está destinado a asegurar el modo de ejercicio de su fundamental libertad de información.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Por una izquierda con futuro: hacer que lo necesario sea posible

Las recetas  neoliberales que se han implementado para superar la crisis del 2008 han supuesto una importante pérdida de derechos, han generado un grave sufrimiento social  y también han agitado conciencias, han generado exigencias de cambio y han alterado el panorama electoral. Sin embargo, en ningún caso la izquierda ha sido capaz de superar nítidamente la lógica neoliberal.

No lo han conseguido los partidos tradicionales y tampoco lo han conseguido los nuevos partidos (Podemos, la Francia Insumisa, Syriza, el Movimiento 5 Estrellas y otros de menor entidad)  que surgieron al socaire de esta coyuntura tomando como bandera superar la vieja política y darle una salida popular a la crisis. Es más: en algunos casos, como Italia o Grecia, estos partidos han acabado ejecutando políticas radicalmente distintas a las inicialmente prometidas.

La terrible realidad es que no sólo nos hallamos ante un ciclo conservador tradicional sino que  la alternativa más probable a las políticas conservadoras es su agudización mediante la contaminación con políticas de la extrema derecha, como se ha puesto de manifiesto en los últimos procesos electorales en Europa y América. Lamentablemente, la agitación, la frustración  y el miedo han derivado más fácilmente hacia las propuestas corporativas, autoritarias y xenófobas de la extrema derecha que hacia las propuestas  solidarias y progresistas de la izquierda

Seguir leyendo »

Educar para la democracia

Una clase de etapa infantil

Estos días que estamos celebrando el 40 aniversario de la Constitución, casi coincidente con la irrupción en el escenario político de la extrema derecha, creo necesario recordar el artículo 27.2 de la misma, recuperar y reforzar su sentido y el espacio que nunca debería haber perdido en el sistema educativo. Dice así: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”.

Leía hace unos días unas reflexiones de un profesor andaluz que sentía la responsabilidad del fracaso que como docentes podemos experimentar ante la deriva que muchos jóvenes han tomado en su opción política, que está al margen de principios democráticos, con un fuerte grado de intolerancia, xenofobia y sexismo.

La precariedad y la inseguridad económica son el caldo de cultivo para el voto a opciones extremistas. El Gobierno socialista de Pedro Sánchez está desarrollando una ambiciosa agenda social no sólo por imperativo de justicia social, sino también por imperativo democrático. Hemos de curar las cicatrices y heridas de la crisis para que no se produzca una metástasis contra la democracia y los valores ilustrados de tolerancia y fraternidad. Algunos siguen sin entenderlo.

Seguir leyendo »

El retrato kafkiano de Turquía

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía.

Bienvenidos a la Turquía kafkiana, donde un líder de la oposición se presenta como candidato a la presidencia desde su celda.

El proceso kafkiano de un científico estadounidense de la NASA, acusado de golpista, muestra lo paranoico que se ha vuelto el poder judicial turco.

Turquía: El proceso kafkiano contra (el diario) Taraf confirma el alcance de la ausencia de Estado de derecho en Turquía.

Seguir leyendo »

La esperanza LGTBI frente a la ultraderecha

Imagen de archivo de un acto LGTBI

Durante la huelga de los mineros británicos, un grupo de gays y lesbianas llamado Lesbians and Gays Support the Miners recaudó dinero para apoyar a los huelguistas. En una época en la que la LGTBIfobia era la norma, estos activistas LGTBI viajaron en autobús hasta un recóndito pueblo en el sur de Gales para entregar sus donaciones y vencer así los prejuicios. Empezaría entonces una historia de amistad y solidaridad que culminaría con los mineros marchando al frente de la manifestación del orgullo en Londres en 1985. Mike Jackson, miembro de Lesbians and Gays Support the Miners, recordaría años después la marcha con estas palabras: "Podías vislumbrar una revolución maravillosa, el sueño de una sociedad unida".

En momentos como el presente, donde el auge de la ultraderecha es un fenómeno internacional que amenaza muy especialmente los derechos de las personas LGTBI, conviene recordar episodios mágicos como este, que muestran como la causa LGTBI trasciende a toda la sociedad, como ha estado siempre ligada a la búsqueda de la dignidad de los más desfavorecidos; como la lucha por la diversidad sexual y de género es en realidad sinónimo de lucha por una sociedad mejor.

La entrada de Vox en el parlamento andaluz forma parte de una tendencia internacional en la que partidos desacomplejadamente racistas, machistas y LGTBIfóbicos han llegado a la política institucional. Sin magnificar un fenómeno que en España aún dista de la gravedad de otros países, debemos atrevernos a confrontarlo y construir un futuro que no deje espacio a las violencias que persiguen.

Seguir leyendo »

A Europa no le gustan los Derechos Humanos

Tienes que entender que nadie sube a sus hijos a una patera,
a menos que el agua sea más segura que la tierra.
Warsan Shire

La humanidad se está deshumanizando. Vivimos en sociedades tan saturadas audiovisualmente y se nos ha metido tanto en vena el neoliberalismo (y el triunfo del individualismo) que muchas veces las muertes de quienes vienen huyendo del hambre y de la miseria, se han normalizado. Si no nos gusta, cambiamos de canal. Parecen simplemente números. Cifras que van llenando —a veces ya ni eso las crónicas de sucesos en los periódicos. Los telediarios solo abren con ellos para despreciarlos o para intentar generar un falso alarmismo (las famosas avalanchas, que si acudimos a las cifras reales podemos comprobar cómo la migración ha ido disminuyendo en la última década). Pero difama que algo queda.

Y lo que queda son las fake news rulando en Whatsapp, donde se afirma que los migrantes vienen a quitarnos trabajo, a usar nuestra sanidad pública y a vivir del cuento. Y claro, cuando aquí el que lo lee es un parado de larga duración o un joven al que le afecta la precariedad, acaba creyéndolo. Pero lo cierto es que al migrante le afecta aún más la situación de precariedad que vivimos en España. Porque al migrante no solo le afecta la cuestión de clase, sino también la de raza. Y cuando nos desahucian, o cuando no podemos llenar la nevera o llegar a fin de mes, la culpa no la tiene el que está en una situación peor y de mayor vulnerabilidad. Por eso no hay que mirar hacia abajo sino hacia arriba. Las élites de este país llevan enriqueciéndose demasiado tiempo a costa del sudor y del sufrimiento de quienes llevan una vida entera trabajando. Los Casado, Rivera o Abascal son tres caras de la misma moneda. Los que hablan de migración y alarma social porque no les interesa hablar de España, (y porque no tienen un proyecto para España) ni de cómo resolver los problemas que sufre la gente. Problemas que, por cierto, nos afectan a todos.

Seguir leyendo »

Los riesgos de normalizar la corrupción

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, durante la salida a Bolsa de esta entidad

Cada 9 de diciembre se conmemora el Día Internacional contra la Corrupción. El lema que eligió Naciones Unidas para esta efeméride “ Unidos contra la corrupción para el desarrollo, la paz y la seguridad” da una buena idea del alcance que tiene esta lacra en todo el planeta. Un gravísimo problema que amenaza a varios pilares esenciales de la convivencia y que, muy lamentablemente, goza de un profundo calado en nuestro país. 

En España, los casos de corrupción se han hecho demasiado familiares y cotidianos en nuestras vidas. Prácticamente cada día saltan a la prensa nuevos casos de corrupción, provocando una de sus peores consecuencias: la normalización del fenómeno y la aceptación de la corrupción como una parte del sistema. 

La corrupción es un grave problema de carácter estructural que afecta a la gestión del patrimonio y el bien común, que se nutre y parasita los mecanismos del Estado y de la sociedad. La cuestión no es menor y, por eso, quienes hemos venido a devolver las instituciones a la gente, tenemos por delante un reto: impedir que exista en nuestra sociedad una desafección de la política. La gente más humilde es precisamente quien más necesita de la política, de las instituciones, que serán las que garanticen los derechos sociales y los servicios públicos. 

Seguir leyendo »

Ilusionar para ganar

Imagen de archivo de una mesa electoral

La crisis del régimen del 78 podría haber mutado, pero sigue vigente. El ciclo político que abrió el 15M y que permitió echar al PP de la Moncloa seguirá abierto si quienes lo abrimos, el pueblo, no permitimos que se cierre. En 2011 se gestó un afecto común, que es motivo de orgullo internacional para nuestro país. Frente al "no se puede" y al "no hay alternativa" que pregonaba el régimen, aquel 15 de mayo el pueblo salió a la calle por un país mejor, más democrático, justo y fraternal. Las élites y su sistema envejecieron, quedaron obsoletas, incapaces de responder a las demandas y anhelos de la gente, una caducidad que sigue su curso como demuestra la abismal caída de los partidos tradicionales en Andalucía.

Los resultados electorales en Andalucía constatan lo que ya sabíamos: alcanzar el país que queremos no iba a ser fácil. Los privilegiados siempre se aferran a todo con tal de salvaguardar sus privilegios. Hoy esa élite celebra que en Andalucía no pueda reproducirse una posibilidad de cambio como la que surgió en el Congreso cuando se echó a Rajoy. Eso sí, para ello han tenido que lepenizarse y recurrir al odio, a la hostilidad y a la intolerancia. Al régimen ya no le basta con Ciudadanos, Vox es la última herramienta de la oligarquía para mantener sus privilegios.

Es momento de pensar y de hacerse las preguntas adecuadas. La incógnita no se podrá resolver con diques ni trincheras, no es momento de repliegues, hay que crecer. Es decir, no se trata de cómo pararles, ni de armar un catenaccio defensivo, sino de cómo volver a jugar bien, de volver al tiqui-taca –siguiendo con el símil futbolístico: la clave es cómo volver a ilusionar para ganar.

Seguir leyendo »

'Roma'

Rodaje de la película 'Roma'

Es extraño sentir nostalgia por algo que ni siquiera se ha vivido. Tal vez el poder de 'Roma' radique en su capacidad para remover los sedimentos emotivos del espectador al narrar una historia en principio simple, pero con múltiples y complejas capas de sentido. Escrita y dirigida por Alfonso Cuarón (Ciudad de México, 1961) la película hilvana con destreza un microrrelato del ámbito doméstico con el agitado contexto de una época convulsa de la historia de México. Ambientado en la capital del país en la década de 1970 y con una estructura completamente lineal, el filme da cuenta de las peripecias de una familia de clase media-alta que habita en la colonia 'Roma', centrándose en el personaje de Cleo, la criada indígena que acompaña a Sofía, su patrona, en el trance del abandono de su esposo, la gestión de la casa familiar y los cuidados cotidianos de sus cuatro hijos.

Probablemente en el plano de lo social el aporte más importante de 'Roma' radique en su abordaje del trabajo doméstico y las subjetividades femeninas en el contexto de una sociedad tan profundamente patriarcal y machista como la mexicana. Remuneradas o no, las labores domésticas han sido históricamente menospreciadas e invisibilizadas a pesar de ser centrales para el funcionamiento de la entidad familiar y en el capitalismo tardío se han ocupado de toda una industria de cuidados infantiles, gerontológicos y de otras naturalezas. Como es sabido, suelen ser desempeñadas por mujeres. En el caso de México y otros países de América Latina la situación tiene además un componente racial y étnico, puesto que a lo largo de los siglos las indígenas han desempeñado esa función de servidumbre en condiciones de explotación o semiesclavitud. Ya en el virreinato de la Nueva España las monjas criollas y españolas ingresaban a los conventos junto con sus criadas indias para que las sirvieran dentro del claustro.

La emergencia de las mujeres indígenas como sujetos políticos ha sido uno de los acontecimientos más importantes que América Latina ha vivido en las dos últimas décadas. Históricamente, su doble condición de marginalidad (como indígenas y como mujeres) ha tenido a este sector poblacional en la penumbra, incluso desde el seno mismo de los movimientos y la ideología indigenistas. La artista y activista boliviana Julieta Paredes ha denunciado lo que ella denomina como una operación de “entronque patriarcal” entre el mundo europeo y el indígena, pues asegura que desde la época prehispánica ha existido un machismo estructural en el interior de algunos pueblos originarios. Con esto en mente, no deja de ser meritorio el hecho de que el cine esté poniendo en el centro a personajes y dramas de este grupo. Sin embargo, conviene mantener una sana distancia crítica al respecto y plantear ciertas precauciones. En su libro Indianizing Film: Decolonization, the Andes, and the Question of Technology, la catedrática Freya Schiwy advierte sobre los riesgos que entraña la reciente presencia de mujeres indígenas no sólo en el cine, sino también en los movimientos sociales, ecologistas, de reivindicación étnica y de construcción de la memoria. En realidad la advertencia de Schiwy no se relaciona estrictamente con la presencia de las indígenas en tales entidades, sino con las formas que su presencia reviste: a menudo suele adjudicarse a la mujer el rol intrínseco de poseedora y transmisora de la lengua, la memoria y los saberes ancestrales. Hasta cierto punto, prosigue la autora, ello constriñe a las mujeres al ámbito de lo doméstico y a una función de preservación de las costumbres, un arma de doble filo en contextos tan fuertemente tradicionalistas como las comunidades indígenas y que a la larga dificultaría el acceso de aquellos sujetos a organismos y funciones del ámbito público, la acción política directa y la lucha contra el patriarcado de sus propios entornos sociales y culturales.

Seguir leyendo »

Carta de apoyo: paremos la represión al profesorado universitario

Más de 1.000 académicos firman una carta contra el procesamiento de la Sindicatura Electoral del 1-O

Con esta carta queremos expresar nuestra indignación por la decisión de la justicia española de encausar a dos politólogos y a tres juristas.

Concretamente, los politólogos Jordi Matas (catedrático en la Universitat de Barcelona), Tània Verge (profesora contratada doctora en la Universitat Pompeu Fabra, Barcelona) y los juristas Marc Marsal (profesor asociado en la Universitat de Barcelona), Josep Pagès (profesor asociado en la Universitat Autònoma de Barcelona) y Marta Alsina fueron nombrados miembros de la Sindicatura Electoral en septiembre de 2017 por el Parlament de Catalunya para supervisar el referéndum de autodeterminación celebrado el 1 de octubre de 2017. El gobierno español impugnó la legalidad de este referéndum y unos diez días antes de su realización, el Tribunal Constitucional obligó a todos los síndicos electorales a dimitir mediante la imposición de una multa de 12.000 euros por persona por día mientras permanecieran en el cargo. A pesar de su renuncia, la justicia española dio un paso más y decidió procesar a los miembros de la Sindicatura Electoral. Se les imputan los delitos de "desobediencia" y "usurpación de funciones" y se enfrentan a la posibilidad real de hasta dos años y nueve meses de prisión.

Probablemente sea la primera vez en la historia de la Unión Europea que unos politólogos y juristas son amenazados con pena de prisión por hacer su trabajo, un hecho indignante y desproporcionado. Al fin y al cabo, el único "delito" de estos politólogos y juristas consistió en utilizar su experiencia para garantizar que el referéndum se realizara de manera justa e imparcial.

Seguir leyendo »