eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El dilema del fango

22 Comentarios

“Lo personal es político”. Con este eslogan feminista de los años sesenta se rompió un paradigma cultural milenario.  Se quebraba el divorcio entre la esfera de lo doméstico y lo público, lo individual y lo colectivo, lo personal y lo político. La consigna fue citada por la portavoz de Podemos, Irene Montero. Era su argumento para justificar la conveniencia de someter a consulta de las bases una decisión personal de ella y su pareja, Pablo Iglesias.  

El medio millón de simpatizantes del partido, en efecto, serían los encargados de decidir sobre la continuidad de ambos al frente de la organización por una posible incoherencia ética. Esa fue la osada reacción de la pareja ante la polémica suscitada al conocerse la ubicación y las características de su futura vivienda. Nunca antes un asunto privado como la elección residencial había generado una controversia de tales dimensiones. Situación diferente eran los célebres pisos bajo sospecha por su vinculación a compraventas irregulares o tramas corruptas. En este caso, sin embargo, no se planteaban problemas de legalidad sino de moralidad. 

La línea argumental principal para afear la conducta de la pareja tenía que ver con la hemeroteca. Los detractores sacaban a relucir con sorna unas declaraciones de Iglesias sobre su intención de no mudarse de su barrio de Vallecas. O sobre  la clase política que vivía aislada de la sociedad y de un modo distinto a sus votantes. Los críticos también blandían un tuit suyo del 2012 contra la adquisición a toca-teja del ex ministro Luis de Guindos de un ático de lujo en La Moraleja que se sumaba a su fortuna millonaria. 

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Por una IU democrática, federal y con futuro

El pasado día 12 de mayo se reunió la Asamblea Política y Social de Izquierda Unida con una asistencia inferior a la mitad de sus miembros.

Respecto a algunas propuestas planteadas semanas atrás por la dirección ejecutiva de IU, la reunión supuso algunas novedades positivas como las siguientes:

A pesar de que se mantenga la supresión de las personalidades jurídicas de las federaciones, ésta se dilata en el tiempo y se prevé la constitución de una comisión específica sobre la cuestión.

Seguir leyendo »

Patriotas

Albert Rivera tiene un problema. Solo ve españoles. Le da igual peperos corruptos que funcionarios honrados. Él ve españoles. Banqueros rescatados que familias desahuciadas. Españoles. Trabajadores precarios o blanqueadores de capital. Da igual. Españoles al fin y al cabo.

Porque no ve mujeres –salvo para liderarlas- que si no vería igual mujeres españolas víctimas de la violencia machista que a sus maltratadores. Serían todos igual de españoles.

Rivera, que antes de presentarse en coalición con la ultraderecha Europea se afilió a las juventudes del PP, que nunca fue capaz de encontrar las diferencias entre su partido y el ultraderechista Vox, solo hay una cosa que no ve: a Podemos en el Gobierno.

Seguir leyendo »

Esto no es un chalé

39 Comentarios

No soy quién para juzgar actos individuales que no trasciendan al ámbito de lo público y que sean personales e intransferibles. Ahora bien, ya que me han hecho responsable de sus consecuencias, al tener que votar como inscrita en Podemos, creo que tengo todo el derecho y el deber de opinar. Porque no se trata de un chalé, sino de su representación, evocando a René Magritte en su obra “Ceci n’est pas une pipe”.

Vaya por delante que la hipoteca que tienen que pagar Irene Montero y Pablo Iglesias durante treinta años es un verdadero yugo para economías que donan gran parte de su sueldo a proyectos sociales como el resto de diputados y cargos de la organización política. Si no fuera así, lo tendrían mucho más fácil. Y eso no se dice, pero es un argumento clave a tener en cuenta. El esfuerzo va a ser brutal. Lo que me extraña es que se liguen al escaño durante tanto tiempo como para convencer al banco prestamista. Claro que tienen recursos de valía personal como para trabajar en otros campos.

Me parece atroz el acoso al que están siendo sometidos como cabezas de turco de un partido al que mucha gente, muchos políticos y no pocos medios odian tanto como Aníbal a los romanos. Gentes que persiguen, airean y se vengan con tanta saña de una circunstancia así no tienen catadura moral para acusar a nadie de un posible error político. La objetividad y la imparcialidad deberían ser preceptivas para un buen periodismo. Alegrarse del dolor ajeno no hace más que mostrar un fondo de envidia y vileza que no dice nada bueno del sujeto acusador. Pero, insisto, esta tampoco es la cuestión.

Seguir leyendo »

El peligroso “ultrapatriotismo”

27 Comentarios

España es un país diverso y mestizo. A nuestro rostro se asoman los rasgos de antepasados íberos, celtas, romanos, musulmanes, judíos y cien razas más que conforman a todos los españoles. Es nuestra seña de identidad, el conjunto de todos los que nos han hecho lo que somos. Quien no lo sienta así no es un verdadero español o no sabe dónde vive.

Cuando la simbología o la reivindicación en exclusiva de los símbolos patrios –ya sea Els Segadors o el Himno nacional, la Señera o la bandera de España- se convierten en patrimonio exclusivo de uno u otro grupo, cabe ponerse en alerta: vamos a escuchar discursos vacíos de contenido y con el peligro latente del nacionalismo, un concepto estrecho, limitado, falto de empatía y por tanto intolerante, que a nada bueno conduce, cuando además es excluyente. Lleva solo al enfrentamiento y a la apropiación indebida de aquellos elementos que definen a la nación y por tanto pertenecen a los ciudadanos que la componen, ya sea de origen o porque se han subido al barco de otro país que han hecho suyo y del que ya forman parte. En este caso, con iguales derechos y obligaciones. Nadie tiene más potestad por una tierra por el hecho de haber nacido en ella, sobre quienes la trabajan o la hacen prosperar, y, por ende, no puede haber ciudadanos de primera o segunda categoría, o sin categoría. Un país que establezca estas diferenciaciones no puede llamarse democrático.

Esa es la realidad. Negarla conduce al esperpento. Ahí tenemos al president de la Generalitat, el honorable Joaquim Torra, que vive como muchos de sus colegas independentistas inmerso en una fábula continua cuya moraleja va variando según conviene pero siempre con el mismo argumento base: “España nos oprime. Con la independencia la vida será mejor y los problemas se diluirán como por arte de magia”. En tal situación, Torra adereza el cuento con teorías supremacistas y trasnochadas. En algún caso ha pedido disculpas. Pero ni él ni los que le acompañan se apean de su posición sino que, por el contrario, tiran de la cuerda para ver si les cae el castigo que esperan para avanzar en el martirologio, imprescindible para sus fines.

Seguir leyendo »

Pasar vergüenza

61 Comentarios

Acceso a la vivienda desde el jardín

Si hay un motivo por el que los inscritos deberían votar en contra de Iglesias y de Montero en el referéndum que han convocado es -precisamente- por haberlo convocado. De todas las cosas que han hecho mal ésta es sin duda la peor, la más infantil, la más irresponsable y la más dañina para el proyecto que encabezan.

No habían hecho nada ilegal comprándose un chalet de 600.000 euros en un barrio pijo; y, si al hacerlo libremente y con conocimiento de las consecuencias, eligieron distanciarse de su discurso original y perder un puñado de votos, debían haber afrontado esa decisión con un poco de naturalidad o de cinismo. Se pueden perder votos defendiendo principios o renunciando a ellos. En este caso, esos medios de comunicación que -es verdad- invaden la intimidad de Iglesias y Montero, los acosan y procuran arrojar fango sobre Podemos, no pueden acusarles desde luego de “populismo” y mucho menos de “electoralismo”. La pareja dirigente ha sido generosísima con el enemigo y, sin que nadie los empujara, ha expuesto al hacha su costado más vulnerable. Cierto: España no los ha sorprendido robando cremas ni maltratando a un mendigo ni drogándose en un garito. Los ha sorprendido jugando a las casitas (no al monopoly) como una feliz pareja que va a tener mellizos y que trata de consolidar un “proyecto de vida”. Los ha sorprendido pidiendo una hipoteca, endeudándose, administrando por anticipado el patrimonio familiar. Nada de eso es reprobable. Pero los ha sorprendido también dilapidando una vez más el patrimonio del partido del que son símbolo máximo y dirección indiscutida. Dilapidando, si se quiere, el último patrimonio: el principio que aún les diferenciaba de los otros políticos y según el cual -eso defendemos- “las palabras atan”. Iglesias y Montero se han “desatado” política y materialmente de sus propias palabras mediante una decisión personal que ahora quieren politizar y cargar sobre el conjunto de los inscritos.

En todo caso, que Iglesias y Montero se “desataran” de sus discursos, aún entrañando un daño severo, no hubiera sido irreparable. Se podía haber digerido. La opinión pública podía haberlo perdonado u olvidado, como todo, tras un pequeño escarmiento. Peor ha sido el modo en que han reaccionado -ellos y buena parte del aparato podemita- frente a las críticas, unas veces manipuladoras y malévolas y otras no, de los periodistas y de los medios de comunicación, pero también frente a las reservas de los propios simpatizantes. Como ocurrió ya antes de Vistalegre II, Iglesias, Montero y su aparato han elegido cubrir sus vergüenzas matando al mensajero, cerrando filas y criminalizando, como cómplices del “sistema” y hostiles a Podemos, todas las objeciones y todos los matices, incluso el debate mismo. “Desatados” de los principios enunciados, se vuelven a atar así a la peor tradición izquierdista, la que fue dejando a los viejos partidos aislados en sectas numantinas, victimistas y cargados de razón, cada vez más alejados de las mayorías sociales, fatalmente acostumbradas a identificar a la izquierda -aún más que al catolicismo- con el fanatismo, la inquisición y la diabolización del enemigo.

Seguir leyendo »

¿No nos representan?

37 Comentarios

Iglesias y Montero en el Congreso

La orden fue dada hace mucho. Lo recordaba mi amigo Manolo Monereo en uno de sus artículos en enero de 2016: ahora o nunca, hay que liquidar a Podemos.  Cueste lo que cueste. Claro, es lo que tiene mirar a los poderosos de frente, sin miedo, y decirles la verdad .

¿Qué esperábamos? ¿Que nos iba a salir gratis sacar el Tramabús a la calle para denunciar las mayores tramas de corrupción de este país y a sus artífices ? ¿Creíamos que nos  iba a salir gratis proponer leyes para que dejen de mandar quienes no se presentan a las elecciones? ¿Que se iban a quedar de brazos cruzados mientras llamábamos «casta» a quienes se compran una cuarta vivienda para especular y a la vez hacen leyes de desahucio exprés o mientras llamábamos «miserables» a quienes llevaron a cabo las dos reformas laborales? ¿Pensábamos que iban a darnos las gracias por denunciar sus sobresueldos en B mientras nosotros donamos parte de nuestro salario a proyectos sociales y renunciamos a los coches oficiales y al plan de pensiones privado? Lo pregunto en serio: ¿qué esperábamos?

Hay una cadena perfectamente engrasada entre los poderes políticos, los económicos y los mediáticos, cuyo funcionamiento lleva perfeccionándose desde que ocupamos las plazas de las principales ciudades un  15 de mayo de 2011 para frenar cualquier posibilidad de cambio político en este país. En ocasiones, a porrazos contra manifestantes pacíficos, otras veces encarcelando a titiriteros, raperos o tuiteros bajo el peligroso paraguas del «enaltecimiento del terrorismo». Otras,  inventándose un partido político como Ciudadanos que no distingue entre opresores y oprimidos porque solo ve «españoles». Otras, publicando fotos de dirigentes tomándose una Coca-Cola. Otras, juzgando a compañeras feministas por hacer activismo político mientras cursan sus estudios. Otras, metiéndose en campañas internas y eligiendo candidatos. Otras, hablando de Venezuela, Irán y Corea del Norte hasta quedarse con la boca seca. Otras, pagando quince mil euros por la foto de dos criaturas que aún no han llegado. Todo vale contra Podemos. Todo vale contra quien tiene las agallas de decir: «ni de coña,  no voy a seguir permitiendo que otros hagan política en mi nombre».

Seguir leyendo »

Donde tenemos razón no pueden crecen las flores, ni las bicis

Una mujer pasea e bicicleta por el carril bici de Sevilla, ciudad que llegó a 72.000 trayectos diarios bicicleta

Sin aire las flores no crecen. La calidad de eso que respiramos en las ciudades, necesita poder ser respirado. Necesitamos aire. Muchos son los nombres que se han dado a nuevas teorías que brindan devolver el espacio público a las personas, para entre otras cosas, ahuyentar así los malos humos. He leído sobre la ciudad humana para las personas, la ciudad accesible, que sea para todas, o la ciudad amable, con menos violencia. Muchas ideas de ciudad con una misma tendencia: Simplemente, poder vivir en ella y no morir en el intento.

Los niveles de contaminación y la baja calidad del aire son alarmantes. Indicativo sobre la necesidad de cambio en materia de transporte urbano. Este hecho, que es básicamente como un suicidio lento y colectivo, donde las personas vamos respirando poco a poco sustancias letales, nos lleva a saber una realidad que, al parecer, nadie sabe frenar en la práctica. La falta de regulación, la falta de inversión económica para un cambio de infraestructuras en las ciudades que prioricen los trayectos de movilidad activa (a pie y en bicicleta) y fomenten el uso del transporte público siguen siendo inversiones residuales en comparación con las inversiones totales en transporte en las municipalidades. Sin ir más lejos, hace tan solo unos días, la Comisión Europea ha comenzado un proceso de infracción contra Francia, Alemania, Hungría, Italia, Rumania y el Reino Unido por infringir las normas de calidad del aire de la UE. Es más que conocido el reiterado ultimátum que Bruselas ha dado a España en este tema. Sin embargo, en esta ocasión España se libra de estar en la lista, gracias a los planes de mejora de calidad del aire que hay prometidos, por Madrid y Barcelona, que son los casos que incumplen los niveles de dióxido de nitrógeno.

“Más de 400.000 europeos mueren prematuramente cada año debido a la mala calidad del aire. El tráfico motorizado es una de las principales fuentes de contaminación del aire. Por ejemplo, durante una maratón de Londres en abril de 2018, la contaminación del aire en las secciones del maratón disminuyó en un 89% en comparación con domingos anteriores. El 40% de todos los viajes en automóvil en la UE tienen menos de 5 km, con lo que la posibilidad de que existan tasas de uso de la bicicleta más altas es enorme. En los Países Bajos, el 36% de las personas que usan la bicicleta son su principal medio de transporte, 4,5 veces más que el promedio europeo”, comentan desde la Federación Europea de Ciclistas.

Seguir leyendo »

Turquía contra la libertad de prensa

Can Dündar, director de Cumhuriyet en un acto celebrado en el extranjero.

Desde el intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016 en Turquía, la comunidad internacional ha sido testigo de una represión sin precedentes de la libertad de opinión y de expresión por parte del Gobierno de Ankara. 

En un contexto en el que el Gobierno de Erdogan tiene como misión silenciar las voces disidentes con el pretexto de “luchar contra el terrorismo”, los medios de comunicación independientes están desapareciendo rápidamente.

La declaración de estado de emergencia, que ahora ha sido prorrogada por casi dos años más y que permite que el Gobierno pueda emita decretos con carácter de urgencia, ha tenido un profundo impacto sobre los medios de comunicación independientes y amenaza la continuidad de las instituciones democráticas del país.

Seguir leyendo »

Una democracia en decadencia

42 Comentarios

Mientras nos entretenemos con apasionados debates en la calle y en nuestras casas sobre la compra del famoso chalet, el asunto del vídeo de las cremas o las trampas para obtener un máster y los trileros tratan de despistarnos aún más en defensa de sus intereses privados, corremos el peligro de olvidarnos de la grave crisis que sufre la democracia en España. Porque no podemos caer en la banalización de la política, sin negar importancia a las polémicas citadas. Todas nos recuerdan que la ética y la coherencia han de presidir la vida pública.

Pero no perdamos la atención sobre todo aquello que realmente degrada el sistema democrático. Me refiero al hecho de que un PP corrupto continúe en el Gobierno de la Comunidad de Madrid -su auténtico laboratorio de la corrupción- gracias a que Ciudadanos pasa de la regeneración democrática. A la aprobación, en un Pleno de esta semana, de un presupuesto continuista y frívolo, como consecuencia de la complicidad entre el PNV, Rivera y Rajoy, a pesar del Cupo Vasco que figura de modo expreso en el capítulo de ingresos del Estado. O al veto urgente del Gobierno que impedirá que se debata en el Congreso una enmienda del PSOE al presupuesto que proponía la eliminación del factor de sostenibilidad de las pensiones, en realidad un factor para recortarlas.

Mientras Quim Torra, un ultranacionalista nada honorable, okupa en Catalunya el puesto de president, ni existe ni se espera un plan estratégico de alcance político del Gobierno de España para ir restando argumentos y apoyos al secesionismo. Carencia aprovechada por Puigdemont para seguir jugando al victimismo. Y por Rivera con el tira y afloja del 155, en su línea de un populismo españolista rancio -modelo Aznar- y usando la mercadotecnia para ganar votos con el enfrentamiento entre territorios. Ante la ausencia de la política como herramienta para la resolución de conflictos, tampoco el cerco judicial en exclusiva resolverá nunca una confrontación que se va a enquistar y hará arraigar de forma radical el independentismo entre los catalanes más jóvenes. Perderá la democracia y aumentará la inestabilidad política en esta España plural en perjuicio de las aspiraciones de las izquierdas.

Seguir leyendo »