eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El café torrefacto: una guerra comercial, no una batalla por la calidad

37 Comentarios

José Gómez Tejedor en 1902. | Fotografía propiedad de Abelardo Jurado Gómez-Tejedor.

Del año 1979 al 2001 trabajé en el mundo del café. Soy bisnieto de José Gómez Tejedor. Me gusta el café, disfruto con un buen café, mi hermano Francisco y mi pareja Carmen son dos expertos catadores reconocidos por décadas en el sector. En casa nunca tomamos café torrefacto, en hostelería, ya se sabe, te tomas lo que te toca, o te lo dejas en la taza.

Como químico industrial me apasiona la ciencia y la tecnología del café. Dicho esto, no puedo estar más en desacuerdo con la entrada en Tribuna Abierta de Enrique Benítez publicada el día 23 de enero titulada  "Este señor es el responsable de que en España bebamos muy mal café" refiriéndose a mi bisabuelo José Gómez Tejedor.

El Señor Benítez está medianamente documentado, con varios errores de bulto en los que no voy a entrar por no ser el objeto de este trabajo.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Control público de las eléctricas

42 Comentarios

Podemos pide una transición hacia la energía renovable.

Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general. No lo decimos nosotros, lo dice la Constitución española. ¿Por qué deberíamos temer este debate cuando hablamos de las eléctricas? ¡Vete a Cuba! ¡Vete a Venezuela! gritarán nuestros adversarios ¿Y qué? Es incuestionable que el modelo eléctrico español no funciona. Está en manos de grandes empresas privadas que actúan como un oligopolio que impide la competencia real. Hablamos de un modelo en el que los beneficios de estas grandes corporaciones no dejan de crecer al tiempo que el precio final de la electricidad que paga la gente no deja de aumentar. Decir esto es decir la verdad, nos llamen lo que nos llamen.

Es así mismo incuestionable que las remunicipalizaciones (nacionalizaciones a escala municipal en palabras del abogado experto en energía Daniel Pérez)   llevadas a cabo en varios municipios alemanes ha mejorado la calidad y el precio del servicio y es también cierto que en muchos de los países europeos en los que hay una o varias compañías eléctricas de titularidad estatal, se funciona mejor que en España. ¿Debemos temer que nos llamen radicales y extremistas por señalar lo evidente? Cosas peores nos han llamado y cosas peores nos llamarán y seguramente eso será señal de que estamos hablando de lo importante.

A día de hoy, cuando buena parte de nuestros compatriotas tienen problemas para pagar la factura de la luz, el papel de nuestra fuerza política debe ser el de señalar lo que el Gobierno y sus aliados no se atreven a decir: que el modelo eléctrico español que permite comprar a expresidentes y a exministros sentándolos en consejos de administración de grandes eléctricas a cambio de retribuciones impúdicas, no es sólo un modelo corrupto, sino ineficaz y obsoleto. Tan obsoleto como el sistema político que ha permitido durante décadas que una minoría se enriquezca a costa de mercadear con los derechos de los ciudadanos y con los recursos estratégicos del país.

Seguir leyendo »

Aquí yace el Partido Socialista francés

23 Comentarios

El presidente de Francia, François Hollande y el primer ministro francés, Manuel Valls.

Estamos asistiendo a la defunción de la social-democracia francesa. Y sus causas son múltiples: agotamiento programático, basculación hacia el social-liberalismo, incapacidad para invertir las tendencias en materia de paro crónico y de inmigración descontrolada... Esto en lo estructural pero también está lo coyuntural: Hollande ha sido el peor presidente de la V República (su valoración más baja no pasó del 11% frente al 29% de Sarkozy y Chirac y el 38% de Mitterrand), un gobernante carente de la más mínima autoridad incluso dentro de su propio partido.

El PS ha desaparecido (pillado por la dinámica de enfrentarse al Frente Nacional unido a la derecha, el famoso e inútil "Frente Republicano") en regiones enteras, los candidatos más serios de la izquierda (Emmanuel Macron y Jean-Luc Mélenchon) han pasado de unas primarias transformadas en un auténtico fracaso (participaron 1,5 millones de votantes frente a los cuatro millones de las primarias de la derecha).

En definitiva, un Partido Socialista encerrado en una trampa infernal: las expectativas de voto en las próximas presidenciales son pésimas (entre otras causas porque no entusiasma particularmente votar por perdedores) y el candidato del PS no llegará a la segunda vuelta (entre otras causas porque la política de Hollande del mundo árabe y la lucha contra el terrorismo ha espantado a una buena parte de las bases y votantes musulmanes del partido socialista).

Seguir leyendo »

¿Hay corrupción política en la cúpula de Ciudadanos?

"Si no puedes sobornar a un juez siempre puedes intimidarle" A.C.

La Comisión de Garantías (CdG) es el órgano judicial máximo de Ciudadanos –su Tribunal Supremo– y está encargada según el Art. 3.15.1 de los Estatutos de:

Seguir leyendo »

Stop Machistes

55 Comentarios

Los chistes y memes machistas existen porque hay hombres a los que, todavía, les parece divertido y gracioso reírse del género femenino. Por eso, cuentan y distribuyen esas pésimas gracietas, que comparten y hacen virales por Internet y que van de boca en boca, tronchando de risa a la España machista.

Stop Machistes. | eldiario.es.

Stop Machistes. | eldiario.es.

Montajes que se ríen del tamaño de nuestros culos o tetas, de nuestra desnudez sin depilar o en la ancianidad. Burlas, sin el menor atisbo de ingenio o agudeza, que se ceban con los estereotipos tradicionalmente impuestos a las mujeres. Llegando, en ocasiones, a torturar el humor hasta el extremo de buscar la carcajada con memes sobre violaciones, abusos, acoso en el trabajo o mujeres en situación de prostitución.

Seguir leyendo »

El chorizo Franco de Casa Pepe

El bar franquista 'Casa Pepe', adornado con carteles en defensa del militar golpista. / MAR GONZÁLEZ

Los autoritarismos tienen muchas caras, algunas de las peores se disimulan entre vecinos y se exponen con barbaridades y cánticos, cuando saben que nadie puede impedírselo. Lo que es seguro es que, quien reclama para España como solución a la "dictadura roja" una democracia "orgánica" –como la de después del golpe de estado, la de los 114.000 fusilados– añoran un salvador casi divino, un Franco, como dios manda, y subsidiariamente un Hitler. Pero Franco no puede ser tratado como un vecino sin delito, fue un dictador, un autócrata que empezó fusilando y terminó fusilando. Quien reclama esa nostalgia, no es un vecino, es un fascista. Quien sueña con mujeres de 18 o 20 años y considera que la mujer, "la pata quebrada y en casa", debe vivir en la cocina y no salir de su casa, limpia que te limpia, no es un hostelero, es un ser que ejerce violencia machista.

Dedicar una calle en la que se juntan en el homenajeado fascismo y machismo, junto con golpe de estado a escala municipal, es lo que ha ocurrido en Almuradiel (Ciudad Real). Con la nocturnidad de aprovechar que la alcaldesa estaba de baja, los concejales del PP, con la colaboración necesaria de Ciudadanos, han vuelto a atentar contra la dignidad de las personas, en vía pública, contra un grupo social determinado. Y lo han negado. Esta no debería ser nuestra patria. Todo mi apoyo para María Asunción del Moral, mujer trabajadora, demócrata y alcaldesa de la localidad.

Conozco bien la aplicación de la Ley de Memoria Histórica en juzgados y tribunales, y puedo afirmar que hay un sector entre la judicatura proclive a avanzar en derechos humanos y reparación para las víctimas del franquismo. La parte negativa es que son una minoría; la positiva, que son los más preparados.

Seguir leyendo »

Internet y las redes sociales te roban los derechos

La revolución digital ha originado relevantes transformaciones sociales. Todo lo virtual suele valorarse de manera positiva y como un signo de modernidad que nos aporta progreso, prosperidad y comodidades. Sin embargo, una mirada más atenta nos puede mostrar que las luces placenteras de la red también van acompañadas de numerosas sombras, entre ellas en materia de derechos.

Internet ha generado monopolios globales muy poderosos, que se han convertido en impresionantes fábricas de datos de dimensiones desconocidas hasta ahora. Google, Amazon y las redes sociales lo saben todo sobre nosotros. Su ingente negocio consiste en gran parte en mercadear con dicha información. Cada paso que damos en el territorio virtual queda almacenado. Y estos datos, que integran nuestra privacidad más esencial, se suministran embalados a terceros sin ningún tipo de control, ni análisis sobre los conflictos de derechos existentes. Diversos organismos han expresado que las condiciones de uso sobre cesión de datos serían abusivas, al ser confusas, no negociadas y contrarias a las normas europeas.

La información es poder. Y aquí no se limita al ámbito empresarial. Cualquier estado podría acceder a la información que afecta a cada ciudadano en relación con su derecho a la intimidad: a su forma de ser, a su ideología o a los lugares que ha visitado, siempre bajo la ilusión de que nuestros perfiles virtuales son realmente nuestros. De hecho, siguen sin desvelarse aún las relaciones de Facebook con los servicios de inteligencia estadounidenses. Y, como en los peores presagios de Orwell, se trataría de un control peculiar en el que todos aportamos nuestros datos a un potencial sistema de vigilancia digital que puede llegar casi a leer nuestros pensamientos.

Seguir leyendo »

Sobre fusión y democracia

Íñigo Errejón, Xavier Domenech, Pablo Iglesias y Alberto Garzón en el Congreso de los Diputados

Estos días se ha visto cómo se introducía a Izquierda Unida en la disputa interna de Podemos. Hasta ahí normal, ya que las relaciones que establecerá el Podemos que salga de Vistalegre II con IU y con el PSOE resultan fundamentales para lo que han de decidir sus inscritos próximamente. El problema viene cuando se formulan dilemas inexistentes, o se sugieren posiciones de una organización que no son tales. Pensemos de partida que para que IU autorice cualquier fusión los mecanismos son más exigentes que los planteados por cualquier sector de Podemos, pues supone la convocatoria de su Asamblea.

Desde el llamado sector errejonista se asegura, sin embargo, que el próximo día 12 se decidirá sobre una eventual fusión de IU con Podemos. Y desde IU, respetando sus debates, sin desear injerir en su proceso, se ha aclarado que esto es radicalmente falso. Nadie quiere fundirse con Podemos. Más allá de la polémica sobre quién ha dicho qué, el planteamiento del debate a mi entender muestra preocupantes carencias democráticas de base.

Lo explicaré a continuación para que quede meridianamente claro.

Seguir leyendo »

Bauman ante el Holocausto

En memoria de las víctimas de Atocha.

El fallecimiento de Zygmunt Bauman obliga a actualizar lo que escribió en 1989 sobre el Holocausto. El motivo ha sido que el pasado mes de noviembre, un Juzgado de Instrucción de la provincia de Soria abrió un proceso penal por "asesinato" ante el conocimiento de que en una fosa común podían hallarse los restos de personas presuntamente asesinadas en 1936 por las fuerzas sublevadas.

En su obra Modernidad y Holocausto analiza exhaustivamente los múltiples significados del Holocausto del pueblo judío y, sin obviar, la enorme tragedia que representó para ese pueblo "la bestialidad de los nazis", dirige también su atención al Gulag y a Hiroshima. Porque, en estos tres supuestos, a los que deberíamos añadir los terribles crímenes cometidos por el franquismo, se expresa la capacidad humana para hacer el mal y los recursos que se instrumentan, en función de los procesos históricos, para, en algunos casos, banalizarlo.

Seguir leyendo »

Subirse al coche de un desconocido

28 Comentarios

¿Por qué te subirías al coche de un desconocido sin verle la cara? Porque conduce un taxi y tiene un número de licencia legal. Sabemos que tras él hay una institución que supervisa y da garantías. Y confiamos. La sociedad funciona por la confianza que todos depositamos en los demás. Opera en un grado tan profundo, que ni nos damos cuenta de las decenas de actos que llevamos a cabo cada día gracias a ella.

Sin confianza la especie humana no habría llegado hasta aquí. Necesitamos grandes dosis de ella para avanzar como sociedad. Si la corrupción resulta tan repugnante, no es sólo por el dinero público que detraen las malas prácticas, sino porque tritura el tejido sutil que une a los individuos en una sociedad, ese sentido de ser en una cierta medida responsables los unos de los otros, responsables de nuestro comportamiento hacia los demás.

Hay muchas formas de definir la corrupción. De hecho, tiene un grado importante de contenido cultural. Por eso en una sociedad como la española, prácticas toleradas hasta hace unos años, de repente, dejaron de serlo. Muchos políticos dejaron de entender por qué se les repudiaba como nunca si seguían haciendo lo de siempre: cobrar comisiones a cambio de favores, aceptar regalos, llevar dinero a Suiza, ayudar a la financiación en B del partido… Las exigencias culturales y morales de la sociedad evolucionaron más que las de cierta elite política y empresarial. Y afloró el desajuste.

Seguir leyendo »