eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Carta abierta ante el inicio de curso

Desde los MRP, hacemos un llamamiento a las Administraciones y a la opinión pública, no solo en el ánimo de denunciar lo intolerable, sino de urgir con rotundidad a una mejora desde el comienzo en el mes de septiembre

La escuela pública plantea una huelga general educativa para el 9 de marzo

EFE

La Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica de Madrid considera insoportable la situación de deterioro que, en cuanto a recursos ambientales, humanos y materiales, ha alcanzado la Escuela Pública. Esto se ha ido produciendo al tiempo que han aumentado las ratios, la presión burocrática sobre las y los profesionales de la Educación y la inequidad entre centros y áreas territoriales.

Las condiciones de los centros, y en concreto en todo lo que se refiere a la puesta en marcha del nuevo curso escolar, suponen año tras año una barrera insalvable que, en muchos casos, impide un arranque con la calma y la serenidad necesaria para abordar un trabajo que se enfrenta a la imprescindible tarea de educar en las mejores condiciones a los que serán las mujeres y hombres del futuro.

Por ejemplo, una vez más empezamos el curso escolar con aulas saturadas y sin profesorado de apoyo desde el primer ciclo de Educación Infantil hasta el final de la etapa de Secundaria. Al tiempo, desde el servicio de inspección educativa, nos hacen un llamamiento a atender a la diversidad, a utilizar todas las medidas ordinarias para que el alumnado no tenga que repetir curso (apoyos, desdobles, agrupamientos flexibles...). Este requerimiento educativo, sin embargo, no va acompañado de dotaciones espaciales o de aumento de docentes, profesionales de orientación suficientes y con recursos (Orientadores y orientadoras, PT, AL, Fisioterapeutas o PTSC) que permitan elaborar un modelo más allá del exclusivamente centrado en el déficit, al que ni siquiera se llega.

Todos los programas se ven además afectados por la cantidad de horas de sustituciones que el profesorado tiene que realizar para cubrir las bajas que no se cubren hasta los quince días o los derechos laborales adquiridos, los que no van acompañados de sustituciones fuera de la plantilla.

Ante situaciones que hay que resolver atropelladamente, las respuestas son igualmente atropelladas y muchas veces a costa del esfuerzo personal del profesorado que entiende su tarea como un compromiso ineludible. La formación del profesorado es cada vez más incuestionable y por ello nos duele enormemente no poder atender las necesidades físicas, psicológicas, afectivo-emocionales, educativas del alumnado. En definitiva: los derechos del alumnado.

Desde los MRP, hacemos un llamamiento a las Administraciones y a la opinión pública, no solo en el ánimo de denunciar lo intolerable, sino de urgir con rotundidad a una mejora desde el comienzo en el mes de septiembre. Algo urgente para poder empezar el próximo curso escolar con los mínimos imprescindibles y para poder desarrollarlo en condiciones dignas; las que permitan ir progresando, con más medidas durante el curso, hacia la recuperación y hacia la mejora precisa.

En defensa de la Escuela Pública es necesario:

● Cubrir, desde el primer día de septiembre, tanto el personal interino como no definitivo y las sustituciones por bajas para posibilitar una adecuada organización y funcionamiento en todos los centros.

Abandonar definitivamente la construcción por fases.

● Eliminar el actual planteamiento de las pruebas externas y del bilingüismo, que suponen para los centros una inversión de tiempo y dinero del que, frecuentemente, no disponen o que se retira de asuntos muchos más relevantes, influyendo así negativamente en el desarrollo del Proyecto Educativo de los Centros. En relación con el mencionado programa bilingüe actual, necesitamos además una evaluación seria del mismo porque nos preocupa enormemente la falta de equidad que, constatamos por nuestros estudios, se está provocando en centros educativos y alumnado.

Modificar el acceso a cuerpo de maestros y maestras, no solo en la fecha de realización que no perjudique a los centros, sino además con unas pruebas acordes al puesto a desempeñar y transparencia en todo el proceso.

● El sistema informático RAÍCES genera innumerables dificultades en su aplicación, trayendo de cabeza al profesorado y entorpeciendo el trabajo muchas veces, muy en especial en el comienzo y en el final de curso. Nos preocupa que, además, vulnere el derecho a la protección de datos, burocratiza enormemente la tarea y exige, con frecuencia, por encima de lo que contempla la normativa.

● No podemos hacer cada vez más con los mismos o con menos medios, porque supone un deterioro del sistema educativo y un agotamiento del profesorado. El peso de los Planes de Mejora no puede recaer sobre los centros; se recibirá, para posibilitar su desarrollo, del personal y apoyo suficiente para poder realizarlos, sin que, además, los ahogue una exigencia burocrática excesiva (registros, documentación, etc.) que luego no revierte en la escuela pública, ya que todo ello requeriría de una inversión posterior en educación que no se hace.

● El actual planteamiento de admisión escolar y su distribución en centros ha de revisarse, recuperándose las Mesas de Escolarización para que no se llenen unos centros cuando en otros se cierran aulas, así como que los colegios concertados cumplan con los requisitos que le corresponden por el concierto.

● La formación continua del profesorado ha de adecuarse a las necesidades de los centros y de los equipos docentes y no a líneas prefijadas que además discriminan (2º ciclo de Educación Infantil y Formación Profesional) o excluyen (1er ciclo de Educación Infantil) algunos niveles o etapas o algunos ámbitos como el de la Orientación, que precisa urgentemente de seminarios reflexivos y de formación en enfoques renovadores y en inclusión.

Apoyar los proyectos educativos de los centros, cuidando que:

- Tengan efectividad las mejoras en las condiciones laborales del profesorado sin que suponga un deterioro de la vida cotidiana del centro. Los artículos del convenio relacionados con la dotación de personal no se han cumplido. Los días de asuntos propios no pueden suponer la carga que representan para la organización del centro, que ha de hacer milagros para resolver las ausencias, para el alumnado, que a veces ha de repartirse entre clases y aumenta su hacinamiento, o para el profesorado que queda en el centro y que asume estas ausencias por encima de unas condiciones ya muy extremas.

- Se lleve a cabo un auténtica política de INCLUSIÓN y que, tal como establece la legislación en vigor, las Administraciones doten con los recursos necesarios para ello, aumentando, entre otros, los recursos personales y materiales de los Equipos de Orientación y de Atención Temprana, así como los de los Equipos Específicos y los de los Departamentos de Orientación de los Institutos de Educación Secundaria porque:

- Ya no se considera que el alumnado incluido en el programa de NEE ocupe dos plazas escolares. Así, docentes con grupos de hasta 28 o más alumnos/as en infantil o en primaria se encuentran con una diversidad entrañable y por la que apostamos en las aulas pero sin los y las profesionales que se precisan para darles la debida atención educativa.

- Orientadores, orientadoras y el resto de profesionales que componen losequipos se comparten en los centros de infantil y primaria, y cada vez más en secundaria; ya casi solo vienen a evaluar al alumnado, y ni a eso llegan. ¿Dónde queda eso de orientar al profesorado, a las familias, a contribuir a la elaboración de los proyectos educativos, planes de convivencia, mejoras metodológicas,...?

- Cada año nos queda una lista numerosa de alumnos/as pendientes de evaluar para el curso o cursos posteriores a los que no se les puede hacer adaptaciones curriculares significativas y están suspendiendo por no tener hecha su evaluación. ¿Esto es justo?

- A pesar de la importancia de los aspectos emocionales y de las situaciones sociales y económicas en el aprendizaje de nuestros alumnos/as, la o el PTSC no puede reunirse con continuidad con las familias que así lo requieren, por falta de tiempo para ello, y ni siquiera llega a todas las que lo precisan.

Por todo esto, y para hacer viable una educación INCLUSIVA, necesitamos:

■ Que se reduzcan las ratios en todos los niveles, etapas y modalidades de escolarización y atención educativa, siguiendo las recomendaciones de Red de Atención a la Infancia de la Comisión Europea.

■ Un profesional de PT, AL, profesorado de compensatoria e integrador/a social en la plantilla fija de todos los centros, con fisioterapeutas cuando sea necesario.

■ Cambiar y reducir la normativa que regula la RATIO de PT (máximo 8 alumnos de apoyo tipo B y 5 apoyo tipo A), AL (máximo 8 alumnos de apoyo tipo B y 5 apoyo tipo A) y COMPENSATORIA (15 alumnos).

■ Un apoyo real por cada dos unidades o fracción en el primer ciclo de E. Infantil, por cada tres unidades o fracción en el segundo ciclo de E. Infantil y por cada seis unidades o fracción en Primaria.

Eliminación “cheque bebé” para los centros de Educación Infantil privados por la inequidad que representan respecto a una escuela pública que, frecuentemente, sale más cara que la privada pues no reciben cheque alguno.

■ Que se aumente la oferta escolar pública (de titularidad y gestión) para que obtengan estas plazas todas las familias que lo solicitan.

■ Que todas las familias que lo necesiten puedan acceder a becas de comedor para cualquier nivel que ofrezca este servicio, y también a escolarización gratuita en el primer ciclo de la Educación Infantil.

Aulas TEA en todos los centros.

■ Es imprescindible que se consideren ANCE desde el primer ciclo de Infantil; única manera de COMPENSAR DESIGUALDADES de forma real y evitar el fracaso escolar de este alumnado.

■ Que el programa PROA lo sea para todos los centros y que las casi extinguidas aulas de enlace se amplíen de nuevo a todos los centros que las precisen.

Normativa propia para los CRA.

Eliminar el gasto que supone conceder la financiación de orientadores en la educación concertada (resolución de 21 de marzo 2019 de la dirección general de becas y ayudas al estudio)

Pocas cosas nos hacen más felices como docentes que ver crecer y madurar en todos los aspectos a nuestro alumnado y acompañarlo en su proceso personal, pero pocas cosas nos causan tanta desdicha como sentir la impotencia de no poder atender a cada cual como lo necesita. Pedimos por ello que sean conocidas, difundidas y atendidas nuestras demandas, muchas de ellas para poder iniciar el curso con mínimos imprescindibles y otras para poder desarrollarlo y culminarlo con dignidad.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha