eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Todo por delante

Los acontecimientos de las últimas semanas han precipitado el debate en una organización que ha tenido enormes dificultades en su crecimiento para conciliar su genética fundacional con la acelerada dinámica política del año 2015

Nuestra organización será federal o tendrá serias dificultades para seguir asentándose y consolidándose

54 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Podemos confirma que incluirá en su programa electoral la auditoría y reestructuración de la deuda pública y privada

Uno nunca sabe cuándo se terminará el tiempo de una responsabilidad, solo sabe cuándo empieza un camino, con qué creencias y con qué gentes lo afronta. Hoy es día de mirar hacia adelante y seguir comprometido con el proyecto del cambio desde las posiciones en las que me encuentro: desde mi condición de diputado y presidente de la Comisión de Fomento en la labor de control al Ejecutivo pasando por todo el trabajo que queda por hacer en el Espacio Andaluz en el Congreso y las tareas de coordinación interparlamentarias.

Escribía  pocos días después del 20D en este mismo diario que "se ha abierto un nuevo ciclo y nuestra organización es suficientemente flexible como para adaptarse y construirse conforme a los nuevos retos que se presentarán durante el mismo”.

Los acontecimientos de las últimas semanas han precipitado el debate en una organización que -créanme, lo sé bien- ha tenido enormes dificultades en su crecimiento para conciliar su genética fundacional, preñada de convicciones profundamente democráticas, abierta al diálogo y convencida de la necesidad de hacer prevalecer el imperio de nuestras reglas constituyentes, con la acelerada dinámica política del año 2015. El año del cambio, en el que la ventana de oportunidad nos invitaba a convertirnos en una formación política orientada a las sucesivas elecciones.

Desconozco si este es, o no, el mejor momento para abrir el debate organizativo -dicen que doctores tiene la Iglesia- pero, en cualquier caso, una vez servido, no quisiera dejar de volcar aquí mi perspectiva. La perspectiva de uno más entre centenares de compañeros y compañeras que en el plano organizativo desde sus Secretarías Generales Municipales y sus responsabilidades autonómicas y locales han invertido innumerables horas sustraídas a su tiempo de ocio y familiar en un trabajo que nos permite tener hoy más de mil círculos consolidados, setecientos consejos ciudadanos municipales, decenas de concejales del cambio en Candidaturas de Unidad Popular, veintitrés mil apoderados y apoderadas, cuatro mil asambleas de elaboración programática, una arquitectura administrativa con decenas de procedimientos reglados y un modelo de alianzas complejo que dibuja los contornos de una herramienta política que quiere ser más plurinacional y respetuosa de su propio orden interno y menos centralista y plebiscitario. En definitiva, ese es el testigo a asumir.

Por otro lado, como ya dijo hace más de un año Íñigo Errejón, es preciso que para el siguiente ciclo la maquinaria de guerra electoral se transforme en un movimiento popular, capaz de levantarse sobre contrapoderes democráticos efectivos. Para lograrlo, sigo pensando que es esencial, como escribí en el texto antes citado, “mantener un foco importante en lo local, en quienes están más cerca de la gente y sus demandas. Creo sinceramente que los círculos y Consejos Ciudadanos Municipales están llamados a ser los protagonistas de este ciclo para nuestra organización”. Es necesario pues destinar presupuesto para el desarrollo de las iniciativas locales, para los Consejos municipales y los círculos. Desde allí es desde donde se produjo el desborde. Las provincias son quizás ese espacio en el que desde el nivel municipal, los Secretarios y Secretarias Generales Municipales y cada círculo barrial han encontrado sinergias y diseñado estrategias para realidades que les son comunes. Es un hecho que es en estos espacios donde se mantiene contacto con la ciudadanía y es, por tanto, a ellos a los que debieran dedicarse los esfuerzos de nuestra organización.

Nos encontramos, además ,ante un segundo reto organizativo con implicaciones profundas: nuestra organización será federal o tendrá serias dificultades para seguir asentándose y consolidándose. Es difícil sostener públicamente el anhelo de reconocimiento de una España plurinacional si esto no se refleja en nuestras estructuras organizativas. La Secretaría de Organización tenía puestas en marcha distintas comisiones de trabajo preparatorio con todos los Secretarios de Organización Autonómicos y una de ellas quería pensar juntos propuestas para una posible reforma del censo, ajustándolo a nuestra realidad territorial y de participación. Estoy seguro que quien recoja el testigo sabrá sacar réditos de lo avanzado.

Los recursos son también clave en este proceso de enraizamiento. Una vez estabilizada la solvencia presupuestaria de la estructura estatal, parece razonable dar por concluida la ahora innecesaria contribución de las federaciones del partido, para maximizar su potencial político en el territorio, y para que puedan destinar una parte del mismo a la sostenibilidad de la estructura local de Consejos municipales y círculos.

Son éstas tan sólo algunas ideas propias y otras recogidas aquí y allá en estos años al frente de la Secretaría de Organización, uno de los lugares más complicados pero más hermosos para quienes tenemos por credo político la certeza de que sólo merecen la pena las ideas que están dispuestas a abrirse paso a través de la construcción real, contradictoria, no exenta de aciertos y errores y siempre insuficiente, de herramientas efectivas de empoderamiento ciudadano.

Como ya he venido diciendo, nos queda mucho por hacer.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha