eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una moción de la dignidad para ganar el futuro

La moción de censura ha sido una moción de la dignidad y la decencia de una ciudadanía madrileña que no se resigna a que nos roben a manos llenas

- PUBLICIDAD -
Lorena Ruiz-Huerta interviene en la moción de censura a Cristina Cifuentes

Lorena Ruiz-Huerta interviene en la moción de censura a Cristina Cifuentes MARTA JARA

Y de golpe, la Asamblea de Madrid envejeció. La votación final, con un resultado previsible, no se corresponde al sentir ni a las demandas del pueblo de Madrid. Será la ciudadanía la que, en 2019, vuelva a retratar a unos partidos políticos que van tres pasos por detrás de la gente y que no han podido estar a la altura del momento político que atravesamos.

La cronología de esta moción de censura, la segunda que se presenta en nuestra Comunidad tras la de Gallardón a Leguina en 1989, empieza en abril. El 19 de abril fue encarcelado el expresidente, Ignacio González, en el marco de la Operación Lezo. El día siguiente, 20 de abril, conocíamos que el epicentro de la trama de corrupción se encontraba en el Canal de Isabel II, de la que Cristina Cifuentes fue consejera en los años que sucedieron los hechos presuntamente delictivos investigados.

Esta trama de corrupción se suma a la trama Púnica de financiación ilegal del Partido Popular. El día 20, ante unos hechos de una gravedad difícilmente equiparable a ningún hecho de las democracias de nuestro entorno, Ramón Espinar anunciaba ante los medios de comunicación la moción de censura a Cristina Cifuentes. Una apuesta que era arriesgada pero valiente, no podíamos quedarnos de brazos cruzados ante unos hechos que ponen en cuestión los propios cimientos de la institucionalidad madrileña.

Tras el anuncio, se inició un largo proceso de debate interno en Podemos Comunidad de Madrid. Primero, entre consejeros autonómicos, consejeros estatales y diputados de la Asamblea, en la que Espinar expuso la necesidad de utilizar el instrumento más contundente contemplado en nuestros reglamentos parlamentarios para intentar aplacar desde el minuto 1 la corrupción.

Tras este paso, iniciamos la convocatoria de la consulta interna para la validación de la apuesta, en la que participaron más de 15.000 inscritos. Por último, las movilizaciones sociales y populares, la apertura de la moción a la sociedad civil que pudo hacerse a través de las propuestas programáticas y que supuso el broche final a un proceso intenso que ha sido ejemplo de participación, democracia e inclusión expansiva. Una moción de la gente para empezar a poner los cimientos del Madrid que nos espera.

Mientras la propuesta de región maduraba, un nuevo informe ponía en el centro de la actualidad mediática a Cristina Cifuentes. Esta vez, era la UCO la que en no uno, sino en dos informes, relacionaba a Cifuentes con la trama de financiación ilegal de la Púnica, con el proceso de adjudicación de la cafetería de la Asamblea a la empresa de Arturo Fernández. No fue casualidad que en su momento, Podemos Comunidad de Madrid hubiera señalado a Cifuentes y que, finalmente, los hechos acabaran por validar la sospecha, justificando todavía más si cabe, la moción de censura contra la presidenta.

Y Cifuentes tuvo finalmente que comparecer el pasado viernes 2 de junio ante la comisión de investigación en la cámara autonómica. Nerviosa, adoptando las formas de la dimitida Esperanza Aguirre y sin ofrecer ninguna aclaración sobre los hechos investigados. Se desmoronaba su figura, convertida ya en la tétrica metáfora de un modelo de gobernanza cuya única finalidad desde hace 20 años ha sido el de robar a la ciudadanía madrileña. Fin de una etapa negra de la Comunidad de la que ya solo asistiremos a sus últimos y desesperados suspiros.

La moción de censura ha sido una moción de la dignidad y la decencia de una ciudadanía madrileña que no se resigna a que nos roben a manos llenas. Un proceso que ha sido pilotado por Ramón Espinar y el conjunto de la dirección de Podemos en la Comunidad Madrid, junto a un pueblo en marcha que se ha sumado y ha podido hacer suya la moción a lo largo del proceso. La dignidad frente a unos escándalos que hunden la imagen de Madrid y ponen en riesgo las instituciones y la democracia en nuestra región.

Pero no sólo es una moción de la dignidad. Hemos sembrado las semillas para un futuro alternativo, un futuro que pide paso y del que se ha puesto la primera piedra con esta moción. Asumimos el reto de seguir trabajando para consolidar la propuesta de modernización de Madrid, del Madrid transparente, democrático y justo que se pone a la altura de su gente. Esta moción es una moción de futuro, un punto de no retorno. Adelante, que en 2019 tenemos que ganar el Madrid digno que ponga las instituciones al servicio de la gente.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha