eldiario.es

9

Diario Turing Diario Turing

Reseña Acer Iconia W510: una tableta con teclado no hace un híbrido

Acer Iconia W510 cerrado desmontado


Ha llegado a mis manos un convertible, ese concepto de equipo que se está expandiendo, no sé si para dotar a las tabletas de un teclado y un soporte, o para que netbooks y portátiles tengan pantalla táctil. Son más versátiles porque aúnan el manejo de los dos conceptos: ofrecen teclado y estabilidad para el trabajo y funcionan como una tableta, de forma completamente independiente del resto de la estructura.

Vamos a estrenarnos con el Iconia W510 de Acer sobre Windows 8, que no es precisamente uno de los mejores exponentes del segmento pero sirve para empezar a entender de qué va este tipo de productos. La idea principal es que tengas en las manos un pequeño ordenador, con un completo sistema operativo de sobremesa, y de repente puedas utilizarlo como una tableta para llevarla fuera fácilmente o estar en el sofá cómodamente.

Acer Iconia W510 tableta

La pantalla y el teclado, dos mundos

Nada más abrir la caja llama la atención la fijación entre teclado y pantalla, que incluso es de otro color y otro material. No es para menos ya que lo más importante de los convertibles es la parte superior, una auténtica tableta. De hecho, Acer vende el Iconia W510 en forma de tableta, sin la parte inferior, por 60 euros menos.

Visto aun cerrado da la sensación de ser mucho más grande que las tabletas de 10,1 pulgadas con las que compite, quizá por el añadido de la bisagra o quizá porque el diseño ha sido realizado para presentarlo en horizontal. Nada más cogerlo aparece el primer problema. ¡Cómo puede pesar tanto algo tan pequeño y nuevo! La pantalla está por encima del medio kilo, y al sumarle la base, que además lleva su propia batería, se va en torno a 1,2 Kg. Es tremendamente pesada para lo que lleva en su interior.

Al abrirlo se presenta como lo que es, una tableta insertada en un teclado. Para encajar en el resto del conjunto, Acer ha rodeado la pantalla de un borde blanco de plástico asimétrico le hace aparentar más robustez y hace que todo el conjunto visual encaje en esa posición. Pertenece a la familia CineCrystal y ofrece buen ángulo de visión en todas las posiciones aunque sufre ante los reflejos, alcanza la alta definición y responde con mucha precisión y con suavidad a los gestos de los dedos.

Si miras al teclado la cosa cambia bastante. La caja es gris aluminio, como el exterior, y las teclas blancas como la sujeción, pero todo con aspecto a plástico malo. A pesar del tamaño reducido hay bastante separación y se escribe bastante bien, mejor que en muchos netbooks y teclados para tabletas. Incluye un trackpad monotáctil con dos botones en la parte inferior, lo justo para que no hiciera falta utilizar un ratón. Pero acabará haciendo falta porque el trakcpad no funciona nada bien, es incómodo y demasiado sensible, además cede a la presión. Y recuerdo que no es multitáctil así que no sirve para ampliar o encoger imagen.

Acer Iconia W510 teclado

La mayoría de los puertos y botones están en los bordes de la pantalla, de modo que tiene una independencia total de la parte inferior. Cuenta con mini HDMI, lector de tarjetas mini SD y mini USB, mientras que la parte del teclado suma un puerto USB corriente. Lo pero de todo es el conector para auriculares, que en el combinado queda arriba, demasiado lejos de la cabeza.

Transformaciones e independencia

Lo mejor es que tiene tres posiciones naturales como híbrido. Se puede usar solo como tableta, abrirse como un portátil o girar algo más de 270 grados para quedarse como una pantalla táctil con soporte. Es más cómodo en la posición de teclado invertido que como tableta porque no tiene ningún acople que ayude a sujetarla bien. Al menos se monta y se desmonta rápidamente con una sola pestaña y aun así queda bien sujeto, muy eficaz.

Sin embargo, ninguna de las versiones del Iconia W510 incluye conexión 3G así que hay que olvidarse de sacar la tableta por ahí y conectarla a la red libremente. Este modelo es completamente dependiente de Internet WiFi.

Acer Iconia W510 tableta sobre teclado

Experiencia de usuario

En lo que más se parece este híbrido a los netbooks es que corre con una placa Intel Atom. Y por mucho que sea una versión mejorada el rendimiento que ofrece es muy inferior al de cualquier otro chip, aunque consiga mucha más autonomía. El Iconia W510 monta un procesador Z2760 dual core a 1,8GHz de velocidad con gráfica GMA 3650 a 650MHz integrada, junto a 2GB de memoria RAM y un disco duro de 32GB o 64GB, según modelo.

Puede con las herramientas básicas pero se le atraganta la multitarea. Todo lo que sea abrir y trabajar con el navegador, el correo, un eReader, juegos básicos o el procesador de texto va bien mientras se haga poco a poco. En el momento en el que hay cuatro o cinco aplicaciones abiertas comienza a ralentizarse levemente y así, por ejemplo, tarda más en cargar y no deja navegar por una página con fluidez.

Los problemas llegan con cargas pesadas como las imágenes en alta definición. Intentar editar una imagen con Photoshop es muy complicado porque con una pantalla relativamente tan pequeña hay que hacer uso del zoom continuamente, sin embargo el scroll se atasca y rompe todo el ritmo de trabajo.

Acer Iconia W510 cerrado

El sistema operativo es Windows 8 (en este caso también se vende con versión profesional o versión de usuario) complementado con algunas aplicaciones propias de Acer. Lo bueno de este sistema operativo es que se puede utilizar de forma tradicional como en versión táctil para tableta y el Iconia le da pleno rendimiento a esa versatilidad. Los menús y opciones están escondidos en los laterales de la pantalla así que la vista de la aplicación activa en cada momento es muy limpia. Es un rasgo diferenciador a tener en cuenta.

Además incluye algunas aplicaciones preinstaladas muy útiles como Adobe Photoshop, Skydrive, Mapas o una versión de prueba de Windows Office. Pero se echa alguna más en falta como GPS.

Es aquí donde el Iconia W510 demuestra su verdadera cara. Es una tableta con teclado y batería doble, pero está muy lejos de competir con los portátiles híbridos de calidad que incluso la propia Acer comercializa.

Cámara

La versatilidad de posiciones es muy útil para sacar algo más de rendimiento a las cámaras, que por sí solas tampoco ofrecen gran calidad. El soporte hace que sea mucho más sencillo realizar una grabación fija o una videoconferencia ya que tanto la interior como la exterior están situadas en el lado más largo pensando en el Iconia W510 como un todo.

La cámara exterior es de 8 megapíxeles con flash de LED. Ni siquiera con una buena exposición consigue tomar fotografías limpias y nítidas y por otra parte sufre en exceso ante los cambios de iluminación.

Acer Iconia W510 abierto

Batería

Utilizar Intel Atom ha sido negativo para su rendimiento y su capacidad de dar un buen servicio, pero ha resultado muy positivo para su independencia. La duración de la batería contando con la extensión del teclado está en torno a las quince horas haciendo un uso intensivo del aparato, con reproductor de vídeo y brillo al máximo. Por separado, la batería de la tableta aguanta unas ocho horas.

Por si fuera poco, el tiempo de carga completa es pequeño, y además en caso de urgencia con permanecer una hora conectado a la red consigue recargar batería para estar más de tres horas en funcionamiento.


Lo mejor y lo peor

Sin duda lo mejor de este dispositivo es la duración de su batería, que da una grandísima autonomía. También es positivo que este convertible sea tan versátil de posiciones a la par que firme en la sujeción de la pantalla.

Lo peor de este Iconia W510 es su peso y la calidad del teclado, porque acabas pensando que para eso, mejor coger solo la tableta. Pero si fuera así, por el precio que tiene hay otras de 10,1 pulgadas más potentes porque la tecnología Atom ha sido superada.

Conclusión

No hace falta pasar mucho tiempo con el Iconia W510 para comprobar que no es más que una tableta acompañada de un teclado y una extensión de la batería. Y además este complemento es lo peor del conjunto, pesado y prácticamente inútil.

La versatilidad de Windows 8 y las tres posiciones de uso le permiten pasar como híbrido, pero su pobre interior no está a la altura para poder compararse con algún portátil. Su rendimiento es más propio de los netbooks, una familia en extinción con la que tiene más en común.

Queda por tanto entender el Iconia W510 como una tableta Windows 8, aunque por ese precio en torno a los 500 euros hay muchos modelos de 10,1 pulgadas que ofrecen mejor tecnología y rendimiento.

Especificaciones técnicas

  • Procesador Intel Atom Z2760 dual core a 1,8 GHz con gráfica integrada GMA 3650 más 2 GB de RAM
  • Disco duro 32 o 64 GB
  • Sistema Operativo Windows 8
  • Pantalla LCD Acer Cinecrystal de 10,1 pulgadas y resolución panorámica HD 1366x768
  • Tamaño: 258x167x9 cm.
  • Peso: 1,2Kg aprox. Pantalla con batería, 580 gr.
  • Cámara trasera de 8 megapíxles con LED Flash y cámara frontal de 2 megapíxeles
  • Batería: dos baterías de 3.650 mAh, duración 8 horas aprox. cada una
  • Conectividad: WiFi 802.11 b/g/n y Bluetooth 4.0 + HS

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha