eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Hoja de ruta ante una gran encrucijada

Los últimos meses hemos asistido a una sucesión de intrigas en el Juego de Tronos de la política institucional, que nos tiene atrapados como adictos a una serie. Los debates cruzados en Twitter entre líderes, la política de alianzas de determinado partido o las maniobras de las élites para lograr la investidura de Mariano Rajoy... son tema recurrente de nuestras conversaciones porque somos conscientes de lo mucho que nos jugamos. Lo malo de que esta política espectacularizada acapare tanto nuestra atención es que cada vez somos más espectadores y menos protagonistas, aumentando nuestra dependencia de la agenda mediática, el corto plazo y sus urgencias. Mientras pensamos que nuestra vida se juega en esas decisiones, hay cuestiones que van a determinar radicalmente nuestro futuro en el medio plazo que están pasando desapercibidas o quedan arrinconadas en la esfera pública.

Cuando dentro de unos años volvamos la vista atrás todo esto nos parecerá un paleofuturo, una de esas imágenes del futuro realizadas en el pasado, que con el discurrir del tiempo se han ido quedando obsoletas.Vestigios de promesas incumplidas sobre futuros lejanos (novelas de ciencia ficción, cómics, publicidad, programas políticos…), reliquias capaces de transmitir el espíritu de una época. Ya que vistos con nuestros ojos son como la ropa vintage, artefactos pasados de moda pero muy actuales, pues seguimos rehenes de sus valores y mitos (progreso, optimismo tecnológico, ausencia de cultura de los límites…). Somos hijos de nuestro tiempo más que de nuestros padres, afirmaba el escritor italiano Benedeto Crocce, lo que nos lleva a que solo seamos capaces de percibir de forma superficial los paleofuturos que nuestra sociedad está construyendo en la actualidad.

La literatura de ciencia ficción tiene un género que es la ucronía o novela histórica alternativa, basada en el desarrollo de mundos a partir de un punto en el pasado donde algún acontecimiento extensamente conocido sucedió de forma diferente a como ocurrió en realidad (no se han extinguido los dinosaurios, los indígenas resisten la colonización en Norteamérica, los nazis ganaron la II Guerra Mundial…). El juego es especular sobre realidades alternativas ficticias a partir de un momento en que cambia la historia, ese acontecimiento o momento singular es denominado Punto Jonbar.

Seguir leyendo »

Bioenergía ¿ángel o demonio?

deforestation-405749_960_720 (de libre uso sin necesidad de citar derechos).jpg

Ante las crisis energética, climática o las recurrentes crisis financieras y económicas, se van alzando distintos sectores que quieren dar un impulso al aprovechamiento energético de diferentes tipos de materia orgánica (agrocombustibles, biomasa para producción de calor o electricidad, etc.). Pero se corre el riesgo de seguir las mismas lógicas que nos han traído a la situación actual: maximizar el beneficio en el corto plazo, modelos de explotación intensivos de ecosistemas, apuesta por complejas tecnologías y grandes escalas industriales, o desatención a los límites materiales del planeta. Una apuesta que intenta alargar el modelo fósil actual sustituyendo el petróleo por materiales de origen biológico, sin considerar los impactos en materia climática y alimentaria.

Históricamente la biomasa ha sido clave para la alimentación humana y animal, en las labores agrarias, como combustible para hogares y pequeñas industrias; y aportando material para la construcción o la fabricación de herramientas. Durante milenios la producción de residuos orgánicos era anecdótica, ya que los subproductos agrícolas eran también alimento y cama para el ganado, fertilizantes naturales para los cultivos, dentro de un ciclo cerrado de materia alimentado por la energía del sol. Estos ciclos se rompieron con la industrialización de la agricultura y ganadería, cuya consecuencia ha sido la degradación de los ecosistemas y el calentamiento global. A modo de ejemplo, mientras ha crecido el riesgo de incendios por, entre otros motivos, el menor pastoreo de una menguante ganadería extensiva, la acumulación de residuos de la ganadería industrial contamina cauces de agua e inutiliza acuíferos.

En los últimos años, la industrialización agrícola ha añadidola capacidad de transformar muchos aceites, cereales o biomasa forestal/leñosa en combustibles sólidos y líquidos. Estas aplicaciones han sido defendidas por muchos sectores como neutras en términos climáticos. Sin embargo, este planteamiento –que obviaba todas las emisiones asociadas a la forma de producción de estos recursos– se ha demostrado falso. Un impacto que se ve aumentando en los principales países de origen de estas materias primas, donde una gran cantidad de los nuevos territorios dedicados a la producción de la palma aceitera y soja han sido arrebatados a la selva o a las turberas, y en muchos casos a través de grandes incendios forestales. Este cambio de la selva a las plantaciones disminuye la cantidad de CO2 que el territorio es capaz de fijar, además de sumar anualmente las emisiones resultantes de la roturación y el manejo de las explotaciones de agrocombustibles.

Seguir leyendo »

Bayer, Monsanto y compañía: agricultura como si no hubiera un mañana

Bayer compra la estadounidense Monsato por 66.000 millones de dólares

El pasado 14 de septiembre recibíamos, después de varios avisos, la noticia del acuerdo definitivo de Bayer con Monsanto para la compra de la primera por 66.000 millones de dólares. Esta unión se sumaba a la de Dow-Dupont (diciembre de 2015) y a la de Syngenta-ChemChina (febrero de 2016), y dejaba “desparejada” a la otra gran empresa del sector semillero y de agroquímicos, BASF, de quien se espera que mueva ficha próximamente.

Pero esta agitación no sólo está dándose en este sector, sino también en otros sectores vitales en el mundo de los insumos agrícolas, y con unos volúmenes de mercado mucho mayores, como son el de los fertilizantes (175.000 millones de dólares en el año 2013, respecto a los 93.000 del mercado de pesticidas-semillas) y el de la maquinaria agrícola (116.000 millones). Todas estas empresas se encuentran igualmente en un frenesí de compras y fusiones, de apuesta por nuevos mercados y de concentración en cada vez menos manos.

Estas fusiones aún pueden ser evitadas por la legislación anti-monopolio de los distintos países (aunque, cuando aún intentaba comprar Syngenta, Monsanto estaba tan segura de que nadie bloquearía el acuerdo que ofrecía una fianza de 2.000 millones de dólares en caso de que así fuera), y nadie puede saber cómo será exactamente el panorama final: ¿a qué escenario nos llevará esta tendencia que comenzó con la compra de pequeñas empresas semilleras por todo el mundo hace unas décadas?

Seguir leyendo »

Ferraz se escribe con I de Insostenibilidad

Manifestantes en Ferraz vuelven a increpar a los críticos del PSOE durante el receso del Comité Federal

"Estos son mis principios. Si no le gustan tenemos otros". Podríamos añadir y remedar la frase de Groucho Marx para describir la filosofía hoy reinante en la cúpula del PSOE. "Este es nuestro secretario general, pero si no vota lo que el Ibex 35 cree que hay que votar, tenemos otros". O yendo más allá: "Estos han sido nuestros partidos. Si no le gustan tendremos que tener otros". Y de todo esto viene el proyecto político de Ciudadanos o la facilidad de confluencia entre este partido y PSOE (pacto de diciembre para proponer gobierno, alianza estable en Andalucía), como nos recuerda M. Eugenia Rodríguez Palop en diversos artículos en este diario.

Señalemos que ya en 1975 un informe de la Comisión Trilateral (think tank en el que se reconocían Japón, la Comunidad Económica Europea y Estados Unidos) llamaba a limitar las democracias, centralizar en líderes la acción de los partidos y vaciar a éstos de contenidos que pudieran dar rienda suelta a las expectativas populares. La constatación de esta dinámica de partidos convertidos en aparatos serviles viene de antes. Serviles en el sentido literal de hegemonías internas hechas a base de sillones prestados a grupos afines y de servilismo externo hacia las élites.

Otto  Kirchheimer primero, y Claus Offe posteriormente, ya nos plantearon que la sostenibilidad (organizativa) de estas maquinarias, en principio nacidas para la mediación social entre gobernados y gobernantes, fueron forzadas al poco de terminar la segunda guerra mundial a introducir "rebajas ideológicas". La conversión de la política institucional en una competencia de mensajes de marketing y líderes cautivadores favorecería mejor las políticas del capital internacional. Los grandes bipartidismos europeos o estadounidense han sido caldo de cultivo, sobre todo a partir de los 70 y 80 tras la consolidación del golpe de Pinochet o la derrota de la propuesta de socialdemocracia de Miterrand frente al poder de los mercados, de hacer valer como intereses colectivos lo que eran prebendas elitistas y metabolismos no sostenibles.

Seguir leyendo »

Los hombres que miraban fijamente a las plantas

banksy-yellow-lines.jpg

Este verano recordaba la delirante historia de la película 'Los hombres que miraban fijamente a las cabras', inspirada en hechos reales contados en el libro homónimo, cuando tras el fracaso de la guerra de Vietnam el ejército de los Estados Unidos conformó una unidad orientada a explorar las potencialidades de la contracultura y la new age para reinventar la estrategia militar. En 1979 el Teniente Coronel Jim Chanon proponía crear un “primer batallón de la tierra” que se basara en el pacifismo, la armonía ecológica y el uso de la psicología en lugar de la violencia para enfrentar los conflictos. La idea era crear una suerte de batallón de Jedis denominados monjes guerreros capaces de desarrollar poderes mentales, que fueran expertos en artes marciales, en realizar espionaje psíquico o llegar a matar con la mirada. Una unidad multirracial, con capacidad de auto organización, en la que se comieran alimentos orgánicos… y con un enfoque que la asemejaba más a la protección civil que al combate.

Tras los rocambolescos años de experimentación con el flower power este sueño pacifista era desterrado, quedando como un enigmático y desconocido episodio de la historia militar. Buena parte de lo aprendido en estos programas de investigación psicológica sirvieron de base para diseñar nuevas y sibilinas formas de tortura (con música, mediante audiovisuales con mensajes subliminales, con drogas que alteraban la conciencia…) que se harían tristemente famosas en la Guerra de Irak, especialmente en Abu Grahib.

En definitiva, las décadas de los sesenta y setenta supusieron un periodo excepcional, un terremoto cultural que removió los cimientos de las cosmovisiones sociales de Occidente y que afectó a todos los estamentos sociales. Una oleada de experimentación con las percepciones de la realidad que no por casualidad coincide con el nacimiento del ecologismo y el redescubrimiento de una adormecida sensibilidad ambiental.

Seguir leyendo »

Todas somos Mujeres Rumbo a Gaza

En estos momentos, un barco tripulado por mujeres parte desde Barcelona hacia Gaza. En él, viajan mujeres de diferentes lugares y culturas con un propósito común: solidarizarse con el pueblo palestino y, en particular, con sus mujeres.

Gaza es uno de los lugares en los que hoy se visibiliza con mayor crudeza el fascismo territorial. El brutal bloqueo israelí es una evidencia de la degeneración a la que pueden llegar quienes dominan. Las personas que habitan Gaza son una referencia de resistencia y empeño en sobrevivir.

En nuestro mundo son más visibles los ataques, las bombas, las grandes negociaciones, la política de las instituciones… Todas aquellas acciones que tienen reflejo en el espacio público y que son de protagonismo mayoritariamente masculino. Sin embargo, para resistir, hay que hacer otra política, la de la vida cotidiana, que permite mantener día a día la existencia: alimentar cuando no hay alimentos, dar de beber cuando todo el mundo tiene sed, dignificar la vida proporcionando una camisita limpia, curar o barrer escombros. Esa ha sido tarea de mujeres, no porque sea una responsabilidad exclusiva de mujeres, sino porque en las sociedades patriarcales, los hombres, se desentienden de ellas.

Seguir leyendo »

El derecho al aire acondicionado

21 Comentarios

Llegó el verano y las recurrentes olas de calor. En los telediarios y reportajes se mezclan las anécdotas y las recomendaciones para sobrellevarlas: estar a la sombra, hidratarse bien, no hacer deporte a las horas centrales del día… pero este fenómeno siempre aparece de forma aislada, desconectado de la problemática que lo causa como es el cambio climático. Hemosencadenado de forma consecutiva 14 de los 15 años más calidos de la historia, desde que comenzaron los registros estadísticos en el siglo XIX, y tenemos la garantía de que las olas de calor se van a ir alargando e intensificando durante las próximas décadas. Un problema que queda naturalizado y cuya comunicación evita caer en alarmismos estériles, enviando a la ciudadanía un mensaje de resignación ante lo inevitable y medidas individuales para sobrellevarlo.

Una de las medidas estrella para adaptarnos al calor veraniego es el creciente uso del aire acondicionado, en nuestro país actualmente tres de cada diez viviendas se encuentran equipadas y en las ciudades andaluzas la cifra llega hasta la mitad. De hecho los picos de consumo eléctrico han pasado en muchas zonas de ser en invierno por el uso de las calefacciones a ser en verano. Se produce así un círculo vicioso en el que el calor nos hace recurrir a tecnologías que funcionan en base a consumir una energía cuyos mecanismos de producción provocan el cambio climático, que a su vez aumenta las olas de calor y la temperatura del planeta… lo que nos lleva a un uso más intensivo del aire acondicionado.

El uso generalizado del aire acondicionado eleva la temperatura de las calles entre un grado y medio y dos, debido al calor que estos aparatos vierten sobre la ciudad. Una metáfora perfecta del funcionamiento de nuestra sociedad, lo común se torna inhabitable cuando la lógica y comprensible persecución del bienestar individual se desconecta de la calidad de vida colectiva y del entorno. Lo que son respuestas individuales racionales, como es encender un aire acondicionado para poner la casa a una temperatura confortable, se tornan estructuralmente irracionales cuando se generalizan. No puede existir algo como el derecho universal al aire acondicionado, pues es incompatible con el derecho a disfrutar de un medio ambiente habitable a medio plazo. Y sin embargo resulta más sencillo imaginar una revuelta de consumidores indignados por restricciones en el uso del aire acondicionado, que en movilizaciones populares masivas para luchar contra el cambio climático.

Seguir leyendo »

Soy científico, no me meto en política

33 Comentarios

tubo ensayo

Dice Mikael Höök, ingeniero de la Universidad de Uppsala, que un investigador debe proporcionar los datos objetivos que observa en la realidad sin dar recomendaciones influidas por sesgos ideológicos. A este ideal aspiran en general la mayoría de los científicos. Hace unas semanas entrevistaron en la radio a un profesor de Bromatología de la Universidad de Córdoba sobre su investigación encaminada a estandarizar la receta del salmorejo cordobés, cuyo fin era concretar una referencia de sus aportes calóricos y nutritivos. En su investigación contó con la colaboración de la Cofradía del Salmorejo Cordobés, entidad dedicada a difundir las ventajas de este producto. Ante la pregunta medio en broma de si tras el estudio le habían nombrado Cofrade honorífico, el profesor contestó bastante serio que no, pues la independencia de la Ciencia le obligaba a mantener cierta distancia. Es una interpretación quizás llevada al extremo pues el componente político de recomendar o no la ingesta de salmorejo es de difícil argumentación.

Pero no tenemos que salirnos del campo de la alimentación para pensar en otro ejemplo bien distinto y por todos conocido que cuestiona la perseguida neutralidad axiológica de la Ciencia: la reciente carta abierta de los premios nobeles a la labor de Greenpeace y otras organizaciones ecologistas contra el cultivo de Organismos Modificados Genéticamente (OMGs). El daño que esta carta hace a la Ciencia, en una sociedad que de algún modo sacraliza la opinión científica, es irreparable, pues cualquier crítica será calificada de retrógrada. A riesgo de ello es preciso insistir en que estamos aquí ante un magnífico ejemplo de científicos metiéndose en política.

La misiva contiene un burdo sesgo de brocha gorda de tipo político-ideológico. Que los nobeles digan que los transgénicos no afectan a la salud, puede ser científicamente discutido, pero es un argumento con base epistemológica en su campo de trabajo1. Que los nobeles digan que los transgénicos son el camino para acabar con el problema de la desnutrición es sin embargo, un salto al vacío, que ya no se sostiene sobre la base anterior. ¿Porqué no dijeron los nobeles, con la misma autoridad que saben que les acompaña, que el hambre puede resolverse eliminando la desigualdad o mejorando la distribución de la riqueza, por ejemplo? Sería otra manera -al menos tan válida sobre el papel- como el despliegue de la agricultura transgénica. No lo hicieron porque eso sería meterse en política, y los científicos, como reza el título de este artículo, no lo hacen. Entonces, ¿porqué se decantan sin sonrojo por esa solución tecnológica? Pues porque en realidad si lo hacen. Los sutiles tentáculos de la ideología tocan también a menudo y de formas diversas a la Ciencia.

Seguir leyendo »

Soberanía salvaje

Guardianes de semillas: un investigador conserva en Lanzarote antiguas simientes

Las ciencias de la naturaleza no enseñan acerca de nuestra propia naturaleza interior. Asignaturas como “Conocimiento del medio” desconocen la regulación del metabolismo celular. Disertamos sobre comidas para combatir el hambre, pero no de alimento para nutrirnos. Pensamos el mundo en términos cuantitativos, cuando la vida interior sólo sabe de calidad altamente específica; de cooperatividad positiva en las reacciones celulares, en vez de competencia.

Todo el mundo sabe qué son los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Pero ¿sabemos de qué están hechas? La tecnología alimentaria analiza el contenido porcentual en cada uno de estos combustibles metabólicos, pero para su correcta absorción, digestión y recambio celular necesitamos aminoácidos y ácidos grasos esenciales -porque no los podemos sintetizar- así como vitaminas y coenzimas sin los cuales ni el sistema inmune nos protege contra lo extraño, ni los ciclos moleculares de materia y energía entre órganos y tejidos funcionan. No funcionan ni cerebro ni corazón.

En nuestro país ya hay cuatro generaciones criadas con alimentos envueltos en plásticos y alimentados con almidón modificado de maíz modificado. Fuimos criados con los aceites vegetales hidrogenados que nos coló Flora durante años (porque eran mejores que la mantequilla ¿recuerdan?) y que siguen estando dentro de cualquier pan o dulce aunque se ha demostrado que son causa directa de enfermedades cardiovasculares.

Seguir leyendo »

Gorona del Viento y la transición energética: seamos realistas

Renovables esglobal

Hay una pregunta materialista vulgar que oímos a menudo referida a empeños y actividades humanas: ¿quién lo paga?

En la naturaleza, la "divisa fuerte" es la energía. Se cobra y se paga en energía. También sucede así en la economía humana, que no se halla al margen de la naturaleza –a pesar de las ilusiones que alienta la teoría económica estándar. Ante las actividades de producción y consumo de los seres humanos, hemos de preguntar: ¿quién lo paga –es decir, con qué base energética se realiza? Y es que casi todas las actividades humanas se entienden mejor si pensamos primero en términos de energía (cuidando de no incurrir en determinismo energético; y abordando también, desde luego, los aspectos culturales, políticos, económicos, etc. de tales actividades). Pues de la energía disponible para una sociedad depende casi todo lo demás.

Esto sucede también si indagamos en posibles transiciones ecosociales hacia la sustentabilidad: ¿cómo afectaría a nuestras sociedades lo más básico de esos cambios, a saber, la necesaria transición energética desde la matriz actual basada en combustibles fósiles hacia un sistema energético nutrido con fuentes renovables?

Seguir leyendo »