eldiario.es

9

El big data, las izquierdas y la crisis ecológica

Wolfang Streeck afirma que el capitalismo ha sido capaz de sortear las sucesivas crisis a las que se ha enfrentado a lo largo de su historia, siempre a costa de profundas transformaciones y, en muchas ocasiones, gracias a variables imprevisibles e involuntarias. El séptimo de caballería, en este sentido, ha hecho acto de presencia en momentos clave del desarrollo capitalista, logrando salvar in extremis el statu quo mediante el impulso de un renovado proyecto que, en última instancia, mantenga las viejas esencias sistémicas. No obstante, apunta Streeck, nada indica que este séptimo de caballería tenga necesariamente que aparecer al rescate en cada situación crítica. Desconocemos, por tanto, cómo acabará la película.

Lo que sí sabemos, en todo caso, es que el capitalismo atraviesa hoy uno de esos momentos cruciales. Sin parangón histórico, incluso. Realizamos esta afirmación tan categórica porque esta vez no solo se enfrenta al reto de encontrar sendas estables para la acumulación del capital, cuando las expectativas de crecimiento económico son poco halagüeñas para al menos las próximas cuatro décadas. Debe hacerlo, además, en un contexto de gran vulnerabilidad financiera y climática, y en el marco de una notable reducción de la base material y energética en la que opera.

Todo un desafío para las élites globales que, empeñadas en mantener sus privilegios, impulsan un nuevo proyecto de capitalismo del siglo XXI que cuenta, por supuesto, con su propio séptimo de caballería, al cual se invocan con mezcla de fe, desesperación y anhelo: la cuarta revolución industrial (4RI).

Seguir leyendo »

Políticas municipalistas para una transición energética sostenible y democrática

Concentración de apoyo al "Sí" en el referéndum sobre la remunicipalización de la distribución y la creación de una eléctrica municipal de junio de 2013 promovido por una amplia plataforma social. Pese a obtener un 87% de apoyo, no alcanzó su objetivo al quedarse ligeramente por debajo (0.7%) del mínimo de participación requerido.

Dada la insostenibilidad de nuestras sociedades industriales y el colapso civilizatorio al que nos dirigimos de seguir con las tendencias actuales, es urgente el diseño y puesta en marcha de hojas de ruta globalmente justas para transitar hacia sociedades basadas en energías renovables que sepan cerrar los ciclos de materiales. Estos caminos requieren complejas transformaciones de carácter transversal que implican aspectos tecnológicos, económicos, políticos y socio-culturales. De hecho, la forma en que se obtiene y utiliza la energía juega un papel central en dicha transición y condicionará los nuevos órdenes sociales que salgan de ésta.

La naturaleza modular e intrínsecamente local de las renovables suponen una oportunidad para desarrollar colectiva y democráticamente una cultura energética arraigada al territorio. En España, a pesar de todas las barreras, las cooperativas de energía renovable ya han iniciado este camino con bastante éxito, mientras que las iniciativas a nivel municipal han sido hasta ahora significativamente más escasas.

Potencial de las entidades locales para contribuir a la transición energética

Seguir leyendo »

Ciudades: lo utópico es pensar que todo va a seguir igual

Ciudades en movimiento

El Reloj del Apocalipsis creado por el Boletín de Científicos Atómicos durante la Guerra Fría para avisar a la humanidad del riesgo de autoexterminarse, muestra desde los años cincuenta los minutos que nos quedan hasta la medianoche, es decir, el fin del mundo. Y en toda su historia nunca había llegado a marcar las 23:58, como ha ocurrido en su evaluación más reciente. Un reloj cuya vocación es actuar como un despertador de las conciencias sociales y políticas, pero cuya tarea se ha tornado infructuosa, ya que resulta imposible levantar a alguien que se hace el dormido.

Hoy disponemos de un consenso científico, avalado por diversos organismos internacionales, de que nuestras sociedades encaran una crisis civilizatoria (colapso climático, pérdida biodiversidad, contaminación, crisis energética, desigualdad social, crisis de cuidados…) que garantiza que los escenarios futuros serán ecológicamente muy adversos y se verán comprometidas las bases materiales que sostienen la vida. Vivimos un periodo que debería ser de emergencia, pues en función de las grandes decisiones que se tomen sobre las temáticas clave en estos años, se condicionarán de forma irreversible los contextos en los que seguir tomando decisiones.

Mañana no va a ser una continuidad del presente, no va a haber progreso ilimitado, no hay final feliz garantizado. Y sin embargo padecemos una imprudente falta de liderazgo institucional, un desinterés que ha dejado en manos de la sociedad civil la responsabilidad de que estas cuestiones no terminen subordinadas en la esfera pública. Ante esta orfandad, en distintos lugares del mundo confluencias de movimientos sociales vienen construyendo a nivel local el esbozo de una agenda para la transición ecosocial, trabajando en la elaboración consensuada de programas sin partido, como dice Naomi Klein.

Seguir leyendo »

Es cada vez más urgente parar la mina de Touro en Galicia

El grave accidente acontecido en Brasil el pasado 25 de enero 2019, (una presa de residuos mineros cedió convirtiendo la región en un mar de lodo que acabó con la vida de un número no menor de 60 personas permaneciendo desaparecidas en torno a 300) pone en primera línea las preocupaciones por las potenciales consecuencias de muchos proyectos. Si hay algo que causa oposición a cada vez más proyectos mineros en todo el mundo es la preocupación por el agua y el temor a los accidentes, más que posibles. El caso del proyecto minero para la extracción de cobre a cielo abierto en Touro y O Pino, en Galicia, provincia de A Coruña, constituye un ejemplo paradigmático de la tendencia extractivista que se está extendiendo en toda España, en toda Europa y en todo el mundo.

La retórica de la restauración.

El actual proyecto minero de Touro es la herencia de una antigua mina que nunca fue adecuadamente restaurada y en torno a la cual se han llevado a cabo chapuzas especulativas diversas que no mejoran para nada la situación, que incluyen negocios inmobiliarios o proyectos “innovadores” que conjugan la restauración de espacios afectados con la gestión de residuos y que parece que más vienen a añadir problemas que a solucionarlos.

Seguir leyendo »

Un alcalde ecologista a las puertas de la cárcel

Alberto Cañedo, exalcalde de Carcaboso. Plataforma Apoyo Alberto Cañedo.

Corría el año 2005 cuando Alberto Cañedo ganó la alcaldía de Carcaboso, un pueblo de unos 1.300 habitantes del norte de Extremadura. El proyecto que impulsó en el municipio tenía una marcada sensibilidad social y una innovadora mirada ecologista, siendo esta última la que situaría este pequeño pueblo en el mapa de las políticas municipales. En el lapso de unos años pocos años este fue el primer municipio extremeño en declararse libre de transgénicos, puso en marcha huertos de ocio agroecológicos, jardines comestibles, un gallinero comunitario, huertos escolares y un Centro Agroecológico Demostrativo. El impacto de este último proyecto, con sus actividades formativas y de divulgación práctica, impulsaron la concesión en 2011 de un premio del Congreso Nacional del Medio Ambiente CONAMA a municipios menores de 5.000 habitantes.

Esta sería una ilusionante historia sobre las potencialidades transformadoras del municipalismo, de cómo la gestión pública puede ponerse al servicio de la ciudadanía y del territorio, un referente inspirador para otros pueblos. Sin embargo, Alberto, uno de los protagonistas principales de este cambio, se encuentra a punto de entrar en prisión al ser condenado por prevaricación y delitos urbanísticos; los mismos que suelen asociarse a los corruptos.

Si no todos los políticos son iguales, tampoco sus delitos. La prevaricación de Alberto es fruto de una persecución política y de un hostigamiento por parte del PSOE local, que en dos años reclamaron unas 700 solicitudes de información, una cifra exageradísima para un ayuntamiento de estas dimensiones que casi llega a colapsarlo. De todas ellas cinco se respondieron fuera de plazo y el juez valoró que estos retrasos en la entrega de documentación habían sido intencionados. A esto se suma el delito urbanístico relacionado con haber concedido cédulas de habitabilidad a cinco viviendas sin terminar, con las que cinco familias estaban en riesgo de perder los ahorros de su vida, pues la promotora entró en bancarrota y las viviendas se las iba a quedar el banco.

Seguir leyendo »

Carta de una orangutana a Arias Cañete

Orangutanes en Madrid

Hoy me levanté con una sensación muy extraña, un cierto vacío rodeado de fuerza. El día 21 de enero decenas de personas en seis diferentes capitales de la Unión Europea se reunieron causalmente. Todos los grupos tenían un hilo conductor "la reunión de los orangutanes", sus ecos se oían en diferentes idiomas y gritaban: “No más aceite de palma en mi depósito”.

Sí, esta semana Ecologistas en Acción –lo sé porque participé– le presentó al subdirector de la Delegación de la Comisión Europea en Madrid una caja muy pesada. Dentro de ella llevaba más de medio millón de firmas de la ciudadanía que exige parar de quemar el falso “diesel verde” en los miles y miles de coches de la región europea. Bien sabe usted que el 51 % de la importación de aceite de palma a la UE es para el sector del transporte y no para la alimentación. Cuidado que no estamos hablando de hambre: es una alimentación de gula y sin control. Necesidades momentáneas que el capitalismo tan hábilmente produce con magia de miles y miles de consumidoras y consumidores que no se preguntan de dónde viene la materia prima.

Y ya que tengo un espacio donde escribir y muchos datos, me gustaría resaltarle los impactos visibles e invisibilizados que traen consigo las plantaciones de palma aceitera. En los países productores, especialmente los pequeños y medianos agricultores, se han transformado sus sistemas de producción agrícola de subsistencia para la especialización en cultivos intensivos como la palma, la cual depende de los requerimientos del mercado mundial. Puede que no le parezca nada sorprendente porque los países en Europa también han pasado por esto. Solo que aquí voy a ponerle una acotación, a lo largo del tiempo la expansión de las plantaciones ha aumentado en superficie y con ella la concentración de la tierra en manos de pocos. Por ejemplo, Honduras tiene 122,000 hectáreas cultivadas (el 11% de la superficie nacional). El 46% de la tierra está en manos del 1%. El resto, el 35% le pertenece al 96% de los pequeños productores, y el 19% de la tierra la concentra solo el 3%. En Ecuador hay 240.000 hectáreas sembradas de palma y trabajadas por 6.000 productores; de estos el 85% tienen menos de 50 hectáreas de cultivo y el 15% son grandes productores que poseen el 48% de la tierra y además controlan las empresas extractoras y las que finalmente exportan el aceite.

Seguir leyendo »

Ecología de un catálogo de juguetes

juguete

En las navidades me gusta ojear los catálogos de juguetes, por un lado porque me recuerdan a la infancia cuando jugaba con mi hermano a ver quien se “pedía” más rápido el que más le gustaba de cada página. Momentos en los que soñábamos despiertos a acaparar tantos juguetes como fuera posible, sin darnos cuenta de que el catálogo en sí ya era un juego. Con el paso de los años la atracción evolucionó hacia la curiosidad sociológica, ver en los catálogos los cambios y tendencias de nuestra sociedad de consumo: modas, relaciones de género, militarismo, diversidad...

Jugar es un aspecto esencial de la vida, especialmente durante la infancia, donde, a parte de divertirnos, conocemos e interiorizamos muchas claves del funcionamiento de nuestras sociedades. El aprendizaje por imitación es una de las dinámicas del juego y se basa en las neuronas espejo, que se activan en nuestro cerebro cuando tratamos de comprender las acciones emprendidas por otras personas, pues su comportamiento se refleja en nuestra mente como si estuviéramos realizando dichas acciones. La neurociencia sostiene la importancia del aprendizaje por imitación en el desarrollo personal de capacidades cognitivas esenciales para la vida social como la empatía.

Y no he parado de dar vueltas a esto, desde que hace unos días me encontré con la imagen que ilustra este artículo; tres objetos de uso cotidiano que se venden como un pack de juguetes infantiles. Un pack que ilustra un modelo educativo inconsciente, tanto porque está naturalizado y se transmite de forma no intencional, inconsciente porque desvela una falta de conciencia ambiental. Televisión, móvil y coche son tres objetos que simbolizan la colonización de nuestros imaginarios por unos estilos de vida insostenibles, y con los que adultos e infantes deberíamos cambiar drásticamente la forma en la que nos relacionamos.

Seguir leyendo »

Política para tiempos de invierno

El éxito de Vox en las elecciones andaluzas nos avisa de que el invierno ha llegado a la política española. Si hace dos años el tiempo político se asemejaba al otoño, por toda la podredumbre que en aquellos momentos inundaba nuestra vida pública, ahora podemos decir claramente que estamos en invierno, estación que en la tradición china se asocia a la emoción del miedo.

Como escribía hace unos días mi paisano Juan Peña el auge de la derecha se puede atribuir fácilmente a la precariedad y zozobra en la que nos han sumido, tanto la crisis económica como las múltiples crisis de este siglo. A la precariedad de los empleos que se suma la inestabilidad de las convicciones, el cambio de los roles de género, la amenaza del cambio climático, y, como guinda, el miedo a perder la nación española. Es normal que el votante intente anclarse buscando seguridades y es lógico que se sienta atraído por esta “nueva” derecha que se viste de todos los símbolos que evocan la tierra. Las imágenes que escogen los vídeos de Vox son muy reveladoras a este respecto porque todas apuntan hacia esa dimensión terrestre: el hombre en la montaña, el trigo, la horizontalidad total y marrón de la llanura, los hombres a caballo, las botas, la boina...

Seguir leyendo »

Ropa agroecológica para proteger el mar

El plástico es un material tan utilizado que ya cada vez menos recuerdan los tiempos en los que las muñecas eran de porcelana y las botellas de leche, retornables. Aún queda gente de esa época, no obstante, pues su aparición en masa data tan sólo de los años 50. Barato y maleable, su uso desechable masivo y la falta de previsión para tratar un material que la biosfera no puede reintegrar en sus ciclos hace que inevitablemente acabe en la alcantarilla del mundo: el océano. Los plásticos plantean un problema ambiental tan grande, tan en aumento y con tantos aspectos cruzados que hasta los gobiernos mundiales, reunidos bajo la Asamblea General de la ONU, ya han llamado a la acción.

Los seres humanos somos muy visuales, y los científicos no somos para menos. No es extraño que, sobre este problema, la atención haya estado centrada en la parte más visible del problema: bolsas de plástico o restos de envases que se acumulan en diversos animales, o que acaban lavados en playas de zonas de alto valor natural. Las acciones para resolver el problema que está más frente a nuestros ojos se multiplican, y entre otras surgen iniciativas para reciclar estos residuos en fibra textil (poliéster, acrílico), siguiendo los principios de la economía circular. Pero lo que el ojo no ve, los microplásticos, plantea un serio problema de sostenibilidad a la larga, pues podemos estar aplazando el problema en vez de solucionarlo.

Se está alertando cada vez más de componentes necesarios para la acción abrasiva de ciertos cosméticos (cremas exfoliantes, pasta de dientes). Se comenta además que la degradación de los plásticos de gran tamaño acaba inevitablemente produciendo microplásticos. Sin embargo, evidencia científica reciente ha descubierto que las fuentes más preocupantes de los mismos resultan del lavado de prendas artificiales. En cada lavado liberamos a los torrentes de agua millones y millones de microfibras que superan las barreras de las depuradoras y acaban inevitablemente en el mar. En concreto, aquellas prendas que muestran más densidad, como los forros polares, son fuentes tremendas de microplásticos, capaces de alterar el metabolismo de los animales marinos y con probada capacidad de atravesar las membranas celulares. La multitud de fuentes de plástico que manejamos, además, implica que tendremos este problema durante cientos o miles de años, y eso aunque actuemos para que no se haga aún mayor, cosa que de momento no estamos haciendo.

Seguir leyendo »

La cumbre del clima en Katowice: distinta ciudad, misma historia

La cumbre del clima en Katowice, Polonia

Termina la cumbre del clima en Katowice, la conocida como COP24, que aunque no ha tenido la visibilidad que si ganó la cumbre de París su trascendencia era igual o mayor. Esta cumbre que debía cerrar y concretar el compromiso de mantener el incremento de la temperatura global muy por debajo de los 2 ºC y a ser posible en 1,5 ºC cierra nuevamente en falso. Y ya van 3 cierres así desde que se aprobase el Acuerdo de París.

Era obvio a priori, la insuficiencia de tiempo para la negociación, ya que la falta de textos de los anteriores encuentros era una pesada losa para el avance de las negociaciones. Prueba de ello, es cómo muchas primeras versiones salieron durante el encuentro de Bangkok de septiembre, que tuvo que ser fijado de forma extraordinaria cuando la cumbre de Bonn de mayo no adelantó todo el trabajo necesario.

El avance que era previsible es el conocido como libro de reglas que básicamente son las partes más técnicas, influidas enormemente por las necesidades de contabilidad y científicas y que se basaba en anteriores decisiones de la COP y de los protocolos del IPCC. Aunque este libro si que debería haber recogido una serie de decisiones políticas en materia de adaptación, financiación e incremento de la ambición, pero son precisamente estos artículos los que han caído de la redacción final. Podemos afirmar que el libro de reglas se convierte finalmente en un protocolo de contabilidad de emisiones al olvidar incluir como se financiará la lucha climática y cómo se ajustarán los compromisos de reducción a los niveles necesarios.

Seguir leyendo »