eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

¿Por qué abrimos las escuelas a tiempo?

Niños y niñas refugiados de Palestina durante una clase en una escuela UNRWA

El mes pasado tuve la suerte de conocer a una alumna brillante. Su nombre es Aya Abbas. Esta estudiante de noveno grado del campamento de refugiados de Yarmouk obtuvo la mejor calificación de Siria en el último curso. A pesar de las adversidades que tiene que enfrentar cada día como niña refugiada, incluido el desplazamiento forzado del lugar en el que había nacido y crecido, Aya ha superado con creces cada una de las asignaturas del programa educativo. Su valentía y determinación son ejemplos del compromiso de los 526.000 estudiantes en nuestras 711 escuelas en Siria, Jordania, Líbano, Gaza y Cisjordania (incluido Jerusalén Este). 

Por estudiantes como Aya, he decidido que nuestras escuelas abran a tiempo esta semana, a pesar de que la Agencia continúa con un déficit de 200 millones de dólares – una situación sin precedentes para UNRWA en sus 70 años de existencia . Muchas personas han mostrado gran satisfacción ante lo que consideran una decisión valiente. Sin embargo, los verdaderos héroes y heroínas que merecen nuestra solidaridad son el medio millón de estudiantes en nuestras escuelas cuya confianza en UNRWA – y, en consecuencia, en la comunidad internacional , se mantiene intacta, a pesar de la incertidumbre y la ausencia de un horizonte político. Es su valentía la que debemos celebrar.

En reconocimiento a esta confianza, y al esfuerzo de todos los donantes que bien han incrementado de manera significativa sus contribuciones este año, o las han adelantado, abrimos nuestras escuelas para celebrar uno de los programas de desarrollo humano más exitosos de Oriente Medio. Durante décadas, los donantes han reconocido que UNRWA es una fuerza imprescindible para la estabilidad en una de las regiones más vulnerables del mundo.  Además, los países anfitriones que generosamente han acogido a cientos de miles de refugiados durante décadas, estaban muy preocupados ante la posibilidad de que medio millón de estudiantes no pudiesen ir a la escuela.

Seguir leyendo »

Los recortes de Trump a UNRWA frenan a generaciones de futuros líderes

Miles de niños y niñas refugiados de Palestina necesitan los recursos de UNRWA para tener un futuro.

Nací en Jaffa, Palestina, en el seno de una familia trabajadora y próspera de palestinos cristianos. En 1948, cuando solo tenía 10 años, mi familia y yo nos vimos obligados a huir de nuestro hogar tras la creación de Israel, dejando atrás a nuestros amigos, el negocio familiar, y nuestro cómodo estilo de vida. Subimos a bordo del barco que mi padre utilizaba para exportar sus naranjas, y navegamos hasta Líbano.

Rápidamente comenzamos a establecer una nueva vida allí, tuvimos suerte de poder instalarnos en una modesta casa que nos prestaron unos amigos de mi padre. Para todo lo demás, a parte de este humilde refugio, nos vimos obligados a recurrir a la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA), que fue establecida poco después del desplazamiento masivo de Palestinos para atender las necesidades básicas de toda la comunidad refugiada de Palestina.

Mientras establecíamos una nueva vida con pocos medios en Líbano, UNRWA nos proporcionó, a mis hermanos y a mí, ropa y comida para llevarnos a la boca. Con estas necesidades básicas cubiertas, los palestinos – al igual que otros alrededor de mundo pueden mejorar sus vidas y sacar a sus familias de la pobreza y la miseria. 

Seguir leyendo »

La educación, el pasaporte hacia la dignidad de los niños y niñas refugiados de Palestina, en riesgo

Niños y niñas refugiados de Palestina asisten a una de las escuelas de UNRWA en Siria

La educación para los niños y niñas refugiadas de Palestina no es sólo una forma de desarrollarse y garantizarse un futuro, es la única manera de mantener la cohesión de un pueblo en la diáspora, es la vía para transmitir la cultura palestina, una forma más de resiliencia, su única arma contra la guerra y la ocupación. Es incluso un oasis de paz en un contexto de violencia extrema.

UNRWA lleva salvaguardando la educación de los refugiados y refugiadas de Palestina desde hace 68 años. Hasta la fecha, dos millones de niños y niñas se han graduado en sus escuelas. La amenaza de quedar excluidos de la educación es el mayor daño que se le puede causar a la comunidad de refugiados más antigua del mundo.

A finales del 2014, meses después de la cruenta ofensiva militar israelí sobre la franja de Gaza, el Banco Mundial publicaba un estudio en el que concluía que los estudiantes palestinos que asisten a las escuelas de UNRWA en Cisjordania, Gaza y Jordania obtenían resultados superiores a la media en evaluaciones internacionales, a pesar de las difíciles y adversas circunstancias en las que viven (ocupación, conflicto armado, movimiento restringido y desplazamiento prolongado). En un lenguaje más coloquial, lo que estos indicadores significan es que los niños y niñas de las escuelas de UNRWA tienen un nivel equivalente a un curso escolar de ventaja en comparación con otros alumnos de su misma edad en otros sistemas escolares en la región.

Seguir leyendo »

Ghassan: “Pensábamos que volveríamos en unos días"

Una niña se asoma desde su casa destruida en Shejaya

Hoy despertamos con la amenaza de una nueva ofensiva sobre Gaza. Justo este verano se cumplen cuatro años de la última. Sólo hace cuatro años desde la operación militar israelí más mortífera desde el comienzo de la ocupación en 1967. Solo cuatro años desde que 1.460 civiles palestinos, entre ellos 556 niños, fueran masacrados y 11.231 resultaran heridos. Y de que casi el total de los 2 millones de habitantes de la Franja sufrieran secuelas que les acompañarán de por vida. Sólo cuatro años desde que unas 160.000 viviendas fueran destruidas o dañadas, y desde que 500.000 personas tuvieran que huir de sus casas en busca de refugio contra las bombas, convirtiéndose en desplazados internos. 

Solo cuatro años porque, aunque parezcan muchos, para la gente que lo perdió todo en la última ofensiva de 2014, cuatro años no han sido suficientes ni tan siquiera para empezar a reconstruir sus vidas, y mucho menos sus hogares.

Ghassan perdió su casa en la ofensiva de 2014. Vivía en Shejaya, al este de la ciudad de Gaza, una de las zonas más afectadas por la ofensiva. La destrucción en la zona fue total y la mayor parte de su barrio quedó inhabitable. Tras cuatro años, él y diecisiete miembros de su familia siguen desplazados.

Seguir leyendo »

Lo que debes saber sobre los recortes en la financiación de UNRWA

Los recortes de financiación de Estados Unidos obligan a UNRWA a recortar recursos y servicios.

A principios de este año Estados Unidos anunció un recorte de la financiación a UNRWA de 300 millones de dólares. La decisión por parte de la administración de Trump ha llevado a la Agencia a la mayor crisis de financiación de su historia con un déficit total de 446 millones de dólares y ha sido descrita por el Comisionado General de UNRWA, Pierre Krähenbühl, como una amenaza existencial para la agencia y ha puesto en una situación desesperada a una población ya de por sí marginalizada.

La decisión del gobierno de Estados Unidos no tiene nada que ver con el trabajo humanitario de la Agencia, sino que está políticamente motivada. El anuncio de la reducción del 83 % de su financiación se produce tras las críticas vertidas por la Asamblea General de Naciones Unidas en relación con el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de la administración estadounidense.
 
UNRWA es la única Agencia que presta servicios a los refugiados de Palestina y exige una solución justa para ellos. Si UNRWA desapareciera, los refugiados de Palestina se diluirían de la agenda política internacional. No podemos consentir que esto pase. No estamos dispuestos a que esto suceda. Son más de 5 millones de personas que tienen derecho a vivir con dignidad y a seguir recibiendo la ayuda de la comunidad internacional hasta que se les ofrezca una solución justa.
 
Como agente humanitario, UNRWA no está involucrada en la política ni está en posición de influir políticamente. La ayuda humanitaria no puede ser utilizada nunca como herramienta política. Retirar la financiación a UNRWA significa castigar a una población civil a causa de las decisiones de los líderes políticos y sólo puede clasificarse como un acto inmoral.

Nuestra respuesta ante los recortes fue firme: no vamos a abandonar a los refugiadas y refugiados de Palestina. UNRWA no está en venta. UNRWA no puede ser utilizada en el juego político.
 
Desde entonces, hemos trabajado sin descanso para conseguir esos fondos. En los últimos siete meses hemos movilizado apoyo político y financiero en todo el mundo para mantener nuestras operaciones y seguir prestando nuestros servicios, y hemos conseguido reducir el déficit a 217 millones de dólares. Un gran logro, pero no suficiente.

Seguir leyendo »

3 millas náuticas para sobrevivir

Amjad al-Shirafi prepara du barco en el puerto de Gaza © 2016 UNRWA Fotografía: Tamer Hamam

De 20 a 9, de 9 a 6 y de 6 a 3 millas náuticas. La distancia de pesca permitida para los 2 millones de personas que viven en la franja de Gaza se reduce cada vez más y pone en riesgo la vida de miles de familias que dependen de la pesca.

El pasado 16 de julio, el Gobierno israelí endureció aun más el bloqueo que desde hace más de una década mantiene sobre la franja de Gaza. Anunciaron que restringirían la entrada en Gaza de combustible y gas para cocinar a través del cruce de Kerem Shalom, el único cruce comercial operativo entre Gaza y el mundo exterior. También redujeron la zona de pesca permitida a 3 millas náuticas (5,5 km), impidiendo que los pescadores accedan al 85% de las zonas de pesca acordadas en los Acuerdos de Oslo, lo que repercute directamente en unos 50.000 palestinos que dependen de la pesca para su subsistencia.

No es la primera vez que las autoridades israelíes restringen la zona de pesca poniendo en peligro las subsistencias de estas miles de familias. En 2007, las autoridades israelíes anunciaron que el permiso de pesca solo se extendería a 6 millas náuticas (11,11 km) de la costa. Más tarde, en 2009, la zona se redujo a 3 Mn. El permiso volvió a extenderse a las 6 Mn a partir de 2012.

Seguir leyendo »

S.O.S. Gaza

El 80% de la población de Gaza depende de la ayuda humanitaria.

En la actualidad, el 80% de la población depende por completo de la ayuda humanitaria, el 50% vive bajo el umbral de la pobreza y el 49% está en el paro. La situación no sólo no ha mejorado en los últimos meses, sino que se ha deteriorado de manera notable debido a diversos factores, entre ellos la reducción de las ayudas a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) por parte de la Administración de Trump y, por otra parte, la intensificación de la represión israelí de las Marchas del Retorno que cada viernes se celebran en Gaza desde el pasado 30 de marzo.

Tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos ha reducido de manera notable su aportación a UNRWA, que en 2017 alcanzó los 368 millones de dólares, lo que representó casi un tercio del presupuesto de la agencia onusiana. Esta reducción ha afectado de manera notable a los servicios que presta a los 5,3 millones de refugiados palestinos en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania y la franja de Gaza y ha tenido un fuerte impacto en el sector educativo y sanitario, ya que UNRWA gestiona 700 escuelas y 145 clínicas de salud que se han visto obligadas a reducir sus servicios.

De otra parte, la franja de Gaza vive uno de sus momentos más delicados en los últimos años y, una vez más, vuelven a retumbar los tambores de guerra después de que las hostilidades se hayan intensificado en el curso de la última semana. Tras la caída de más de un centenar de proyectiles en territorio israelí, la aviación hebrea ha atacado casi medio centenar de objetivos de Hamas y Yihad Islámica, lo que ha encendido todas las alarmas, ya que se trata de la mayor ofensiva registrada desde la operación Margen Protector de 2014 que provocó la muerte de 2.205 palestinos.

Seguir leyendo »

Objetivo: desmantelar la UNRWA

De los algo más de 700.000 refugiados iniciales hemos pasado en la actualidad a los 5,4 millones de personas a las que la UNRWA ha registrado como refugiadas de Palestina.

Con respecto a los primeros, y especialmente a lo largo de las últimas siete décadas, los sucesivos gobiernos israelíes no han dudado en emplear la fuerza cuando lo han considerado necesario, anexionando diversas zonas hasta contar hoy con un territorio propio que abarca el 78% de la Palestina histórica, cuando el Plan de Partición de la ONU (Resolución 181 del Consejo de Seguridad, 29 de noviembre de 1947) “solo” le concedía el 56%. A eso se une la ocupación permanente del Territorio Ocupado Palestino (TOP) desde 1967, en el que Israel ejerce un control absoluto sobre todos los aspectos de la vida social, política, económica y de seguridad de los más de 4,6 millones de palestinos enclaustrados en Gaza y Cisjordania.

Para llegar hasta ahí, como bien han demostrado los llamados en su momento “nuevos historiadores israelíes”-echando mano de los documentos oficiales que corresponden a la etapa de creación del Estado-, fue fundamental tanto la muy planificada limpieza étnica inicial (1948), como la posterior marginación de los árabes-israelíes (hoy el 19% de la población israelí) y la sistemática presión y humillación de los habitantes del TOP.

Como resultado de todo ello, y aunque Israel sigue sosteniendo hoy que ningún palestino fue forzado a abandonar su hogar y sus tierras, de los algo más de 700.000 refugiados iniciales hemos pasado en la actualidad a los 5,4 millones de personas a las que la UNRWA ha registrado como refugiadas.

Seguir leyendo »

¿Por qué nos debería importar que destruyan esta pequeña aldea beduina?

Demolición de la comunidad beduina de Khan al Ahmar

En el preciso momento que escribo estas líneas se está demoliendo la comunidad beduina de Khan al-Ahmar, a escasos kilómetros de Jerusalén Este, en el territorio Palestino ocupado. Me invade la impotencia y una profunda tristeza. Prácticamente 10 años de lucha que han terminado en el peor de los escenarios: la transferencia forzosa de 180 personas a las cuales se las ha dejado desprovistas de todo derecho, a las que de nuevo se las arranca mediante la violencia de sus tierras.

Khan al-Ahmar es una minúscula aldea formada por chozas y estructuras temporales y rodeada de asentamientos ilegales de colonos israelíes.  En ella habita la tribu Jahalin, formada por 180 miembros, originalmente pastores nómadas del valle del Jordán que fueron expulsados tras la guerra árabe-israelí de 1948 del desierto del Negev a Cisjordania. 

Para paliar la falta de infraestructuras educativas en la zona que obligaban a los niños y niñas beduinos a recorrer largas distancias diarias, el líder de la comunidad beduina, Abu Khamiss, apoyado por la ONG italiana Vento di Terra decidió construir, en junio de 2009, una escuela con adobe y neumáticos de vehículos usados. Al no poder obtener un permiso de construcción – Israel los deniega un 97,8% de las veces – tuvieron que construir la escuela sin él. Un mes después de su apertura llegó la primera orden de demolición emitida por la Administración Civil israelí. Entonces comenzó un tortuoso camino legal, en el que apelación tras apelación consiguieron posponer la fecha de demolición. En 2011, al riesgo de demolición se unió la amenaza de traslado forzoso de la comunidad. 

Seguir leyendo »

No estamos en venta, la dignidad de las personas refugiadas de Palestina no tiene precio

UNRWA proporciona ayuda humanitaria a 5,4 millones de refugiados de Palestina que viven en Gaza, Cisjordania, Siria, Líbano y Jordania.

El domingo, nuestra directora se vio obligada a dar en este medio una noticia a la que nos hemos resistido durante meses: “El dinero para educación y alimentos de los refugiados palestinos se acaba: nos queda para un mes”.

Desde que Estados Unidos anunció un recorte de su aportación a UNRWA de 300 millones de dólares en enero, todos y cada uno de nosotros, los más de 30.000 trabajadores de UNRWA, el 99,8% refugiados, hemos trabajado sin descanso para conseguir esos fondos, para evitar que esta decisión políticamente motivada se tradujera en dramáticos e injustos recortes de ayuda humanitaria para la población refugiada de Palestina.

Mientras continúa el trasiego político, las negociaciones, las guerras… hay 5 millones de personas que sufren. 5 millones de personas que en muchos casos dependen de nuestra ayuda humanitaria y que van a sufrir como nadie las consecuencias de la crisis de financiación a la que UNRWA se ha visto abocada por el recorte de la administración de Trump. 5 millones de personas que llevan, en definitiva, 70 años esperando a que la comunidad internacional ofrezca una solución. 

Seguir leyendo »