eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La vuelta al cole no es igual para todos

La particularidad del comienzo de un nuevo curso en Gaza está marcada por el conflicto y el bloqueo, lo que supone un obstáculo para el derecho a la educación.

Niñas en su camino al colegio en Gaza - UNRWA Fotografía por Ahmad Awad

Niñas en su camino al colegio en Gaza - UNRWA Fotografía por Ahmad Awad

Millones de niños y niñas en España ya han comenzado un nuevo curso escolar. Lejos quedaron las rutinas relajadas y las comidas a deshora. Pronto se han adaptado al ritmo de las aulas para asumir las tareas de un curso superior, aunque muchos todavía estén recordando los últimos chapuzones en el mar. 

La vuelta al cole nunca es tan amarga como creemos. Nos encanta el olor a libro nuevo, estrenamos ropa y nos reencontramos con los compañeros y compañeras que llevamos meses sin ver. El nuevo curso se convierte en una mezcla entre nervios, expectativas y alegría. 

Sin embargo, comenzar de nuevo la escuela no significa lo mismo en todos los puntos del planeta. La franja de Gaza, bloqueada por Israel desde hace doce años, vive la vuelta al cole como una gran celebración, ante todo porque pueden hacerlo gracias a que UNRWA ha conseguido mantener más de 700 escuelas abiertas a pesar de su complicada situación económica y porque la educación de los niños y niñas refugiados de Palestina es el sinónimo más parecido que hay a la palabra “futuro”.   

La semana pasada, casi 300.000 niños y niñas refugiados de Palestina en Gaza ya pusieron fin a los campamentos de verano y establecieron las rutinas escolares. Más de 270 escuelas de UNRWA abrieron sus puertas y dieron la bienvenida al alumnado, profesorado y personal escolar. Toda la estructura educacional, el pilar fundamental de nuestro gran proyecto. 

La particularidad del comienzo de un nuevo curso en Gaza está marcada por el conflicto y el bloqueo, lo que supone un obstáculo para un derecho fundamental que deberían disfrutar todos los niños y niñas independientemente de su pasaporte: el acceso a la educación.  

Una vez dentro del aula, las paredes de las escuelas en Gaza constituyen la gran armadura de seguridad y esperanza. La vida del colegio es lo que mantiene vivos a miles de niñas y niños que sueñan en convertirse algún día en profesores, atletas, ingenieros o presidentes. Los sueños son los mismos que los de cualquier niño o niña en cualquier parte del mundo, pero las dificultades a las que se enfrentan para conseguirlos los convierten en un ejemplo de superación.  

También, en Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, empezó el curso escolar. No hay excusas para ir a clase a pesar de la extrema dificultad para poder llegar al pupitre. Los puestos de control y la restricción de movimiento impiden que muchos de los niños y niñas refugiados de Palestina sepan lo que significa ir al colegio sin restricciones o libertad de circulación.  

La educación está por encima de todo. Es el viaje hacia el futuro y la más poderosa arma contra el conflicto y la ocupación. Por eso, cada año, los estudiantes refugiados de Palestina celebran la rutina de las aulas, tengan o no el olor a libro nuevo o ropa para estrenar. 

Hatem, alumno de una escuela de UNRWA en Gaza, dice que la educación es su oxígeno, porque los conflictos, los desplazamientos forzosos, la ocupación y el bloqueo han convertido a las escuelas en el único lugar donde los niños y niñas pueden respirar.  

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha