eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Hatem y Hanan: cientos de recuerdos indisolubles

Hanan, de Cisjordania, y Hatem, de Gaza, representan a los más de 526.000 estudiantes de las escuelas UNRWA junto con el resto de miembros del Parlamento Estudiantil de UNRWA.

Han visitado España junto a Pierre Krähenbühl, Comisionado General de UNRWA, para conocer a otros estudiantes de su edad y acercarse a sus experiencias.

Hatem: "La educación es nuestro oxigeno y sin ella no sobreviviríamos. Es lo único que tenemos y no podemos permitir que esté en peligro".

Hanan y Hatem, estudiantes refugiados de Palestina, pudieron ir y ver el mar en su visita a España.

Hanan y Hatem, estudiantes refugiados de Palestina, pudieron ir y ver el mar en su visita a España UNRWA / Sopelana, País Vasco

Hatem y Hanan tienen 14 años pero, para cualquiera que no los conozca, sería imposible adivinarlo. La madurez y el coraje que transmiten sus rostros son más propios de una persona adulta. No de un adulto cualquiera, sino de alguien que ha vivido y ha visto más de lo que le corresponde.

Hanan es presidenta del Parlamento Estudiantil de UNRWA en Cisjordania. Ella vive en Hebrón, bajo ocupación israelí. Por su parte, Hatem, de Gaza, es el vice-presidente del Parlamento Estudiantil de esta zona. Los dos son miembros electos del Parlamento Estudiantil global de UNRWA que representa a los 526.000 estudiantes refugiados de Palestina de la Agencia. “Organizamos campañas e iniciativas para hacer pequeños cambios locales en la escuela o en la comunidad”, cuenta Hanan. “Por ejemplo, visitas para personas con discapacidad o mayores, trabajamos también con el Ayuntamiento para mejorar el jardín de la escuela o recaudamos fondos para pintar o reparar el edificio de la escuela”.

La responsabilidad que asumen les ha curtido como buenos oradores, pero también como perfectos analistas y representantes de una población que necesita el apoyocontinuo de los suyos y de la comunidad internacional para solucionar un problema que enfrentan desde hace más de siete décadas. 

Este enero, Hanan y Hatem han tenido la oportunidad de venir España y acompañar al Comisionado General de UNRWA, Pierre Krëhenbühl, en su visita oficial al país. Era la primera vez que salían de la región. Tenían claro lo que querían: contar su historia y conocer a la población española que les apoya.

Durante su visita, Hanan y Hatem han tenido la oportunidad de conocer a estudiantes de su edad, con experiencias diversas y distintas a las suyas. Se reunieron con niños y niñas de la Plataforma de la Infancia, comprometidos con su situación y ansiosos por escucharlos. También tuvieron la oportunidad de conocer al alumnado del Instituto Jorge Guillen en Alcorcón. En ambos encuentros, algo mágico les ocurrió a los jóvenes asistentes. Las cifras anónimas de la televisión se convirtieron en historias, en vidas. En las vidas de Hatem, Hanan, y en las de todos los compañeros y compañeras que representan.

“Los niños y niñas de Gaza tienen ambiciones y sueños como los del resto del mundo, pero están marginados. Queremos sentir que les importamos a los demás, y rehusamos a ser vistos como víctimas”, afirmó Hatem. “Para nosotros la educación que recibimos en las escuelas de UNRWA es fundamental y necesaria para tener un futuro. No nos vemos como víctimas sino como agentes del cambio”, añade Hanan.

La educación es fundamental para cualquier niño o niña del mundo y, como dicen ellos, no es necesario insistir en ello. Sin embargo, para los menores refugiados de Palestinatiene, si cabe, mayor importancia. “Desde que nací, he vivido tres ofensivas israelíes. A los 4, 8 y 10 años”, cuenta Hatem. “El derecho a la educación es fundamental para la población refugiada. La educación es nuestro oxigeno y sin ella no sobreviviríamos. Es lo único que tenemos y no podemos permitir que esté en peligro. Las escuelas UNRWA han sido siempre más que escuelas para nosotros”.

Hatem quiere ser cirujano, “el mejor del mundo”. Hanan sueña con ser neurocirujana, “aunque sé que si la situación de la población refugiada de Palestina se mantiene como está va a ser muy difícil”, lamenta.

Su viaje ha sido corto pero intenso. Hoy vuelan de vuelta a sus hogares con cientos de recuerdos de los que no se disuelven con el tiempo. Entre ellos, el sueño de Hanan cumplido: ver el mar por primera vez. 

Bashufkum qariban! / ¡Hasta pronto!

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha