eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú
TotorillaLopez

TotorillaLopez

Usuario desde Marzo 2018

Socio desde Marzo 2018

Nº de comentarios Reacciones
5
  • Economía

    "El mayor desincentivo al empleo es el propio empleo"

    #14 Este tema es muy interesante, sobretodo por poner en debate la relación entre trabajo y remuneración salarial. Está casi imbricado en nuestro pensamiento que quien merece algo es porque se lo ha ganado con su esfuerzo. El famoso "ganaras el pan con el sudor de tu frente". Pero solo lo aplicamos a la mayoría miserable, porque tiene un rostro. El rescate de bancos, con billones de euros tirados a la basura, riqueza desaparecida para siempre es una cosa evanescente, casi no hay nadie a quien echarle la culpa. Mientras que al "inmigrante vago" que cobra una ayuda de 700 euros todo el mundo puede ponerle cara. Por lo visto es dificil entender que la mayoría de gente trabajadora en el mundo han sido y son pobres de solemnidad. El trabajo, el esfuerzo a veces casi sobrehumano, no es una garantía de riqueza en absoluto, a no ser que las condiciones en que se produzca estén reguladas por políticas activas. Las grandes fábricas asiáticas del mundo son ejemplos de esclavitud moderna, tanto por condiciones laborales como por salarios. Aunque esas personas trabajen (y lo hacen) doce horas diarias, seguirán siendo pobres siempre. En la Europa del siglo XIX los trabajadores vivían en las mismas condiciones que existen en muchas fabricas asiáticas hoy dia, trabajo infantil incluido, y eso no cambió hasta que las revoluciones socialistas y sindicales forzaron un cambio en la distribución de la riqueza. Quien todavía crea que un empleo garantiza nada es un ingenuo. Lo que garantiza una vida digna es la redistribución de los recursos por parte de gobiernos comprometidos. Otro punto interesante es pensar que si la gente tuviese suficiente para cubrir sus necesidades se tumbarían a la bartola, que no haría nada. Pues seguramente unos cuantos lo haría y mi pregunta es: es eso malo? es decir, es moralmente reprobable que unos cuantos seres humanos quieran no hacer nada? Igual que hay ricos que no hacen nada más que viajar y vivir de las rentas, hay ricos que trabajan todo el tiempo aunque no lo necesiten.

  • Zona Crítica

    La catástrofe es no hacer nada

    #8 Muy acertado título: "La catástrofe es no hacer nada". Por otra parte, la catástrofe es también hacer demasiado. Hacer, hacer, producir, construir, destruir, producir, inventar nuevas formas de consumir, consumir, consumir. Hacemos mucho por una parte y nada por la otra. Acertadísima reflexión.

      • Votar a favor 4
      • Votar en contra 0
  • Economía

    "Lo fundamental de la renta básica es concebir que recibir un ingreso y vivir al margen del trabajo remunerado es justo"

    #10 " Si no te pagan, quiere decir que no tiene valor y por lo tanto es nada." Y si te pagan poco, lo mismo. Esto es viejo como el tiempo. Desde las sociedades griegas, donde el trabajo manual lo realizaban los esclavos, la esfera práctica de la vida se ha considerado por las élites algo sin valor. Trabajo de esclavos, trabajo sucio, tedioso, monótono, intelectualmente vacío, sin épica, sin honor. Hoy en dia las causas de ese tipo de pensamiento no han cambiado ni un ápice, porque quien ostenta el poder sigue sintiendose privilegiado, más elevado en sus actividades, más honorable, más listo, mejor que la plebe. La plebe que trabaja a destajo por una miseria, que se ensucia, que suda, que se hace daño, que se deja la vida trabajando. Cuando un plebeyo muere, lo reemplaza otro y santas pascuas (nunca mejor dicho, arg). Y si las feministas tienen esto claro, es porque las mujeres son las esclavas de los esclavos.

      • Votar a favor 6
      • Votar en contra 0
  • Interferencias

    La destrucción de la empatía (y las lágrimas felices)

    #16 Por este artículo, junto al último de Sarah Babiker "Dejemos de hablar de apego o sobreprotección y hablemos de cuánto cuestan las escuelas infantiles" me he asociado a el diario. Decía Gioconda Beli que la solidaridad es la ternura de los pueblos. No sé hasta que punto ha habido filósofos explorando este sentimiento: la ternura. No sé cuantas cacas de bebé limpió Socrates, la verdad. Cuantas caritas de alivio puedo ver al hacerlo. Cuanta desesperación pequeña en un culito rojo como un tomate. O en un bebé hambriento cuando la leche no sale del pecho, por la razón que sea. Ese sentimiento abrumador de responsabilidad ante el infante que llora. Esa ternura arrolladora, que por momentos hasta duele. Es, obviamente, el sentimiento por el cual todos nosotros estamos en la tierra. Sin ternura, la vida humana no duraría lo suficiente como para encontrarse con la crueldad. Los bebés sin amor se mueren, o enloquecen. Y así hemos crecido muchos: entre la ternura del pecho de nuestras madres y la crueldad del castigo de nuestros padres. O la humillación de nuestros maestros, nuestros jefes, nuestros políticos. El poder en general, ese poder tan falto siempre de empatía y de afecto, porque adonde vas con eso. Donde vas con la ternura, eso son cosas de mujeres. De blandengües. La ternura es para los retoños en pañales. La crueldad les hace fuertes. Sorpresa, va a ser que no. Que la crueldad nos hace crueles, y la humillación nos hace querer humillar a otros. Va a ser que si, señor Fernadez-Savater. Que el afecto es la verdadera revolución. Y que un mundo sin ternura no vale la pena, desde luego para mi no.

  • Nidos

    Dejemos de hablar de apego o sobreprotección y hablemos de cuánto cuestan las escuelas infantiles

    #6 Por este artículo, junto al último de Amador Fernández-Savater "La destrucción de la empatía (y las lágrimas felices)" me he asociado a el diario. Hay muchos periodistas haciendo un trabajo magnífico aquí, pero el tema de los cuidados, de la ternura, el afecto y la solidaridad hacia los otros como factor de cambio social es para mi fundamental cuando pienso en el futuro. En el futuro sentiremos afecto por el mundo, los animales y las personas que lo habitan, o no habrá futuro. Yo quiero abrazar cuerpos pequeños y redescubrir el misterio de las hormigas. No sólo lo quiero, lo necesito. Porque me da alegría, un placer puro sin otro origen que el amor que siento por mi bebé. Una alegría intacta, no intelectual, no práctica, que toca el núcleo mismo de mi existencia, que la dota de sentido. Tal vez otras personas puedan vivir sin eso, yo no puedo. Y a la vez, por esa alegría he tenido que sacrificar mi vida profesional. Yo he sido incapaz de combinar mi vida cuidando y trabajando. Mi situación me ha hecho replantearme mi visión del mundo y coincido plenamente con el artículo: "no es necesario tener hijas para entender esto, ni tener hijos te ayuda por sí mismo a entenderlo. Quizás solo dificulta evadirse del hecho de que esto, como está armado, no aguanta."

  • Comer

    ¿Cuántos huevos se pueden comer a la semana?

    #2 Pues leído lo escrito, un pequeño apunte sobre las condiciones en que están la mayoría de gallinas ponedoras no hubiese estado de más. Esa información en estos artículos sobre consumo en que hay animales involucrados directa o indirectamente sería muy acertada, a mi modo de ver.

      • Votar a favor 34
      • Votar en contra 1