eldiario.es

9
Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Un viaje al siglo XV tras las murallas de Cáceres

Uno de los mejores cascos históricos de toda España que recién empieza a ser descubierto por los viajeros. Un destino a apenas tres horas de Madrid que se encuentra a tiro de piedra de lugares como Monfragüe o el Valle del Jerte. Ideal para una escapada.

- PUBLICIDAD -
El Casco Histórico de Cáceres desde las alturas; uno de los mejor conservados de España. Nicolas Vollmer (CC)

El Casco Histórico de Cáceres desde las alturas; uno de los mejor conservados de España. Nicolas Vollmer (CC)

El Arco de la Estrella es mucho más que un simple hueco practicado con pericia y buen gusto en las murallas (es una obra notable del barroco español) de la ciudad. El agujero prodigioso conecta la Plaza Mayor con ‘Cáceres la Vieja’ y es, a parte de un elemento arquitectónico destacable y digno de un buen par de fotos, un auténtico portal dimensional que conecta nuestros días con el siglo XV. Así tal cual. Muchas son las ciudades y pueblos de España que presumen de casco histórico bien conservado. Y no les falta razón. Pero lo de casco medieval bien conservado, en el caso de Cáceres, se eleva a la enésima potencia. No es ningún tópico. ‘Cáceres la Vieja’ no es un casco histórico bien conservado; es un casco histórico prácticamente intacto. Una maravilla que recibió la acreditación de la UNESCO como Patrimonio Mundial y que es una verdadera lección de historia. Una ciudad que hasta hace poco tiempo pasaba prácticamente inadvertida para el turismo nacional pese a contar con atractivos más que suficientes para ser un destino urbano potente. Una ciudad que ha sido escenario de la popular Juego de Tronos.

Cáceres es pequeña. Una jornada de paseo es más que suficiente para conocer los puntos más importantes de la ciudad pero, como siempre hacemos, nosotros aconsejamos pasar al menos una noche. El casco histórico si ya es bonito de día, de noche es espectacular y la sensación de viaje en el tiempo de la que hablábamos se acentúa. Además, Cáceres se encuentra en un punto estratégico que permite compatibilizar en menos de una hora en coche, otras visitas interesantes como el Parque Nacional de Monfragüe (60 kilómetros); Plasencia (78 kilómetros); el impresionante Valle del Jerte (100 kilómetros); la mítica comarca de Las Hurdes (135 kilómetros); el Real Monasterio de Guadalupe (124 kilómetros) o la imponente Trujillo (46 kilómetros). Lo ideal es dedicar a la ciudad al menos dos jornadas y, en el caso de puentes o escapadas cortas, añadir alguno de estos lugares a la ruta. Cáceres también es ideal como punto de escala en viaje hacia Lisboa (está a 315 kilómetros de la capital lusa y a 297 kilómetros de Madrid).

La Torre de Bujaco desde la Plaza Mayor. Nathan Hughes Hamilton (CC)

La Torre de Bujaco desde la Plaza Mayor. Nathan Hughes Hamilton (CC)

Nuestros imprescindibles en Cáceres.- La mejor manera de empezar la visita a la ciudad es en su alargada y porticada Plaza Mayor, una de las más grandes de España y, también, la mejor manera de empezar a comprender la ciudad. Desde la explanada de este antiguo mercado a extramuros integrado en la ciudad durante el siglo XV se tiene la mejor visión del antiguo complejo de fortificaciones de la vieja ciudad medieval y la medina árabe. La mayor parte de las murallas y atalayas cacereñas quedaron sepultadas por casas, tapiales y palacios, pero aquí se muestran al aire en uno de los conjuntos más estéticamente bellos e históricamente interesantes de España . El trozo de muralla que media entre la Torre del Horno y la Torre de Bujaco es una verdadera lección de arquitectura militar con rastros de la muralla romana, gran parte de las fortificaciones almohades (árabes) y los añadidos cristianos hasta el siglo XVIII. En la Torre de Bujaco (Plaza Mayor, sn; Tel: (+34) 927 246 789) hay un centro de interpretación sobre las murallas cacereñas y, también, sirve de acceso a parte de los antiguos muros. Y ninguna de las torres ejemplifica mejor esa superposición de culturas ya que los grandes sillares de su base son romanos y de ahí para arriba conserva su cubo árabe y, en la parte superior, matacanes añadidos en el siglo XV y perfeccionados a principios del XVIII. Además, las vistas desde allá arriba son imponentes (ideales para hacer buenas fotos).

El Casco Histórico de Cáceres desde las fortificaciones. Nicolas Vollmer (CC)

El Casco Histórico de Cáceres desde las fortificaciones. Nicolas Vollmer (CC)

Torres, torres y más torres. Entramos en la vieja Cáceres por el Arco de la Estrella (obra de Manuel de Lara y Churriguera) y nos topamos con un laberinto de callejuelas repletas de enormes palacios coronados por grandes torres. Casas solariegas que exhiben blasones de lo más granado de la antigua nobleza española de ambos lados del Atlántico. El nombre que más sorprende es el de la Casa de los Moctezuma (Plaza Conde de Canilleros, 1; Tel: (+34) 927 005 400), palacio renacentista de los descendientes de una de las hijas del último ‘Gran Orador’ (como se autoproclamaban los emperadores aztecas) de la gran Tenochtitlán. La casona, una de las más grandes del casco histórico, hoy es sede del Archivo Provincial y puede visitarse. Hay palacios y viejas torres por todos lados. Las grandes familias rivalizaban entre sí construyendo estos palacios fortificados que en Cáceres suman hasta 25. Muchos de ellos pueden visitarse.

El Aljibe de la Casa de Las Veletas, uno de los pocos restos de la Cáceres musulmana. Juan Aguere (CC)

El Aljibe de la Casa de Las Veletas, uno de los pocos restos de la Cáceres musulmana. Juan Aguere (CC)

Los que no puedes perderte son el Palacio de los Golfines de Abajo (Plaza de Los Golfines, 1; Tel: (+34) 927 218 051; E-mail: info@palaciogolfinesdeabajo.com ), que cuenta con una interesante colección artística más allá de la importancia patrimonial de la propia casona; el Palacio Carvajal (Calle Amargura, 1; Tel: (+34) 927 255 597), que alterna partes góticas y renacentistas y luce una torre del siglo XII, es la sede del patronato de Turismo; El Palacio de los Cáceres - Ovando y su famosa Torre de las Cigüeñas (Plaza de San mateo, sn; Tel: (+34) 927 629 760) que aparte de ser una de las edificaciones más antiguas de la ciudad cuenta con un curioso museo militar; o el Palacio de Mayoralgo (Plaza Sta. María, 8), dónde se han encontrado interesantes restos de la ciudad romana. Piedras nobles que se han ido superponiendo a lo largo de los siglos y que han conformado una ciudad bonita de ver. Mención aparte merece el Palacio de las Veletas (Plaza de las Veletas,1; Tel: (+34) 927 010 877; E-mail: museocaceres@juntaex.es) sede del Museo de Cáceres. Tiene interesantes colecciones arqueológicas y antropológicas, pero lo más importante es lo que atesora en su interior: los restos de una antigua mezquita y un aljibe que, según los últimos estudios, se construyó en tiempos del Califato de Córdoba.

La Concatedral de Cáceres. Chris Parker (CC)

La Concatedral de Cáceres. Chris Parker (CC)

La espada y la cruz… El contrapunto monumental a los palacios son los edificios religiosos, que los hay y bien bonitos. La Concatedral de Santa María (Plaza de Santa María, sn; Tel: (+34) 927 245 250) es un claro ejemplo de transición del Románico al Gótico y su torre renacentista suele ser hogar de esas cigüeñas que habitan en las alturas y voladizos cacereños desde finales de la Primavera a los primeros fríos del otoño. Las torres de las iglesias son los lugares preferidos por estas aves que han encontrado en Cáceres un lugar dónde no sólo se las protege. También se las mima. Las torres más altivas de la vieja ciudad son las de San Francisco Javier (Plaza de San Jorge), una joya del barroco español que rompe con sus torres blancas la monocromía de la piedra de ‘Cáceres la Vieja’ haciendo un guiño a la ciudad blanca que se extiende al otro lado de la Plaza Mayor. Otro lugar vinculado a la iglesia que bien merece una visita es el Hospital de Caballeros Peregrinos (Puerta de Mérida, sn), un precioso edificio gótico que sirvió de albergue para los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela por la Vía de la Plata.

Las torres blancas de San Francisco Javier. Boris Kasimov (CC)

Las torres blancas de San Francisco Javier. Boris Kasimov (CC)

EL BARRIO JUDÍO.- La antigua Judería de la ciudad se encuentra en la trasera del Palacio de la Veleta. Las calles Rincón de la Monja y Barrio de San Antonio eran las vías principales de un barrio formado por casas humildes de una o dos plantas a la vera de las antiguas murallas. Según parece, la actual Ermita de San Antonio (Barrio de San Antonio, 3) se construyó sobre la antigua Sinagoga del barrio. Sobre la Casa Museo Yusuf Al-Burch (Cuesta del Marqués, 1; Tel: (+34) 606 078 178) hay algunas dudas. Es una casa del siglo XII y se ha interpretado siempre como una antigua vivienda de la época musulmana aunque una gran cisterna del edificio se ha identificado como un posible baño ritual judío (Mikve). Otra visita interesante en la antigua judería es el Baluarte de Los Pozos

OTROS PUNTOS DE INTERÉS EN EL CASCO HISTÓRICO .- La Puerta del Cristo (Calle Fuente Concejo) es la única de las puertas de la muralla que quedan de la época romana. En la Plazuela de Santiago se encuentra la Parroquia de Santiago de los Caballeros que contiene elementos románicos pero es fundamentalmente gótica y renacentista.

Fachadas blancas en la Plaza Mayor de Cáceres. Martin Stone (CC)

Fachadas blancas en la Plaza Mayor de Cáceres. Martin Stone (CC)

OTROS PUNTOS DE INTERÉS EN CÁCERES .- En torno a la Plaza Mayor hay algunos edificios notables como el Palacio Galarza (Gral. Ezponda, 14) o la Iglesia de Santo Domingo (Santo Domingo, 7). Para los amantes de la tecnología ‘vintage’ queda el curioso Museo Apple (Plaza de San Juan, 13; Tel: (+34) 927 316 501) que hace un curioso recorrido por la historia de la informática a través de más de 150 ordenadores (con verdaderas reliquias). La Fundación Helga de Alvear (Pizarro, 8; Tel: (+34) 927 626 414) ocupa una casona que aúna elementos modernistas y medievalistas muy cerca de las antiguas murallas de la ciudad. Es la sede del Centro de Artes Visuales de Cáceres , con una importante colección de arte contemporáneo y un atractivo programa de exposiciones temporales. Ya un poco retirada del centro se encuentra la Casa Pedrilla (Ronda de San Francisco sn; Tel: (+34) 927 241 633) que cuenta con una importante colección de obras del genial pintor ecuatoriano Guayasamín. Otro punto interesante a las afueras de la ciudad es el Monasterio de San Francisco (Ronda de San Francisco, 15; Tel: (+34) 927 255 578), un imponente edificio de siglo XV que se ha reconvertido en un centro cultural.

Fotos con Licencia CC:  Chris Parker Juan Aguere Martin Stone Nicolas Vollmer Boris Kasimov Nathan Hughes Hamilton

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha