La Puerta del Sol de Madrid se convirtió en el epicentro de las concentraciones que tuvieron lugar a lo largo de España para reclamar un referéndum entre monarquía y república tras la abdicación del rey Juan Carlos.