eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ahora empiezan los problemas para Syriza

El partido de Tsipras puede gobernar en solitario en Atenas, pero no puede gobernarse solo en la UE 

44 Comentarios

Alexis Tsipras ha resuelto con éxito su primer problema. Aunque también era el más fácil. Gracias a una cómoda mayoría suministrada por unos votantes que no estaban tan indecisos como parecían podrá gobernar en solitario, o con el apoyo que no le puede negar To Potami, el recién llegado partido de centro izquierda. Samaras y la Nueva Democracia, que llamaba gobernar a algo que solo era una gran estafa, han recibido un merecido castigo. Aunque gracias a las amenazas de la derecha que gobierna mayoritariamente en Europa ha resultado bastante más liviano que la nueva pena de destierro impuesta a sus socios del Pasok. Los neonazis ya han gastado su minuto de gloria.

Ahora Syriza tendrá que enfrentarse a un problema bastante más complejo y de más intrincada solución. Puede gobernar en solitario en Atenas, pero no puede gobernarse solo en la UE. Necesita socios y los necesita con urgencia si quiere sobrevivir a su gran victoria y apurar sus posibilidades de cumplir un programa tan sensato como imposible sin la ayuda del continente.

Grecia debe el 175% de su Producto Interior Bruto, su economía no crece y ha perdido la cuarta parte de su riqueza, el paro supera el 25% y los mercados están prácticamente cerrados para su deuda. A pesar de la quita realizada en 2011, el rescate supone una colosal factura de 250 mil millones de euros que debe principalmente a una UE donde apenas representa el 2% del PIB total. No es David contra Goliat. Es una misión imposible. 

Alemania tiene comprometidos en Grecia más de sesenta y cinco mil millones. Dispone de todo el tiempo del mundo para especular con la opción de la salida griega del euro –Grexit–, mientras pone sus condiciones a un deudor que todo el mundo sabe que no puede pagar. Tsipras necesita sumar aliados para equilibrar la balanza, pero no los tiene a la vista. Hollande también iba a negociar con Europa para acabar con la austeridad, pero se topó con la misma cruda realidad e idéntica soledad. El resultado es que ahora manda el socialismo arrepentido del primer ministro Valls. 

Si Tsipras llama a las puertas de David Cameron o Mariano Rajoy, se encontrará con devotos predicadores de la austeridad. Si llama a las puertas de Matteo Renzi, le contará que Italia va camino de sus propias elecciones y que ya hablarán. Si llama a las puertas de los países del Este o de otros compañeros de rescate, como Portugal o Irlanda, se topará con la temible fe de los conversos.  

Francia, la segunda economía de la UE, no pudo acabar con la era de la austeridad. Esperar un milagro del nuevo Gobierno griego supondría otra injusticia más a sumar a la ya demasiado larga serie de tropelías que les hemos infligido. La paciencia debería volver a ser una virtud revolucionaria.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha