eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cifuentes en el circo

El caso de Cifuentes, el cinismo y el peligro de la apariencia de verdad

- PUBLICIDAD -
Más de 56.000 personas piden que Cifuentes publique su trabajo de máster

El manual ya lo conocíamos. Marianismo a toda mecha. Sé fuerte, Cifuentes. Di muchas veces que eres buena. Que los tuyos te aplaudan mucho y repite que dices la verdad, aunque ni tú misma te la creas. Lo importante es que parezca cierto. Que aparentes que enseñas las pruebas del máster y que en el Telediario aparezcas diciéndolo con contundencia. Sonríe y hazte un poco la despistada (tú le llamas hacerse la rubia).

Esto vale para una Gürtel, una Púnica, una Lezo, un máster y lo que se ponga por delante. Patada a seguir y a ganar tiempo, Cifuentes. Y muchos aplausos y a tope afirmando que nosotros luchamos contra la corrupción como nadie. Los de Ciudadanos se han enfadado tanto… tanto, tanto, que te siguen apoyando para que gobiernes. Ahora, para que te enteres, igual te hacen una comisión de investigación. Toma. Eso es que te tienen manía.

El nivel es tan lamentable, que hay que oír como la presidenta de la primera comunidad de España afirma de viva voz que no encuentra el trabajo de fin de máster porque hizo “tres o cuatro mudanzas”. Digo yo que si no aparece el dinero de Bárcenas, por qué tenía que aparecer un trabajillo. Y, si preguntan mucho, otro truco del almendruco, Cristina: cárgale el muerto a otro. Siempre hay un tesorero, un cuñao’… o, en tu caso, que pregunten en la universidad.

A estas alturas que nadie descarte que un trabajo de fin de máster aparezca. Con buena organización, dos semanas dan para escribir la Biblia en verso. Y eso alguien te lo afina. Contabilidades en B, discos duros, cuentas en Suiza y bancos más grandes han caído. Pero hay que ponerle muchos aplausos. Y mucha contundencia. Y hay que salir guapos y certeros en el Telediario.

Si a la presidenta le preguntan por las clases y los exámenes, responde que le dieron la oportunidad “complementaria” de hacer trabajos, tutorías y otras actividades. Si se ponen “tiquismiquis” con las actas falsificadas, pues… que pregunten en la universidad. Es el comodín del público. Tres pepinos importa salvarle la cara a la enseñanza pública, cuando se trata de tener la cara más dura que el cemento.

Por cierto, señora Cifuentes, la he visto quejarse de que algunos periodistas le hacían “dos preguntas” en la rueda de prensa. ¡Mecachis! Le propongo algo a cambio. Insisto. Usted, que tanto presume de ser “transparente, combativa…” y poco menos que la espada redentora, haga una entrevista pública con Ignacio Escolar y Raquel Ejerique. Si tanto tiene para querellarse contra ellos, deje que la entrevisten. A Escolar y Ejerique déjeles repreguntar. Son majos, educados y seguro que le invitan a un café tan bueno como el de la cafetería de la Asamblea.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha