eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Mirad dónde nos mandáis

El mandato de las urnas era más claro y transparente de lo que nunca fue. Todo antes de que nos entreguéis al trifachito. Parece tan obvio decirlo que hasta da vergüenza

Nos mandáis a un futuro regido por los que creen que la vida de una clase vale más que la vida de los perdedores y por los que creen que una posesión vale más que la vida otro al que consideran un desecho

88 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se verán este miércoles por primera vez para hablar de pactos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

"De todo esto resulta, observando mis esfuerzos, que nunca he intentado nada demasiadamente (...) Es por esta razón que me abandono a mi suerte, sin esperar nada de ella"

Fernando Pessoa. El libro del desasosiego

No tengo la menor duda de que Ignacio Escolar acierta cuando afirma que en el desencuentro que nos aproxima al abismo sólo hay una cuestión real grave, un impedimento infranqueable: que Pablo Iglesias entre o no en el Consejo de Ministros. No me cabe duda tampoco de que ambos partidos creen tener razones de calado para mantener su numantina resistencia a variar de postura. De lo que tampoco cabe no tener certeza es de que tales razones no son realmente pesadas sino para aquellos que ven comprometido su futuro político de tal cuestión. Ese no es el debate de los ciudadanos y menos de los ciudadanos progresistas o de izquierdas o como quieran llamar a los que acudieron a las urnas -al grito de Pedro y Pablo- para frenar la llegada al poder de la ultraderecha. A eso fuimos esta vez. Sin duda posible. El mandato de las urnas era más claro y transparente de lo que nunca fue. Todo antes de que nos entreguéis al trifachito. Parece tan obvio decirlo que hasta da vergüenza. 

Unas elecciones no arreglarían nada y lo sabéis. Uno subiría otro bajaría y os necesitaríais igual. O probablemente no, porque la derecha no va a dejar pasar otra oportunidad y unas elecciones serían una ruleta rusa en la que casi seguro nos vamos a meter un tiro en el cráneo y otro en el corazón que es lo que algunos buscan.

Así que en vez de mirar a los ombligos del poder mirad a dónde nos envía vuestra postura como sociedad y como país. A ver si, dado vuestro sesgo cognitivo, una visita a lo que os depare la Historia os importa más que esa solemne estupidez de los relatos que ya no hacen soñar a nadie. No se trata de equidistancia sino de que no es cierto que uno tenga culpa y otro no. La culpa es de ambos. Y tened presente que unas nuevas elecciones sólo serían moralmente aceptables si los que no fueron capaces por dos veces de hacer lo que sus electores les demandaron se apartaran para dejar el paso a líderes que sí sepan aceptar que los gustos y los deseos propios o de los partidos no conforman la democracia sino que son los deseos del pueblo.

Mirad que nos mandáis a un futuro regido:

Por los que creen que la vida de una clase vale más que la vida de los perdedores y por los que creen que una posesión vale más que la vida otro al que consideran un desecho.

Por los que ven amenazada su supremacía de machos, de poseedores, de ricos y de blancos.

Por los que quieren la vuelta del ojo por ojo y el diente por diente y que la justicia se aplique como venganza.

Por los que no dejan espacio para el diferente.

Por los que no respetan ni las ideas ni los ideales que nos han traído hasta aquí.

Por los que no respetan ni la verdad.

Por los que se creen con el pleno derecho sobre un país que no les pertenece en exclusiva.

Por los que quieren que sus hijos y los nuestros sólo conozcan una verdad que es la suya.

Por los que se posicionan del lado del fuerte y quieren eliminar al débil.

Por los que quieren acallar la violencia machista para que las mujeres volvamos a ocupar el rol al que nos destinan.

Por los que no toleran que las mujeres ocupemos espacio y alcemos la voz.

Por los que quieren censurar a artistas, creadores y disidentes.

Por los que hacen listas del que piensa diferente con una finalidad clara.

Por los que niegan lo innegable y nos arrebatan lo irrenunciable.

Por los que utilizan la rendición y el sometimiento para acabar con los que piensan diferente por muy equivocado que estén.

Por los que niegan los problemas que nos acucian y prefieren los intereses económicos a corto plazo que la salvaguarda del planeta.

Por los que... Cualquier otra negación de las libertades y derechos individuales que cada uno recuerde o le indigne.

Esa es la única cuestión de peso decisivo. Nada que vuestros asesores tejan para arrojaros el uno al otro en aras de construir la culpa pesará en nuestro espíritu más que cada uno de esos riesgos. 

No podéis jugárnosla de nuevo. Sencillamente sería una felonía. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha