eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Monarquía por lo privado

El Congreso ha decidido que la investidura del Preparado de Borbón sea producida por Telefónica, algo que no entiende ni Leopoldo González-Echenique, un tipo al que el PP puso al frente de RTVE

El fútbol es de interés general, pero la proclamación del Rey no. Esa frase, impresa en un cartel, debería recibir a los turistas en el Adolfo Suárez Madrid-Barajas porque, además de pegadiza, resume como pocas el sindiós patrio.

El Congreso ha decidido que la investidura del Preparado de Borbón sea producida por Telefónica, algo que no entiende ni Leopoldo González-Echenique, un tipo al que el PP puso al frente de RTVE precisamente para que entendieses este tipo de cosas.

Tan de sorpresa ha pillado el asunto que en el ente público ya se habían comprometido a enviar la señal a Eurovisión (que, además del jolgorio cantarín, es el organismo que aglutina las radios y televisiones europeas). Imagínate tú ahora qué vergüenza, llamar a Ginebra y decirles que, en fin, no te lo vas a creer, pero lo del Rey nuestro va por lo privado.

La decisión no tiene precedentes, y ya hay quien se está preguntando para qué demonios queremos una tele pública si no sirve ni para cubrir cómo el Rey se convierte en tal cosa. Claro que igual es justo eso lo que quiere el Gobierno, que nos lo preguntemos. Que miremos El Pueblo Más Divertido de España como quien contempla el abismo por el que nuestro dinero se precipita. Que cada vez que Millán Salcedo hace la empanadilla tú pienses: ambulatorio.

En general, todo hay que decirlo, la tele publica de los últimos dos años ha sido de lo más coherente con la acción de Gobierno. Si la popularidad del Gobierno se hundía, la de TVE también. Si el Gobierno sepultaba la ciencia, TVE se cargaba Redes. Si el Gobierno Wert, TVE Mariló Montero.

Pero lo del Borbón es un salto cualitativo. Supone despojar al ente público de una de sus funciones básicas ("ofrecer acceso (…) a los acontecimientos institucionales", Título 1, Artículo 3.2 de la ley de la radio y la televisión de titularidad estatal) y regalar un furgón lleno de pasta a Telefónica. En Moncloa van a tener que hacer obras para ampliar la puerta giratoria.

González-Echenique debería plantarse y decir: pues, mira, si no lo grabo, tampoco lo emito. Y que, mientras este jueves el Preparado dice que acepta reinarnos de acuerdo con la Constitución, en TVE esté Imanol Airas comiéndose un lechal en Aranda de Duero, o Francis Lorenzo diciendo madre mía, La Alhambra, qué grande parece desde el cielo.

A este paso, no lo descartemos, habrá que hacerse de Movistar Fusión para tener derecho a voto. A ver si hay suerte y, a cambio, nos dan 10 horas de llamadas nacionales gratis.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha