eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Our House

Pablo Iglesias no puede criticar a Luis De Guindos por adquirir un ático de seiscientos mil euros, comprarse para sí una vivienda también por seiscientos mil euros y pretender tener razón en ambas ocasiones

O antes se equivocaba De Guindos e Iglesias tenía razón, o ahora se equivoca Iglesias y De Guindos tenía razón

135 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Iglesias y Montero ya han actualizado sus declaraciones de bienes del Congreso incluyendo la compra de su chalé

Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso de los Diputados

Pablo Iglesias no puede criticar a Luis De Guindos por adquirir un ático de seiscientos mil euros, comprarse para sí una vivienda también por seiscientos mil euros y pretender tener razón en ambas ocasiones. O antes se equivocaba De Guindos e Iglesias tenía razón, o ahora se equivoca Iglesias y De Guindos tenía razón. Mientras Iglesias no asuma y resuelva esa contradicción sustancial, su casa en Galapagar no será ni un casoplón, ni una dacha, ni el palacio de la Zarzuela; será la casa de los horrores y como los aterrorizados protagonistas de la película de Tobe Hooper correrá a trompicones de susto en susto.

Alegar que De Guindos se la compraba para especular mientras que Irene Montero e Iglesias se hipotecan para vivir no conforma un argumento sino un acto de fe. Cuesta creer que, con la experiencia acumulada, ambos pudieran pensar que la cuantía de la hipoteca le serviría como argumento y prueba de esfuerzo, en lugar de convertirse en otra prueba de privilegio y pecado ante el tribunal de la Santa Inquisición de la ética política, convocado y reunido de urgencia en sesión permanente.

Si criticas cómo viven los otros, tienes que esperar que te critiquen por cómo vives. Si te presentas como el ejemplo de cómo debe vivir un líder político que realmente aspire a representar a la ciudadanía, has de asumir que los demás, especialmente tus rivales, van a aplicarte esa misma medida sin piedad. Si tú has elegido convertir la vida personal en una referencia de cómo se gestiona la responsabilidad política, no puedes ahora quejarte porque los demás quieran jugar a lo mismo.

Culpar al mensajero o tratar de justificar tus contradicciones con las corrupciones y escándalos de los demás no te va a sacar de apuro, ni resultan estrategias sostenibles, como acabamos de comprobar. Pero de todas las salidas posibles, Montero e Iglesias han escogido la peor. Convocar una referendo en las bases para resolver un problema personal, además de rebajar el propio concepto de referendo, convierte el problema de dos militantes en un problema de toda la organización. Los costes de las decisiones personales se asumen, no se diluyen en la organización: mucho menos se debe pretender que los demás los legitimen.

Irene Montero y Pablo Iglesias podían haber optado por asumir el coste de su decisión, pagar el peaje público de una hipoteca que unos siempre verán como un derecho legítimo que todos deberíamos tener, mientras otros siempre encontrarán un ejemplo de incoherencia, y aguantar dejando que el desmedido despliegue mediático y editorial acabase poniéndose en evidencia a si mismo hasta caer en el ridículo. Han preferido tener razón siempre. Deberían escuchar lo que sabiamente canta Madness en uno de sus himnos: “ Our house, in the middle of our Street”; no se me ocurre mejor estrategia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha