eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Podemos camina hacia delante

El PSOE no puede asumir la propuesta de Podemos porque se opone a su lógica política interna, que es de cambio de las relaciones de fuerza en la escena social

65 Comentarios

La posibilidad de que no se repitan las elecciones es cada vez más pequeña. Seguramente ya no existe. Solo un drástico cambio de escena, es decir, un milagro, podría arruinar ese designio. Que no ha surgido de repente sino que es el que con más claridad se perfiló en la noche misma del 20D.  Y, puestos a aceptar lo inevitable, se descubre que no es lo peor. Que hoy por hoy no es malo que las urnas deshagan el actual bloqueo de la situación política. Que no obedece a actitudes personales de uno u otro dirigente sino a que el partido que sigue siendo el actor principal del drama, léase Podemos, cree que aún tiene muchas posibilidades de que su propuesta de cambio mejore posiciones. Y a que no está dispuesto a enajenarlas con pactos que, a la postre, no van a favorecer sus planes.

Todas las actuaciones de partido de Pablo Iglesias en los últimos dos meses se explican a la luz de ese supuesto. Las de los demás, también. La propuesta de una coalición PP-PSOE que Mariano Rajoy ha venido haciendo desde el 21 de diciembre es, sobre todo, un llamamiento de urgencia destinado a evitar que Podemos termine haciéndose con los mandos. Que tantos exponentes del establishment, no pocos de ellos gente que sabe mucho de política, lo hayan apoyado aun sabiendo que implicaba la aberración de olvidar que Rajoy y el PP habían perdido sin remisión las elecciones, solo se entiende si se piensa que los 69 diputados que obtuvo Podemos produjeron algo parecido al horror en ese ámbito. Seguramente fue una reacción exagerada, pero perfectamente comprensible en personas acostumbradas durante muchas décadas a que nada altere sus posiciones de predomino y control.

Los 69 escaños del 20-D fueron un éxito, un claro indicador de que Podemos iba por el buen camino pero no constituían su meta

La situación del PSOE ha impedido cumplimentar ese proyecto. Una parte del partido, la que tenía poco que perder –los barones con mando en plaza y la vieja guardia con su vida política resuelta- presionaron todo lo que pudieron para que optara por la vía que proponía Rajoy. Pedro Sánchez se opuso porque para él y para los suyos aceptarla significaba su suicidio político... a los 43 años y tras solo 18 meses en la secretaría general. Y ganó. En las últimas semanas, los nuevos escándalos de corrupción que han caído sobre el PP han ahogado todas las voces socialistas que hasta hace poco menos de un mes le seguían pidiendo que pactara con Rajoy.

Ganó, pero quedándose con muy poco margen de maniobra. Porque el Comité Federal le puso condiciones demasiado onerosas para firmar un pacto con Podemos. La más obvia y manida era la del 'no' a cualquier forma de referendo en Cataluña. Pero tras ella, o tal vez antes que ella, había otras muchas. Sobre todo en materia económica y de relaciones laborales y también en la política hacia la Unión Europea. La mayoría del PSOE y sus pesos pesados, seguramente el propio Sánchez, no están dispuestos a cambiar el planteamientos que en esos terrenos han venido siguiendo en esos terrenos y que, en última instancia, les lleva a no contradecir en exceso los intereses de la banca y de las grandes empresas.

Con esas limitaciones, un pacto con Podemos era imposible de partida. Pablo Iglesias se ha encargado de demostrarlo con actuaciones sucesivas que han sido denostadas por doquier pero que, aparte de algunos fallos puntuales de presentación, respondían a una lógica política muy clara. Primero, diciendo que si el PSOE quería un gobierno de coalición tendría que ser con él como vicepresidente y con varios ministros de Podemos. Porque no se fiaba de que un gobierno monocolor del PSOE aplicara los términos de un eventual acuerdo. Segundo, con su programa. Que más allá de sus errores y de algunas propuestas cuando menos muy discutibles, si no irrealizables, transmite un mensaje claro de ruptura con el statu quo que atenaza la política y la economía española desde hace demasiado tiempo.

No es una propuesta revolucionaria, a lo sumo es socialdemócrata al estilo clásico. Pero aunque podría aceptar alguno de sus contenidos, el PSOE no la puede asumir. Porque se opone a su lógica política interna, que es de cambio de las relaciones de fuerza en la escena social. Y porque Pedro Sánchez no quiere que la gente de Podemos le haga la vida imposible en el Consejo de Ministros.

En los dos años que han transcurrido desde que hizo su aparición fulgurante en la escena política, Podemos ha ido afinando su propuesta política o la ha construido desde cero en no pocos de sus apartados. Pero no ha mostrado indicio alguno de que se haya alejado de sus ideas fundacionales. Que en sustancia se resumen en la de servir de cauce político al hartazgo y a las ansias de cambio profundo que existen en la sociedad española. Los 69 escaños del 20-D fueron un éxito, un claro indicador de que Podemos iba por el buen camino. Pero no constituían su meta. Por eso no están dispuestos a dar árnica al PSOE a menos que éste se avenga a concederles buena parte del poder. Lo cual es imposible.

Ni las eventuales reuniones a cuatro, ni los hipotéticos entendimientos con Ciudadanos, con IU o con el PNV pueden soslayar esa lógica. El único acuerdo que podría impedir la repetición de las elecciones sería el que el PSOE podría firmar con un PP liderado por alguien distinto a Rajoy. Éste le acaba de decir a David Cameron que ese relevo no va a producirse. Por tanto, y aunque aún faltan tiempo y no pocos juegos de manos hasta que se sancione esta salida, la única solución es la de repetir las elecciones. Hasta que no aparezcan nuevas encuestas no habrá manera de vislumbrar lo que puede ocurrir en ellas. Pero la del CIS de principios de enero ya apuntaba que a Podemos le puede ir muy bien. Porque ganaba de calle a todos los demás en la intención directa de voto directo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha