eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

"¡Vamos, Tsipras, levántate, sigue luchando!"

Esperábamos el arma secreta, el golpe genial en el último minuto, pero nuestro héroe se presentó en Bruselas desarmado.

106 Comentarios

La prensa griega habla de una noche "dramática" y de la división europea

Foto: EFE

Habíamos convertido a Alexis Tsipras en nuestro héroe, pero no a la manera de los trágicos héroes de la antigüedad griega, sino uno más contemporáneo y superficial, de la familia de los superhéroes de cine hollywoodiense.

No sabíamos cómo, pero confiábamos en que él solito, con la única ayuda de su escudero Varufakis (el típico cerebrito de toda pareja de superhéroes) y de unos pocos millones de griegos desesperados, derrotarían a la pérfida Alemania, a la siniestra Troika, al fumanchunesco FMI, a los tenebrosos mercados y a todo el que se les pusiera por delante.

No sabíamos cómo, pero nos habíamos creído que Tsipras, Syriza, Grecia, iban a ser capaces de dar la pelea y ganarla. Era un combate desigual, temerario, suicida incluso, pero estábamos seguros de que al final de toda una sucesión de mamporros, persecuciones, encerronas, golpes de efecto y sorpresas, nos esperaba el irresistible happy end.

Ya sé, estoy simplificando. Pero reconozcamos que el nivel de adhesión que algunos habíamos desarrollado con Tsipras rozaba lo ingenuo (yo el primero). De ahí el estupor de ayer, la cara de gilis que se nos quedó cuando vimos lo que el primer ministro griego se ha llevado de vuelta a su país.

Digo ingenuo porque, si uno lo pensaba en frío, Grecia no tenía ninguna opción, estaba condenada al revolcón. Un país pequeño, quebrado, endeudado, dependiente de sus acreedores, sin aliados en Europa y que encima ponía los pies sobre la mesa ya desde la primera reunión y levantaba la voz.

A toro pasado no vale decir que con otra estrategia habrían conseguido mejores resultados, si hubiesen jugado otras cartas, si se hubiesen trabajado mejor el apoyo de Francia e Italia, si hubiesen aceptado condiciones previas que eran menos malas que las finales, si hubiesen, si hubiesen, si hubiesen…

En nuestra emocionante historia del superhéroe Tsipras, veíamos cómo todo se iba complicando. Pero era el típico clímax de final de película: en el último minuto, cuando todo pareciese perdido, cuando el protagonista estuviese sepultado por escombros y rodeado de llamas, resurgiría y echaría mano del arma secreta, que no sabíamos cuál era pero seguro que la tenía: la amenaza de ruptura del euro, la alianza con Rusia, el apoyo de Estados Unidos por interés geoestratégico, o un plan insólito, cualquier medida audaz e imprevista que descolocase al enemigo y lo tumbase en el último segundo, justo antes de los títulos de crédito.

Pero no. No había arma secreta, golpe final, botón nuclear. Después de tanto hablar de teoría de juegos, chicken game y genialidad negociadora, resulta que Tsipras se presentó desarmado al combate decisivo, la larga noche de Bruselas. Con las manos desnudas, sin nada con que resistir más que un referéndum que, lejos de atemorizar a los gobiernos europeos, los había encabronado más.

Ayer los espectadores no dábamos crédito: nuestro héroe había sido derrotado. Aun peor: humillado. Obligado a adoptar medidas durísimas en horas, dar la vuelta a su programa, tragar con un acuerdo más duro que el que sus ciudadanos habían rechazado en votación, aceptar la supervisión de los acreedores (FMI incluido), y todo para quedar atado por un rescate que acabará siendo tan fallido como los dos anteriores.

Incrédulos, esperamos todavía la sorpresa, hay películas que se terminan de resolver tras los títulos de crédito, nos resistimos a abandonar la sala, gritamos al héroe: “¡Vamos, Tsipras, levántate, sigue luchando!” Y nos consolamos hablando de golpe de Estado, terrorismo, matonismo alemán. Cuando lo cierto es que en esta Europa desencajada, cada país tira de su lado de la manta, y no hay solidaridad ni justicia que valga. Alemania es nacionalista, sí. Pero no más que la propia Grecia. O que Finlandia, Holanda o Francia. Cada país mira por sus intereses, y la diferencia es que Alemania tiene la fuerza para defender los suyos, y Grecia no. Y eso no hay superhéroe que lo arregle.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha