eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Al fin, el principio

A nadie con el corazón en la izquierda se le escapa que pueden darse posturas más o menos alejadas sobre dónde ir, pero cualquier punto medio de acuerdo entre el PSOE y Podemos será mejor que la legislación de la derecha

57 Comentarios

Pedro Sánchez encuentra a Iglesias "más realista", pero descarta una coalición electoral con Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en su reunión de esta semana en el Congreso de los Diputados.

Al fin el martes logré ver la imagen que llevaba esperando legislatura y media: Pedro y Pablo, juntos en el Congreso; Mariano y Albert, departiendo en el almuerzo. Es la lógica de las cosas. Es la verdad parlamentaria. No es cuestión de estética sino la plasmación de la realidad que no es otra que la existencia de dos maneras distintas de entender la sociedad en la que queremos vivir. Con matices. Con diferencias. Con visiones. Dos formas diferentes que se resumen en la de aquellos que creen que España no se divide en ganadores y perdedores y los que están siempre con los primeros.

Al fin, como decía, nos encontramos al principio del camino. Se hace camino al andar. Machado tenía claro en qué fotografía no hubiera querido aparecer. Somos muchos los progresistas que estábamos esperando a que imperara la cordura, los que pensamos que más vale pájaro de política social en mano que ciento de neoliberalismo volando, los que queremos ver la cara de Rajoy si se le empiezan a desmontar los rodillos que impuso a los españoles durante su mayoría absoluta en temas que aplastan y vulneran a toda una parte de la sociedad.

Negociar sobre la situación laboral insostenible de los jóvenes, sobre igualdad, sobre derechos de los trabajadores o sobre el futuro de las pensiones es empezar a demostrar que no hay una única forma de aportar soluciones, como nos llevan una década vendiendo los conservadores y los liberales, desde Madrid y desde Bruselas.

Hay otras muchas cuestiones en las que la confluencia sería posible, mediante aristotélicos usos de término medio, como la utilización espuria de la Justicia por el PP, las mordazas, las reformas derechistas del Código Penal y otras. A nadie con el corazón en la izquierda se le escapa que pueden darse posturas más o menos alejadas sobre dónde ir, pero cualquier punto medio de acuerdo entre el PSOE y Podemos será mejor que la legislación de la derecha.

Así que convendría que las aficiones más hooligans de ambas formaciones dejaran de desacreditar a la otra parte. No, el PSOE no es de derechas. No, Podemos no es un partido radicalizado y que venga a destruir el sistema.

Tampoco conviene confundir el camino con la meta. Es innegable que el fin último de todo votante progresista es que se consiga desalojar a la derecha del gobierno. Me da igual que me salgan transversales y me hablen de arriba y abajo. Los votantes que quieren que dejen de gobernar siempre los de arriba, los del capital, los de la casta, también lo entienden. Sumemos.

Eso es precisamente lo que los que están instalados en el poder temen, que sumemos. Por eso se ponen tan nerviositos y comienzan a augurarle al PSOE sin domesticar todos los males que se les ocurren. Quieren que olvidemos, y no lo haremos, que la tumba de la socialdemocracia europea ha sido, precisamente, subirse al carro del liberalismo como única forma de progreso. Ese fue el talón de Aquiles de Zapatero y de los que vinieron detrás.

Leer la prensa y oír a los comentaristas glosar las plagas que se abatirán sobre los socialistas si trabajan junto a Podemos debe llenarnos de esperanza. Se tientan las ropas. No está tan claro que no se pueda construir un nuevo horizonte abatiendo el que nos impuso un PP prepotente y omnímodo.

Es seguro que partidos no nacionales estarán dispuestos a apoyar la derogación de los recortes en materia de derechos humanos y libertades que se decretaron durante la mayoría absoluta. Y esos apoyos, nacionalistas también, deben ser bienvenidos porque la tarea que queda es clara, a pesar de los matices.

Camino al andar. Los grupos de trabajo, encabezados por Robles y Montero, abren una nueva esperanza que incluso podría soslayar la que se considera una falta de sintonía personal entre sus líderes. Es posible que tras dar paso tras paso en busca de una sociedad más justa y más igual por parte de ambas formaciones, se acabe dibujando un horizonte en el que la moción de censura tenga sentido porque exista una base para construir un gobierno alternativo.

¿Quién sabe? Si es así, veremos alborozados el fin de la etapa injusta y siniestra del Partido Popular. Si no lo es, al menos se habrán paliado sus efectos más nefastos y se habrá demostrado que no existe una sola forma de encarrilar el futuro y que existe un horizonte en el que todos los ciudadanos cuentan porque ningún ser humano es un perdedor.

Sí hay camino. Sólo falta recorrerlo.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha