eldiario.es

9

La "máquina de guerra cultural" y el terrorismo cristiano

El deseo de una reformulación profunda de las artes brasileñas es uno de los ejes del actual gobierno de Jair Bolsonaro

Roberto Alvim publicó un post en el que hacía un llamamiento a los artistas de los teatros conservadores y a "crear una máquina de guerra cultural"

Bolsonaro participa en un culto evangélico en el primer acto público tras los comicios

Bolsonaro participa en un culto evangélico en el primer acto público tras los comicios EFE

La semana pasada la Secretaría de Cultura del gobierno de Bolsonaro, un puesto que solía tener la categoría de ministerio, publicó un vídeo siniestro, y me quedo corta, en sus redes sociales. Al son del compositor alemán Richard Wagner, considerado un icono del nazismo, Roberto Alvim miró a la cámara y dijo que el arte brasileño en la próxima década será "heroico", "nacional", "imperativo", "o no será nada". El texto leído por el secretario era una copia pobre de un famoso discurso de Joseph Goebbels, idealizado por la máquina de propaganda de Adolf Hitler.

En un discurso a los directores de teatro en mayo de 1933, Goebbels dijo: "El arte alemán en la próxima década será heroico, será ferozmente romántico, será objetivo y libre de sentimentalismo, será nacional con gran patetismo e igualmente imperativo y vinculante, o de lo contrario no será nada". El régimen de Hitler, como todos ustedes saben, puso en práctica estas ideas acechando y asesinando a los artistas, quemando libros y cooptando a otros como portavoces de sus ideales.

Sí, el vídeo de Alvim tenía la intención de causar controversia y furor en las redes sociales bien al gusto del gobierno de ultraderecha pero fue demasiado lejos. En pocas horas, la Federación Israelí de Brasil, el presidente del Senado (un judío), el presidente del Tribunal Supremo, aliados y opositores pedían la cabeza del secretario, que fue cesado el mismo día. Israel es, después de todo, uno de los más grandes aliados del gobierno de ultra-derecha - el embajador habló en privado con Bolsonaro el mismo día.

Pero más allá de la repulsa inicial, es necesario comprender que el deseo de una reformulación profunda de las artes brasileñas es uno de los ejes del actual presidente. La producción cultural brasileña, que durante las últimas décadas ha florecido con gran apoyo de subsidios y edictos públicos, es acusada de "degenerada", "de izquierda" e "inmoral". El programa de gobierno de Bolsonaro, presentado durante su candidatura, predijo: "En los últimos 30 años el marxismo cultural y sus derivaciones como el gramscismo, se ha unido a las oligarquías corruptas para socavar los valores de la Nación y de la familia brasileña" (cabe señalar que los últimos 30 años corresponden exactamente al período de la democracia en Brasil después de 21 años de dictadura militar). 

Alvim no hizo nada más que tratar de poner en práctica su visión de la beca para las artes. Incluso antes de convertirse en secretario de cultura, Alvim publicó un post en Facebook en el que hacía un llamamiento a los artistas de los teatros conservadores a "crear una máquina de guerra cultural". La idea era librar al arte del "marxismo".

Uno de sus subordinados, elegido para la presidencia de la Fundación Nacional de las Artes, dijo que "Rock activa la droga que activa el sexo que activa la industria del aborto". Otro de sus elegidos, el periodista Sérgio Camargo, a cargo de una fundación dedicada a la cultura negra en Brasil, tejió un asombroso elogio a la esclavitud. Para él, la esclavitud era "beneficiosa para sus descendientes" porque los negros brasileños "viven mejor que los negros en África".

El problema es que, más allá de las posiciones y palabras oficiales, las acciones del exsecretario, todas ellas tomadas con amplio apoyo del Gobierno, alientan a actores y grupos radicales que se sienten cada vez más cómodos para imponer su agenda por la fuerza.

En agosto, el estreno de una película sobre un guerrillero que luchó contra la dictadura se pospuso cuando la Agencia Nacional de Cinematografía se negó a liberar los fondos para comercializar la obra. La decisión de Ancine fue celebrada por los hijos de Bolsonaro y tildada de "censura" por los directores.

En septiembre, el alcalde de Río, partidario de Bolsonaro y sobrino del obispo Edir Macedo, líder de la mayor iglesia evangélica de Brasil, irrumpió con los agentes de policía en la Bienal del Libro para recoger ediciones de un cómic dirigido a un público joven que mostraba un beso gay. Pero el acoso a los productos culturales alcanzó su punto más alto en diciembre, con un ataque considerado por algunos analistas como terrorista. 

El grupo de humor Porta dos Fundos, que tiene uno de los canales más populares en el Youtube brasileño, publicó un vídeo especial de Navidad que retrata a Jesucristo regresando de su peregrinación de 40 días por el desierto con un nuevo amigo cercano —la implicación es que Jesús es gay—. El humor del vídeo ha causado revueltas en las redes sociales y críticas virulentas, especialmente de líderes evangélicos y políticos.

Los miembros del grupo humorístico han sufrido amenazas de muerte —algo cada vez más común para aquellos que son acusados de infractores de los "valores familiares brasileños"—. Finalmente, en Nochebuena, un grupo de encapuchados arrojó cócteles molotov en la sede de la productora que hace el espectáculo, en Río de Janeiro, casi alcanzando a un guardia de seguridad.

Ningún miembro del Gobierno condenó el ataque. El acusado, que huyó a Rusia, forma parte del Movimiento Integralista, nacido en Brasil en los años 30 por inspiración del fascismo italiano y dice que el ataque fue "simbólico" y una "defensa de Dios".

El episodio también tuvo un desarrollo lamentable en enero, cuando un juez de Río de Janeiro impuso la censura del vídeo exigiendo que Netflix lo sacara de Internet por ofender a "la sociedad brasileña, en su mayoría cristiana". Afortunadamente, la plataforma apeló y la Corte Suprema Federal revocó la decisión del juez.

Lamentablemente, la similitud de la visión de la beca para la cultura con el nazifascismo no desaparecerá con la renuncia de Roberto Alvim. La "guerra cultural" proclamada por el ex secretario de cultura —con las bendiciones de Bolsonaro— se está extendiendo por la sociedad y, lo que es peor, puede ser el embrión de un movimiento terrorista de ultraderecha en Brasil, similar a los que existieron durante la dictadura militar: moralista, militarista, conservador y ahora "terriblemente cristiano".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha