eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Todo para el pueblo pero sin el pueblo

Las primarias de "listas plancha" que propone la dirección de Podemos son un dedazo. Ninguna propuesta puede competir con la lista de Pablo Iglesias.

Se limita tanto la pluralidad nacional como la política, origen de las discrepancias y críticas al centralismo del partido.

Es descorazonador que quienes mejor supieron interpretar las necesidades de la ciudadanía, le den la espalda y se comporten como los partidos tradicionales.

Son muy libres de elegir su camino pero que no digan que son “una herramienta en manos de la gente” porque ya no es cierto.

143 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Las primarias para las generales han dividido a Podemos. Más de 6000 firmantes y 700 cargos internos y públicos han expresado su rechazo al sistema de "listas plancha" y circunscripción única estatal propuesto por el núcleo irradiador de Iglesias y Errejón. Los votantes no podrán confeccionar una lista con una candidato de aquí y otro de allá como se hizo en la confluencia a las municipales, ni podrán escoger a los representantes de su región, a los que conocen mejor, para que defiendan sus intereses territoriales. Se limita tanto la pluralidad nacional como la política, origen de las disensiones de Podemos. No sólo buscan la centralidad del tablero en las elecciones, también el centralismo del partido. Una dirección compacta y un liderazgo fuerte sin voces discrepantes.

No es extraño que se hayan rebelado masivamente cuadros y simpatizantes. No es extraño tampoco que Alberto Garzón o Beatriz Talegón hayan declinado entrar en la lista de Pablo Iglesias en favor de una confluencia más abierta. Con estas reglas del juego, no hay juego. La partida está amañada. Se conoce el resultado de antemano. Ninguna propuesta puede competir con la lista del secretario general y lo saben. Como en Vistalegre, o te quedas con la opción de Pablo Iglesias o te quedas sin Pablo Iglesias. Como en Vistalegre, Pablo Iglesias dice que se pone al servicio de la gente pero que si no se juega como él propone, se lleva el balón. No hay democracia cuando impones unas condiciones que te aseguran la victoria. Estas primarias son un simulacro. No hay elección, hay una imposición de una lista. Un dedazo. Nosotros hemos decidido. Vosotros asentís.

En respuesta a las críticas, el grupo promotor explica que han presentado una lista corta de 65 nombres para incluir después a candidatos que resulten de la confluencia. También decidirán ellos quién y en qué lugar. Con el 15% que tiene Podemos actualmente ni siquiera esos 65 serían diputados. Difícilmente lo serán los demás. A no ser que también se guarden la potestad de cambiar el orden de la lista, lo que tampoco es muy participativo. Podemos dice ser el partido en manos de la gente. No es coherente que no le den la oportunidad de decidir una cuestión tan relevante y más cuando han incluido perfiles tan dudosos como un portavoz de la Guardia Civil que defiende el uso de pelotas de goma. Tampoco es coherente criticar el sistema electoral español porque favorece a los fuertes y luego convocar unas primarias que hacen exactamente lo mismo.

Repite la cúpula que siguen la hoja de ruta de Vistalegre que les dio autonomía para dirigir el partido sin las demoras de la horizontalidad. Tienen la legitimidad de aquel resultado, sin duda, pero precisamente Podemos nace porque cuestiona las urnas como dogma irrevocable. Los votos no son un mandamiento de hoy para siempre. De hecho, el partido tiene mecanismos de participación para proponer alternativas, pero el equipo directivo ha impuesto un plazo tan breve para la celebración de las primarias que apenas deja tiempo para recabar las 35.000 firmas que se necesitarían. A qué tanta urgencia si ni siquiera tienen la lista completa. Se diría que quieren tenerlo todo atado y bien atado.

Las hojas de ruta son muy útiles para moverte en la geografía pero la política es un territorio en movimiento y lo que vale para un momento puede perderte en otro. Los vientos de cambio soplan tan fuerte que el escenario cambia como las dunas en el desierto. El paisaje ha variado mucho últimamente. Han tenido éxito las confluencias en ayuntamientos importantes, es creciente el apoyo a la unidad popular por encima de las siglas conocidas y Podemos se ha detenido en las encuestas. La extraordinaria capacidad que tuvieron para leer la situación en las europeas y romper el tablero electoral, no significa que la hoja de ruta siga sirviendo para orientar en esta nueva geografía política.

No obstante, entiendo que Iglesias, Errejón, Bescansa y compañía tengan razones para pensar que no están equivocados. Su estrategia les ha llevado lejos, aunque no hasta el cielo que quieren asaltar. No les discuto su valía ni sus logros que agradecemos muchos de quienes queremos más democracia en este país. Por eso mismo, me parece descorazonador que quienes lideran el cambio y mejor supieron interpretar las necesidades la ciudadanía, ahora le den la espalda y se comporten como los partidos tradicionales, verticales y autárquicos. Es desolador que ahora que esa “izquierda triste” que Pablo Iglesias despreció por fin empieza a escuchar, sea la dirección de Podemos la que se hace la sorda y se comporta como lo que critica.

Si lo hacen, al menos que no nos vendan lo contrario. Son muy libres de elegir su camino pero que dejen de repetir que son “una herramienta en manos de la gente” porque ya no es cierto. Pablo Iglesias es muy libre de liderar su partido como crea más conveniente, pero que no nos diga que “gobernar es escuchar” como hizo ayer en el Parlamento Europeo para elogiar a Syriza porque lo que propone para Podemos no tiene nada que ver con el espíritu democrático griego. Se parece más a la máxima del despotismo ilustrado que pensaba que no estamos preparados para la democracia: todo para el pueblo pero sin el pueblo. Por el pueblo y con el pueblo, espero que rectifiquen.

Javier Gallego es el director de Carne Cruda, programa asociado a eldiario.es, que se emite los martes y jueves a las 12h en www.carnecruda.es. Este jueves recuerdan a las mujeres olvidadas de la Generación del 27. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha