eldiario.es

9

No os paséis de transparentes

En la carrera por ver quién es más transparente, podemos acabar en la parálisis o en nuevas formas de secretismo

36 Comentarios

Vara subraya "sintonía" con Podemos sobre problemas y éste exige "concreción"

Los líderes de Podemos y PSOE en Extremadura. Foto: EFE

Me parece estupendo que la primera reunión del PSOE y Podemos en Extremadura se haya retransmitido y grabado. Pero no me parece suficiente: ¿quién me dice que antes o después no han hablado por teléfono entre ellos? ¿Y si están negociando por Whatsapp a nuestras espaldas? En nombre de la transparencia deberíamos exigir que se graben sus conversaciones telefónicas y mensajes. Y las de todos los miembros de sus equipos. Y no crean que así me quedaré tranquilo del todo, que igual se pasan notitas a través de un tercero.

Bienvenida sea la transparencia, pero no nos pasemos de estupendos. Yo quiero saber qué acuerdan dos dirigentes políticos cuando se sientan a negociar. Pero para eso hace falta que acuerden algo, y si se sientan delante de las cámaras difícilmente conseguirán ir más allá de generalidades. Una reunión política en vivo y en directo no es una reunión política: es una mesa redonda, con tendencia a acabar convertida en tertulia televisiva, a dos pasos de decir lo de “yo no te he interrumpido a ti”.

Una cosa es el secretismo y otra la discreción, como bien sabe Pablo Iglesias, que ha sudado estos días para justificar que se reuniese con Pedro Sánchez sin streaming, o con Mónica Oltra sin tuitearlo. Después de meses criticando las confabulaciones de palco y de restaurante (que por supuesto han existido), está bien que se dé cuenta de que a veces necesitas saber que no hay nadie oyendo, para poder hablar sin maquillaje y sin argumentario dirigido a la afición. Entre todos los sapos que le toca tragarse a Iglesias, ese me parece el más digerible.

En un momento como este, cuando los nuevos partidos han pasado del puñetazo al tablero a ser jugadores paquidérmicos que se piensan muy mucho cada movimiento de pieza; cuando cada palabra que digan generará una onda expansiva que llegará hasta las generales; la ilusión de transparencia total provocaría más parálisis de la que ya estamos viendo en la formación de gobiernos. La tentación de hablar mirando a cámara es irresistible. Y cualquiera que haya participado en una reunión decisiva, aunque sea de su comunidad de vecinos, sabe que cuando te metes en el barro sales muy feo en las fotos.

Se me ocurren muchos momentos históricos en los que no habría sido posible avanzar si sus protagonistas hubiesen tenido que reunirse en un teatro con público delante. Insisto: secretismo cero, discreción la que haga falta. Y luego, transparencia total en lo acordado. No hay que pensar que cada vez que dos se reúnen sin focos es para repartirse sillones o llevárselo crudo, siempre que al salir del reservado den una rueda de prensa. Esa es la verdadera transparencia: contestar preguntas al terminar. En el caso de la reunión extremeña, al final de la misma una asistente pregunta a los presentes si a la salida van a atender o no a la prensa, si tienen algo que decirles o ni siquiera hace falta.

Si nos pasamos de cristalinos, la transparencia puede devenir perversa, y acabar convertida en una nueva forma de opacidad, más impenetrable aun: mientras miramos el vídeo no nos preocupamos por esas otras reuniones que sin duda se estarán produciendo en el backstage entre función y función, y que son las decisivas. Las que nunca se retransmitirán, y que estén seguros de que siguen existiendo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha