eldiario.es

Menú

Vuelta a la mili (con perdón)

- PUBLICIDAD -

Pero la sociedad, que nos está tocando vivir no es la misma .En Sociología, los cambios culturales, morales, ideológicos, familiares y económicos pueden ser tan profundos en una década, que costaría entender nuestra propia conducta social hoy, con respecto a la de ayer. Por ello es difícil encontrar hoy en día a esa juventud comprometida, o esos buenos maestros que enseñaban algo más que lo que marcaba el currículum de turno, raras avis que van muriendo por la ponzoña política y la incomprensión ciudadana.

En cambio, sí encontramos un 14% de los jóvenes menores de 25 años que ni estudian ni trabajan, un aumento de la violencia entre jóvenes escalofriante, una falta de respeto a cualquier cosa que no vaya con ellos, un déficit de valores prosociales cuando menos preocupante; un parasitismo, que ha prendido como la pólvora debido a las nefastas reformas educativas y sociales, y que junto a los contravalores impuestos a través de la televisión, la red y la mercadotecnia, que nos está pasando factura; especialmente a muchos padres que verían como un maná que el estado se ocupara y preocupara de la formación de sus hijos, cuando ya todo ha fallado, cuando se empieza a ver la entrada del abismo?

Por ello, son ya muchas razones las que se aducen, para implantar un sistema ,que salvando la antigua mili, se dirija, por el propio bien de parte de ese catorce por ciento, a formar a través del trabajo, el estudio, la educación física y cívica, y si es preciso en un contexto diferente en el que se han "socializado" a aquellos desahuciados del sistema educativo y que terminan como ya sabemos, para que puedan integrarse con un mínimo de garantías de movilidad .Incluso, algunos atrevidos, aunque con la boca chica, afirman que a muchos jóvenes en riego de exclusión social no les vendría mal que vuelva la mili, que los impuesto que pagamos los que trabajamos estarían mejor invertidos, y el resultado sería más rápido?¿ no sé yo?. ¿Y si se empieza por recuperar a la escuela pública, invertir en educación , en servicios sociales y poner a los maestros en su sitio no sale socialmente más rentable? . Pero por lo visto no, porque el concepto de capital humano no interesa, sino el otro, el que nos envilece y favorece el síndrome del descamisado.

Kiko García

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha