eldiario.es

Menú

Kornel David y Mario Fernández, diálogo entre un campeón y un novato

EL PÍVOT HÚNGARO ACONSEJA AL BASE CATALÁN EN SU DEBUT EN UNA COPA DEL REY

- PUBLICIDAD -

Viernes, 9 de febrero. La plantilla del Gran Canaria Grupo Dunas acaba de finalizar, en el Centro Insular de Deportes, una sesión maratoniana de entrenamiento. Es el penúltimo ensayo del equipo amarillo antes de recibir al Winterthur FC Barcelona -rival al que dos días después superaría en una brillante prórroga-.

Todos los jugadores de Salva Maldonado pasan por la báscula antes de retirarse a vestuarios. Hay buen ambiente. Kornel David, entre la carcajada general y la atenta mirada de Berdi Pérez, subraya, en voz alta, que ha perdido un kilo de peso.

El pívot húngaro (22 de octubre de 1971, Nagykanizsa) parece sentirse cómodo ante las grandes citas. Su trayectoria le delata. Ha disputado 109 partidos en la NBA (repartidos entre los Bulls de Chicago, Cavaliers de Cleveland, Raptors de Toronto y Pistons de Detroit) y las últimas temporadas voló muy alto con el Tau Cerámica.

Con el Baskonia acumuló finales de la ACB, finales de la Euroliga y finales de la Copa del Rey, competición que ganó dos veces. La última, el año pasado ante el Pamesa. Kornel David es, junto a Salva Maldonado, el único miembro de la plantilla del Granca que ha ganado la Copa.

El palmarés de Kornel David contrasta con el de Mario Fernández. El base catalán (Barcelona, 11 de diciembre de 1983), formado en la cantera del Barça y que ha jugado en el Aguas Calpe (LEB2), Menorca y CAI Zaragoza, ha debutado esta temporada en la ACB, en la Copa ULEB y el viernes, ante el Real Madrid, se estrenará en una fase final de la Copa.

Ambos jugadores, campeón y novato, se juntaron tras pasar por la báscula e intercambiaron sensaciones, preguntas y consejos sobre lo que les espera en Málaga. Estuvieron presentes en la conversación, como testigos y traductores, Himar Ojeda y Carlos Frade (miembros del cuerpo técnico de Salva Maldonado).

La gran cita

Mario Fernández. Tengo una curiosidad enorme por saber qué se siente al jugar ante tanto compañero de profesión y con un gran ambiente en la grada, con gente que habitualmente no te sigue o que tiene poco que ver con el baloncesto.

Kornel David. Más allá de saber que tus compañeros de profesión van a ver cómo juegas, lo que hace diferente a la Copa del Rey con respecto al resto de competiciones es la atmósfera que se respira. Todo es más intenso. Pasas, con el resto de equipos participantes, tres o cuatro días en el mismo hotel. Te encontrarás con más periodistas de lo habitual que quieren hablar contigo. Los aficionados también lo viven con más pasión y te lo harán ver. Habrá muchos scouts de la NBA viendo tu partido. En otras competiciones también te podrás enfrentar a grandes jugadores, pero la Copa genera más atención en un espacio muy reducido de tiempo. Es fantástico y la atmósfera que se crea es genial. Incomparable.

Lección de veterano

M. F. Todo el mundo habla de esa atmósfera y por eso me parece difícil mantener la concentración y y no dejarse llevar por todo eso.

K. D. Tienes que seguir la misma rutina de siempre. Haz lo que siempre haces en otros partidos. Sigue tu plan, no te dejes llevar por el ambiente, porque te puedes volver loco. Es importante, mantén la misma rutina y alcanza una gran concentración. Entrena, vuelve al hotel, habla con tus familiares o amigos, atiende a los periodistas, pasa el rato como siempre lo haces antes de un partido en la habitación, descansa o ve una película, pero insisto, sigue con la misma rutina de siempre.

M. F. Como soy el novato, sigo con las preguntas. A nivel personal, la Copa puede servir para confirmarse o como trampolín para un jugador joven. ¿Qué se debe hacer para no obsesionarse con esa circunstancia?

K. D. Buena cuestión. Es una oportunidad para darte a conocer ante clubes más grandes, pero, sobre todo, es una oportunidad para jugar bien como equipo. Ganar y sumar. Por mucho que juegues, bien si luego el equipo pierde, nadie se acordará de ti. No intentes hacer lo que no puedes hacer. Vete paso a paso. Construye tu confianza desde lo más sencillo. También hay que tener en cuenta que tú juegas en el puesto de base, sobre el que hay mucha presión en el baloncesto. Pero no debes ponerte nervioso, porque entonces llegarán los errores. La Copa, insisto, es una oportunidad para jugar bien como equipo. Y si el conjunto funciona, todo el mundo se fijará en los que han hecho jugar bien a ese equipo.

K. D. ¿Cómo te sientes días antes de la cita, en la que debutas?

M. F. Para mí es increíble saber que voy a alzar la vista y que voy a ver en la grada a la plantilla del Barça o gente que sólo veo por la tele que van a estar siguiendo nuestro partido. Quiero mantener la concentración en el baloncesto, pero quiero comprobar ya por qué es tan especial este torneo. Tengo ganas de vivir esa experiencia.

Ganar la competición

M. F. ¿Qué se siente al ganar una Copa del Rey?

K. D. La he ganado dos veces y no tiene nada que ver con el resto de competiciones, en la que el proceso es muy largo, con diez meses de entrenamientos y partidos. La Copa se juega en tres días, en los que te enfrentas a grandes equipos y grandes jugadores. Es, además, una oportunidad para ganarte el respeto de rivales y árbitros. Juegas tres grandes partidos en tres días. Ganar la Copa es genial. Una sensación única. Una locura.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha