eldiario.es

Menú

Robinho y Casillas se exhiben en el triunfo del Madrid sobre el Olympiacos

TRAS LA VICTORIA DE ESTE MIÉRCOLES, EL CONJUNTO BLANCO LIDERA SU GRUPO EN EUROPA (4-2)

- PUBLICIDAD -

El internacional brasileño Robinho, centro de la polémica durante las últimas jornadas, fue, junto al meta Casillas, la gran estrella en la victoria del Real Madrid en el partido de la Liga de Campeones en el que los hombres de Bernd Schuster vencieron (4-2) al Olympiacos griego, con lo que lideran en solitario el grupo C de este torneo.

Schuster dio entrada de principio a Robinho, sancionado con un expediente informativo -que posiblemente se transformará en multa económica- por su retraso la pasada semana tras el Brasil-Ecuador, que acabó con 5-0 para los locales, y, según las malas lenguas, en una loca fiesta de los deportistas canarinhos.

Preservar a Robinho. Y la felicidad del paulista. Eso es lo que correspondía. Al menos eso es lo que decidió, con sensacional criterio, el alemán, buen jefe y gran conocedor del fútbol. Más aún, con el holandés Arjen Robben lesionado. Evitar riesgos innecesarios: hasta ahí, todos de acuerdo.

Robinho cumplió. De sus botas salió el pase del primer gol, que pudo haber sido de Ruud Van Nistelrooy, pero, que, tras el rechace de Antonios Nikopolidis, lo anotó Raúl, que encarriló la victoria merengue en su partido 400 en Europa.

Más tarde, Robinho firmaría el empate a dos. Luego forzó el penalti que falló Van Nistelrooy. Y salió glorioso del Bernabeu tras marcar el 3-2 y concederle el cuarto y último a Javier Angel Balboa.

Los griegos parecían optar por la contención y, como se dejaba entrever en la víspera, Panagiotis Lemonis no alineó de entrada al serbio Darko Kovacevic -que tantas alegrías diera a la afición de la Real Sociedad-, dejando solo en punta al congoleño Lomana Lua Lua, con cinco centrocampistas por detrás de éste.

Pero en el séptimo minuto surgió, como no, la figura de Luciano Galletti -al que tampoco han olvidado ni la afición del Zaragoza, ni la del Atlético de Madrid-. El argentino casi siempre marca contra el Madrid. Este miércoles no iba a ser menos y definió tras gran jugada por la izquierda del serbio Predrag Djordjevic, capitán de los visitantes.

Poco después del empate, se produjo un lance que pudo resultar decisivo: la expulsión de Vassilis Torosidis, por roja directa, tras derribar a Ruud cuando el holandés encaraba portería. Al Madrid le quedaban 77 minutos con superioridad numérica sobre los del Pireo.

El brasileño Marcelo, antes de la media hora; y el holandés Sneijder, a falta de diez, obligaron, de fuertes disparos, a lucirse al veterano portero del club ateniense. Pero, apoyados por una afición ejemplar, los griegos no sólo aguantaban. Se estiraban.

Otro brasileño, el trotamundos ex madridista Julio César, evitó otra ocasión de Raúl y Nikopolidis, el mejor de la primera parte, efectuó otro paradón a tiro de Robinho. Pero al descanso, empate.

Y nada más reanudarse, Julio César aprovechaba un despiste defensivo blanco y adelantaba a los griegos, que veían que se podía repetir el sueño de Bremen, donde habían logrado ante el Werder, a principios de mes, el único triunfo en Liga de Campeones de toda su historia.

Había que hacer algo, así que Schuster optó por dar entrada al argentino Gonzalo Higuaín por Míchel Salgado, dejando una defensa de tres. Dio resultado casi inmediato, porque a Sergio Ramos, aparte de talento, le sobran condiciones físicas para unirse al ataque.

Un toque genial de Guti habilitó por la derecha al sevillano, cuyo centro remató de cabeza Robinho, que tras empatar, besó el escudo y corrió a abrazarse con Schuster. De bien nacidos es ser agradecido.

El Madrid se lanzó en tromba, pero la valentía del Olympiacos convirtió el partido, flojo en la primera mitad, en un auténtico choque de Champions'. La emoción emanaba cada vez con mas fuerza. Una de las fantasías de Robinho dio origen al penalti, a falta de quince, que desperdició Van Nistelrooy. Y que pudo desembocar en un drama si el infatigable Djordjevic aprovecha una posterior contra.

Pero de nuevo el Madrid se aferró a la épica -con uno más, eso sí- y Robinho, con la puntera -y con el corazón-, logró el 3-2, antes de regalarle el 4-2 definitivo a Balboa, que se sumó a una fiesta en la que en los minutos finales brilló el coreado Iker Casillas, que colaboró eficazmente en el triunfo del equipo de Schuster. Que lidera en España y en Europa.

- Ficha técnica:

Real Madrid (4)

Olympiacos (2)

Real Madrid: Casillas; Míchel Salgado (Higuaín, m.74), Sergio Ramos, Metzelder, Marcelo; Robinho, Guti, Gago, Sneijder (Balboa, m.81); Raúl (Diego Torres, m.88) y Van Nistelrooy.

Olympiacos: Nikopolidis; Torosidis, Antzas, Julio César, Raúl Bravo (Zewlakow, m.75); Galletti, Patsatzoglou, Stoltidis, Ledesma (Núñez, m.86), Djordjevic; y Lua Lua (Kovacevic, m.73).

Goles: 1-0, m.3: Raúl. 1-1, m.7: Galletti. 1-2, m.47: Julio César. 2-2, m.68: Robinho, de cabeza. 3-2, m.82: Robinho. 4-2, m.90: Balboa.

Árbitro: Tom Henning Oevreboe (Noruega). Expulsó, por roja directa, a Torosidis (m.13). Mostró cartulinas amarillas a Michel Salgado (m.29) y Robinho (m.74); y a los visitantes Djordjevic (m.52), Patsazoglou (m.70), Galletti (m.75)

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada del grupo C de la Liga de campeones disputado en el Santiago Bernabeu ante unos 63.000 espectadores, más de 3.000 de ellos, griegos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha