eldiario.es

Menú

Unicaja Málaga-Winterthur FC Barcelona, la eliminatoria del 'miedo'

TANTO AL EQUIPO DE IVANOVIC COMO AL DE SCARIOLO SÓLO LES VALE GANAR

- PUBLICIDAD -

El Unicaja y el Barcelona han traspasado el papel de favoritos en la Copa del Rey 2007, se sienten cómodos en la sombra, lejos de los focos, algo más potentes para los malagueños por su condición de anfitriones, pero ambos equipos saben que el perdedor de su duelo de cuartos (este jueves; 20.00 horas) sufrirá un duro revés.

Podría tratarse perfectamente de un encuentro de la Euroliga, ya que ambos conjuntos han superado la primera ronda continental y ocupan un puesto entre las dieciséis mejores plantillas europeas.

También es un duelo de ex campeones. Y ahí reside el meollo de la cuestión. El Unicaja ganó la Copa hace dos años en Zaragoza. La temporada pasada cayó en semifinales contra el Pamesa Valencia en el Palacio de los Deportes de Madrid. Esta campaña ejerce de anfitrión y eso le ofrece una oportunidad que pocas veces se presenta: ganar un título delante de su afición, jugando en casa.

El local, sin embargo, carga con una pesada leyenda en la Copa del Rey porque, desde que la organización del torneo compete a la Asociación de Clubes, los anfitriones se han caído del podio prácticamente siempre.

El caso es que la condición de organizador ayuda a que muchos vean al Unicaja como un asesino silencioso, ayuda a que se le considere más favorito que el Barcelona. Por un lado, parece ser, le beneficia jugar en casa. Por otro, le perjudica porque la ventaja de campo también obliga.

Los técnicos, el serbio Dusko Ivanovic en el banquillo azulgrana y el italiano Sergio Scariolo en el malagueño, son dos de los cinco entrenadores activos en la ACB que han ganado el entorchado copero. El también serbio Svetislav Pesic (Akasvayu), Aíto García Reneses (DKV Joventut) y Luis Casimiro (Fuenlabrada) completan la nómina de

campeones.

El Barcelona ha sufrido más que nunca para clasificarse esta temporada. Lo hizo en la decimoséptima jornada de Liga, la última de la primera vuelta, la definitiva, la que marca el corte. En más de veinte años jamás había pasado por tantas dificultades para acudir a un torneo donde no le han ido mal las cosas. Lo cierto es que el esfuerzo económico que el club azulgrana ha hecho para construir esta plantilla todavía no ha dado los resultados esperados.

Ivanovic, no obstante, ya ha empezado a trazar líneas seguras.Es decir, los barcelonistas siguen a trompicones, pero ya se pueden apreciar gotas del tremendo potencial que encierran. La Copa significaría un espaldarazo para Ivanovic y para toda la plantilla del Palau.

Málaga 2007 va a permitir observar al Barcelona sin los galones de favorito, algo insólito, pero insuficiente para restarle la exigencia a la que le obliga el escudo. Al equipo de Ivanovic, como al de Scariolo, sólo le vale ganar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha