La portada de mañana
Acceder
Los líderes del G7 apoyan el plan de Biden para un alto el fuego en Gaza sin avances
Análisis - El bulo de Miguel Ángel Rodríguez, la última bala contra el fiscal general
Opinión - Ayuso, azote de la corrupción (ajena). Por Esther Palomera

La Fiscalía pide 3,5 años de prisión a un hombre por un intento de homicidio en Tenerife

Efe

0

Un hombre será juzgado la próxima semana en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, acusado por la Fiscalía de ser responsable de un intento de homicidio por el que le pide una pena de tres años y medio de cárcel.

También le solicita que pague una indemnización a la víctima de casi 4.000 euros por las lesiones causadas, y otros 6.300 euros por las secuelas que padece a raíz de sufrir una agresión.

El Ministerio Público igualmente pide que el acusado haga frente a los gastos médicos y farmacéuticos derivados del ataque, y que en caso de ser condenado permanezca durante cinco años más alejado medio kilómetro de la víctima y sin poder comunicarse por ningún medio.

No obstante, se tiene en cuenta que el procedimiento judicial se ha alargado más de lo previsto, por lo que la Fiscalía acepta el atenuante de dilaciones indebidas no imputables al acusado.

El procesado inició una discusión con el agredido en una avenida de Santa Cruz de Tenerife, y le propinó un puñetazo en el rostro, lo que dio lugar a que cayera al suelo donde, pese a estar indefenso, procedió a propinarle continuas patadas por todo el cuerpo.

La agresión continuó hasta que una mujer ayudó a socorrer a la víctima y detener el ataque.

El agredido sufrió traumatismo cráneo-facial con rotura del tabique y raíz nasal, y los golpes en los ojos causaron fractura de la órbita incluida y una esquina ósea de casi 8 milímetros en la región frontal derecha de la cara.

Esas heridas requirieron una primera asistencia sanitaria y un tratamiento que se alargó durante dos meses, en los que no pudo realizar sus tareas habituales, y permaneció hospitalizado seis días y tres estuvo en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI).

Entre los tratamientos a los que debió someterse el afectado está una osteosíntesis, o cirugía reconstructiva para estabilizar y unir los extremos de un hueso roto tras la fractura en la nariz, para lo que requirió que se le implantara el material sanitario adecuado.

Las lesiones dieron lugar a una dificultad respiratoria que hizo necesario un tratamiento urgente, con ingreso en la UVI y ventilación mecánica que, de no haber recibido de forma inmediata, podría haber llegado a causar incluso su fallecimiento, según el informe médico.