eldiario.es

Menú

Sin miedo y sin libertad por José Pérez Mejías

- PUBLICIDAD -

Hemos perdido la renta de posición que habíamos obtenido en 2007. Pero lo más grave es que se ha creado una atmósfera de terror en el partido socialista en Canarias, en los militantes, y se ha sembrado desconfianza en la ciudadanía.

La situación del PSC-PSOE después de la celebración de las Primarias es bastante decepcionante. Hemos perdido una oportunidad para consolidar y fortalecer una imagen de unidad, de cohesión y de mostrar a la ciudadanía nuestro firme compromiso en nuestros principios y en el objetivo de cambiar Canarias. Sin embargo, José Miguel Pérez no ha sabido o no ha podido gestionar su victoria, una victoria que todos hemos felicitado. Pues las medidas arbitrarias adoptadas por la Ejecutiva Regional, con la consiguiente implantación de un clima de represión y la complicidad silenciosa de gran parte de la militancia socialista, ha generado un sentimiento que frena la esencia de nuestros verdaderos valores socialistas, en los que se asienta uno de nuestros fundamentos: la libertad. Y no olvidemos que socialismo es libertad.

He percibido con absoluta claridad el miedo en los ojos en muchos compañeros, que han mantenido su silencio y se han escondido ante la adopción de unas medidas, que todos reconocemos como impropias del comportamiento socialista. Y ese silencio, ese miedo, es complicidad de injusticia. De modo que si realmente nos consideramos verdaderos socialistas tenemos que rebelarnos como siempre, como históricamente hemos hecho contra cualquier acto de injusticia y enfrentarnos al peso de la arbitrariedad absoluta del poder venga de donde provenga.

La libertad no es gratuita, hay que ganarla. Hay que defenderla dando la cara y rompiendo las cadenas del miedo y las redes de complicidades silenciosas que frenan nuestra batalla por cambiar la sociedad canaria y que nos deja en una situación de extrema debilidad ante la ciudadanía. Y si no somos capaces de cambiar esas viejas formas de proceder inadecuadas, seguramente no nos mereceremos la confianza de la ciudadanía, porque estamos demostrando nuestra propia incapacidad para resolver "unos supuestos problemas internos" y, con toda lógica, poco podremos aportar a la sociedad.

Creo que debemos resolver esta situación erradicando los comportamientos excluyentes e imponiendo un ambiente pleno de libertad, con exquisito respeto a la diversidad de opiniones y consideraciones de todos los militantes y cargos públicos, además, de fomentar el consenso y la integración. Sumar y no dividir.

Por todo ello, solicito de la Ejecutiva Federal una toma de posición decidida frente a una forma de actuar contraria a los principios y formas que caracterizan a los socialistas, rechazando la propuesta de la Ejecutiva Regional de constituir gestoras en la Insular de Tenerife y en la Agrupación local de Santa Cruz de Tenerife y la supresión de primarias a los cabildos insulares y en diversos municipios canarios. Y esta propuesta no tiene más significado que la firme creencia y convicción en los valores democráticos y en la libertad. No vaya a suceder que por no actuar ahora, después sea demasiado tarde. Y me viene a la memoria aquel poema de Luis Viadel que decía:

Cuando los nazis vinieron por los comunistas

me quedé callado; yo no era comunista.

Cuando encerraron a los socialdemócratas

permanecí en silencio; yo no era socialdemócrata.

Cuando llegaron por los sindicalistas

no dije nada; yo no era sindicalista.

Cuando vinieron por los judíos

No pronuncié palabra; yo no era judío.

Cuando vinieron por mí

no quedaba nadie para decir algo.

* Militante del PSC-PSOE

José Pérez Mejías*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha