eldiario.es

Menú

NC sostiene que la licencia concedida a la obra del primer telescopio Cherenkov “es una perversión prevaricadora”

Para el portavoz Nueva Canarias en Garafía, Argelio Hernández, “es una perversión prevaricadora darle el carácter de muebles a las estructuras, instalaciones y mecanismos, cuando éstos se encuentran indisolublemente unidos a la estructura primaria”.

- PUBLICIDAD -

Argelio Hernández Ortega, portavoz de Nueva Canarias (NC) en el Ayuntamiento de Garafía.

Argelio Hernández Ortega, portavoz de Nueva Canarias (NC) en el Ayuntamiento de Garafía.

Nueva Canarias (NC) en Garafía, en un comunicado, sostiene que la licencia concedida al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) para la instalación en el Observatorio del Roque de Los Muchachos del  primer telescopio de la red Cherenkov “es una clara perversión prevaricadora”.  El portavoz NC en la la Villa norteña, Argelio Hernández,  apunta que “es una perversión prevaricadora darle el carácter de muebles a las estructuras, instalaciones y mecanismos, cuando éstos se encuentran indisolublemente unidos a la estructura primaria”.  Apunta que “un mueble es una silla o una mesa, que se caracterizan por ser móviles totalmente separados del contenedor, pero las instalaciones y las subestructuras de cualquier tipo en el edificio forman parte de la construcción y, por tanto, tiene necesariamente que tributar”. 

Para el portavoz de Nueva Canarias en Garafía, “las declaraciones efectuadas por el alcalde de Garafía, Martín Taño, en la que compara las instalaciones de un telescopio con los muebles” de una vivienda para "explicar que cuando tributas por una casa no lo haces por los muebles, y que con el telescopio es igual, que tributas por la cáscara de fuera pero no por las instalaciones que lleva dentro, son propias de quien habla desde la más absoluta ignorancia”.

“Es más”, subraya, “tal como indica el informe jurídico de la secretaria municipal, la sentencia del Tribunal Supremo 983/2013, de 15 de febrero, formula la siguiente doctrina de interés en el asunto que nos ocupa: ‘La base imponible del ICIO –Impuesto sobre Construcciones Instalaciones y Obras- no puede quedar limitada de modo exclusivo al importe del presupuesto de la obra civil de instalación…, sino que, de conformidad con la doctrina legal fijada por esta Sala, deberá extenderse también a todas aquellas cantidades presupuestadas que conlleve la incorporación de elementos estables y configuradores de una instalación permanente, no un montaje sustituible, que dé lugar a estructura determinada, de tal manera que constituyan un todo unitario e inseparable de la construcción realizada, hasta el punto de no puedan concederse las licencias oportunas si tales instalaciones, maquinaria o equipos no han sido incluidos en el proyecto de ejecución’. ‘Aunque los equipos o maquinaria fueran desmontados’, continúa la sentencia del Supremo, ‘o desmanteladas para quedar incorporados a otra construcción, no por ello habrán de quedar excluidos del ámbito de la base imponible del Impuesto porque la idea de que se trata de elementos necesarios para que la instalaciones pueda funcionar, unido a la circunstancia de que carecen de singularidad propia por permanecer indisolublemente unidos a aquella mientras funcione, es el factor determinante de la inclusión de su importe en la base imponible de este impuesto’.

“Y lo más grave de todo esto”, añade Argelio Hernández, “es que el alcalde no puede negar desconocimiento, pues el informe de Secretaría concluye que  ‘la base imponible del ICIO no puede quedar reducida al importe de las unidades de obra civil sino que también incluirá la maquinaria y demás instalaciones y elementos que se incorporen al proyecto en su aspecto estático o estructural, de un modo estable,  y que constituyan un todo inseparable e indispensables para alcanzar el objetivo pretendido con la ejecución del proyecto’.

“Por todo ello”, apunta Hernández, “tratándose de una actuación necesitada de previa licencia urbanística, por no ser subsumible en ninguno de los supuestos de no sujeción, el Ayuntamiento de Garafía necesitaba contar con toda la documentación técnica, antes de pronunciarse sobre su autorización y conceder la licencia, tal como manifiesta la secretaria en su informe”.

Sin embargo, mantiene el portavoz de NC, “el señor Taño incurre en una clara prevaricación urbanística, tipificada en el art 320 del Código Penal, pues concede la licencia a sabiendas de que las actuaciones que se solicitan y se informan por el arquitecto técnico municipal, de fecha 21 de abril de 2016, ‘no contemplan en ningún momento la instalación del propio Telescopio Prototipo LST, elemento inseparable de la obra o esencial para su utilización’, que debe ser objeto de dicha licencia, tal como establece la propia secretaria en su informe jurídico”.

“Y para colmo del cinismo”, concluye Hernández Ortega, “el alcalde intenta culpar a este concejal del retraso en la concesión de la citada licencia, cuando el necesario y preceptivo informe de la secretaria tiene fecha de 6 de mayo y, en todo caso, la responsabilidad de la firma del decreto para otorgar la misma es de la propia Alcaldía, puesto que esa competencia no la tenía delegada. La mentira tiene un corto recorrido”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha