eldiario.es

Menú

Domínguez quiere un Cabildo sin paternalismo y un astillero, hospitales o el anillo insular frente al tren del sur

El candidato del PP a la corporación insular señaló que quiere una institución que esté alejada de los grandes proyectos para el lucimiento personal y que evite el desequilibrio territorial

- PUBLICIDAD -
Manuel Domínguez, candidato del PP al Cabildo de Tenerife

El cabeza de lista del PP al Cabildo de Tenerife, Manuel Domínguez, afirmó que desea una institución alejada del paternalismo, de las obras para lucimiento personal y que fomenta el desequilibrio territorial, y propuso como proyecto para generar empleo la construcción de un astillero.

Manuel Domínguez subrayó que tiene en mente una imagen de la corporación insular "más cercana y a pie de calle" y que no base su estrategia únicamente en las redes sociales, sino "en el cara a cara, en patear y escuchar".

Domínguez, que es presidente del PP de Tenerife, dijo que no cree en un gobierno insular tecnócrata y subrayó que si llega a la Presidencia de la institución, "no voy a hacer planteamientos de obras para lucimiento personal" porque es un error desarrollar proyectos en torno al político y no de los ciudadanos.

Un claro ejemplo de este personalismo, a su juicio, es el proyecto de los trenes que defiende el actual equipo de gobierno en la corporación insular y, en su opinión, no es realista ni acorde con las necesidades de la isla.

Manuel Domínguez, que también es el alcalde de Los Realejos, admitió en que su momento defendió la instalación de trenes en la isla pero actualmente, prosiguió, las prioridades de Tenerife son el cierre del anillo insular, los hospitales del norte y el sur y el puerto deportivo, comercial y pesquero en Puerto de la Cruz.

En su modo de ver el Cabildo debe ser un nexo entre administraciones, con un contacto continuo con los ayuntamientos para saber en qué situación está la isla y que gobierne "igual" para todos los municipios con independencia de si en ellos rige CC, PP o PSC.

"Hay que dar contenido a órganos que ya existen, como el Consejo Insular de Alcaldes que actualmente sólo sirve como una "reunión de amigos", y que se celebre una espacie de debate sobre el estado de la isla de forma anual", propuso el candidato popular.

También quiere Domínguez que, de ser presidente del Cabildo, el presupuesto sea "participativo" y en el que se cuente con la participación de los 31 alcaldes de la isla. Asimismo, propone que con carácter anual acudan al Cabildo el presidente de la Comunidad Autónoma y el responsable de la Delegación del Gobierno en Canarias para que otras instituciones conozcan cuáles son las prioridades de Tenerife.

A su juicio, en la isla hay "desequilibrios, y muchos" porque está partida "en trozos", y subrayó que el enfrentamiento entre comarcas perjudica a todos, mientras que el desarrollo equilibrado beneficia al conjunto de la isla. En ello influirá la diversificación económica, que en un su opinión debe pasar por la industria agroalimentaria, el deporte y el turismo y para lo que se deben aprovechar las ventajas "únicas" de la isla, como la futura zona franca en el puerto de Granadilla.

Al respecto, insistió en que el empleo tiene que venir "de la mano de la industria" y por ello propuso como proyecto para generar trabajo y actividad económica la construcción de un astillero. Para Manuel Domínguez también es necesario exigir a la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife que ofrezca servicios "más competitivos" para los buques, con una reducción de las tasas y del precio del agua de suministro porque, añadió, al final su alto coste hace que los navíos se dirijan a otros puertos.

Consideró también que Tenerife merece "una gran capital" con una economía más dinámica y mayor conexión con el puerto y el mar, pues ahora tiene ventajas "no aprovechadas" y parece una ciudad "dormida", con grandes niveles de pobreza y exclusión social y que vive "de espaldas al mar" y por ello debe ser una prioridad la construcción de la terminal de cruceros.

En cuanto a la estructura de empresas dependientes del Cabildo tinerfeño, sostuvo Manuel Domínguez que está "sobredimensionado" y la institución hace un trabajo que no le corresponde, lo que a su juicio no implica "cerrar lo que ya existe" ni poner a un solo trabajador público en la calle, sino aprovechar la infraestructura para otras actividades.

Entre ellas, citó la posibilidad de que estas empresas sean "un vivero" para la formación de estudiantes de FP y que de esta manera adquieran experiencia laboral. Domínguez, que valoró el trabajo en la oposición del actual grupo Popular en el Cabildo tinerfeño, reclamó asimismo la insularización de las políticas de empleo porque los planes actuales a seis meses, dijo, son pan para hoy y hambre para mañana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha