eldiario.es

Menú

El presidente del Cabildo de Tenerife no quiere "hacer el primo con las vías"

De esta forma ha tratado de zanjar Carlos Alonso la polémica suscitada por el desequilibrio inversor que existe en materia de carreteras con respecto a Gran Canaria

- PUBLICIDAD -
Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife / Foto cedida

Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife / Foto cedida

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha querido zanjar la polémica suscitada por el desequilibrio inversor que existe en materia de carreteras con respecto a Gran Canaria: "No quiero hacer el primo con las vías; soy solidario y ayudo a resolver los problemas, pero no estamos dispuestos a hacer el primo con lo que corresponde a otros".

En una entrevista al periódico 'El Día', recogida por Europa Press, Carlos Alonso ha dicho que lo que ha pasado con la movilidad en la isla es una situación "bastante grave", y recuerda que lleva meses diciéndole al Gobierno de Canarias que ese problema se ataque "de manera decidida" y que el Cabildo está dispuesto a aportar fondos, por ejemplo para la autopista del norte, como hizo con el anillo.

"Ya que haremos eso, que no sea para suplir lo que deben hacer otras administraciones. Es verdad que el Gobierno ha sufrido mermas en el convenio, pero, al menos, que si el Cabildo interviene se haga desde el equilibrio, pues el Gobierno no interviene aquí y sí en otras islas. Lo que no quiero hacer es el primo con las vías", insiste el presidente.

Carlos Alonso ha querido dejar claro que en los últimos años ha habido más inversión en Gran Canaria en carreteras y el Gobierno prevé invertir más en los próximos, con una diferencia de 85 millones en diez años, una tercera parte del carril Bus-VAO. "Digo que, sin quitarle dinero a nadie, se entienda que es una prioridad porque el mayor problema de movilidad en las islas, sin duda, es la TF-5; que se invierta ahí, pues, hasta ahora, el Gobierno ha destinado la ingente cantidad de cero euros", reitera.

Preguntado por una ruptura del pacto en el Cabildo, el mandatario insular señala que no está en esa dinámica, pero asegura que si hubiera querido, lo habría roto. Y sobre las consecuencias que esto podría tener en el pacto regional, admite que el pacto del Cabildo es "una pieza clave del global, con lo que, si se rompe ahí, habría una dinámica complicada. A lo mejor no, pero sí sería un problema importante". En cualquier caso, insiste en no está en esa clave.

En su opinión, si hay un partido que aviva el pleito insular es Nueva Canarias, bien en el Parlamento o en el Cabildo de Gran Canaria: "Viene diciendo desde hace un año y medio que CC iba a pactar con el PP y, aunque los hechos lo desmienten, no dicen nada. Ahora llevan meses, desde las elecciones, diciendo que romperemos y ese no es el objetivo de CC ni en el Cabildo, ni en el Gobierno. Pero algunos lo repiten y parece la verdad absoluta".

CRÍTICAS A ÁREAS DEL PSOE

Además de a la Consejería de Obras Públicas, las críticas del presidente del Cabildo tinerfeño también han estado dirigidas en los últimos meses al área social del Gobierno canario, responsabilidad del Partido Socialista y, sobre todo, de la vicepresidenta del Ejecutivo, Patricia Hernández.

"Muchas veces se hace una lectura interesada de lo que digo. Lo que sí reitero es que los problemas que más preocupan son la sanidad y dependencia, el empleo y, en Tenerife, la movilidad. ¿Que eso coincide con áreas del PSOE? Yo no fui el que hizo el pacto...", afirma Alonso.

El presidente aclara que si critica no es por un partido u otro, sino porque cree que es bueno que, en un cargo como el suyo, se haga eco de lo que la gente dice porque "seguramente tendrá más incidencia que si lo dice alguien de la calle que ve esos problemas".

En cualquier caso, subraya que no sólo critica, sino que propone soluciones y pone dinero, como para el carril Bus-VAO. "Exigimos, pero aportamos inteligencia y capital político cuando, como institución bien valorada, podríamos no mezclarnos en esos problemas, pero preferimos mojarnos. Y eso nos da legitimidad", asevera.

A su año de gestión le pondría "un 6 y pico" de nota y dice que solo así puede llegar a sobresaliente al final, pues debe mejorar. Eso sí, en sus dos primeros años, se la baja a "un 5 raspado", pues reconoce que no tuvo tiempo para hacer cosas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha