eldiario.es

Menú

'El mundo de los Madrazo' se monta en Santa Cruz hasta junio

La muestra, que se podrá ver con carácter gratuito en el Espacio Cultural CajaCanarias, reúne obras de una colección de esa saga de pintores que durante años permaneció en el ámbito privado

- PUBLICIDAD -
Sofía de Madrazo y de Rosales, pintada por Luis de Madrazo Kuntz

Sofía de Madrazo y de Rosales, pintada por Luis de Madrazo Kuntz

Desde escenas del ámbito doméstico hasta los imponentes retratos de la Reina Isabel II, e incluso alguna imagen de una mascota familiar, la muestra El mundo de los Madrazo exhibe desde este martes en Tenerife el arte de cinco pintores de la saga más influyente del siglo XIX en España.

La exposición, que se podrá ver con carácter gratuito hasta el 17 de junio en el Espacio Cultural CajaCanarias de la capital tinerfeña, reúne obras de la colección de los Madrazo, que pertenece desde 2006 a la Comunidad de Madrid por una dación de los descendientes de los artistas y que conservaba la familia en la intimidad.

El subdirector general de Bellas Artes de la Comunidad de Madrid, Antonio Sánchez, ha dicho durante la inauguración que se trata de una muestra "única" porque ofrece una visión personal de una de las dinastías más importantes del arte español.

Sánchez subrayó que la muestra se completa con ocho imágenes captadas por Juan Manuel Castro, Premio Nacional de Fotografía 2015, en la casa de Juan José Daza, heredero final de este patrimonio y que el retratista reunión bajo el nombre de La seda rota, que refleja el ambiente y el contexto en el que se encontraban las obras expuestas.

Prueba del excelente estado de conservación que produce el que las obras estuviesen en manos de la familia, en un ámbito privado, es que se muestran al público con los marcos originales de la época, dorados y con gran ornamentación.

El presidente de la Fundación CajaCanarias, Alberto Delgado, subrayó que en este espacio ya se habían expuesto obras de los Madrazo en las muestras organizadas con el Museo del Prado - El retrato español y Los objetos hablan- pero en esta ocasión se puede comprender de una sola vez cómo una única familia influyó en la revitalización de la pintura en España.

El comisario de la muestra es Carlos Delgado, biógrafo de esta saga familiar y que contactó para su tesina en 1969 con las propietarias en aquel momento de la colección, por lo que ha oído hablar de la historia que había detrás de cada cuadro, una parte no documental sino "espiritual, anímica".

El patriarca de la familia fue José de Madrazo Agudo (1781-1859), quien fue pintor de cámara de Carlos V, Fernando VII, María Cristina e Isabel II, director del Museo del Prado y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y quien introdujo en España el neoclasicismo fruto de su formación con el pintor francés David.

Su hijo fue Federico de Madrazo Kuntz que, influido por Ingres y los pintores nazarenos, inició la vertiente purista del romanticismo español y eclipsó a su hermano Luis, que prefería los temas religiosos.

Raimundo de Madrazo, hijo de Federico, se convirtió en el retratista oficial de la alta sociedad estadounidense, argentina y española a partir de 1900, sobre todo para los retratos femeninos y composiciones, que se encuentran principalmente en el extranjero.

Su hermano Ricardo fue discípulo de Mariano Fortuny, lo que marcará una gran influencia en su obra. Al respecto, Carlos Delgado subrayó cómo en la muestra se puede percibir la evolución del retrato en una misma persona, en este caso María Teresa de Madrazo, y de la propia Isabel II, plasmada en su vertiente "de corte", con todos los atributos de la monarquía, y también como burguesa, ataviada con un mantón de Manila.

También hay un retrato en pequeño formato y que supone la única imagen de vida familiar de Isabel II, su marido Francisco de Asís y la infanta Isabel, la conocida como la "Chata".

Otra imagen es la de Luisa Garreta de Madrazo, quien en su juventud compró la perla Peregrin, una joya que tras ser robada llegó mucho tiempo después a manos de la actriz Elizabeth Taylor.

Entre las obras figura un boceto del retrato de Francisca de Alba, cuyo original está expuesto en el Palacio de las Dueñas de Sevilla, y que era hermana de Eugenia de Montijo.

Y como colofón a la exposición, retratos del perrito "Chopete", uno de ellos de cachorro, en 1870, y luego de adulto acompañando a la familia en varios retratos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha